Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Extremadura abre la polémica de los helicópteros de uso sanitario en España

La recomendación de la UE sobre las características que deben reunir los helicópteros sanitarios está siendo esquivada por algunas comunidades autónomas españolas, en aras del ahorro de costes, como acaba de hacer la Junta de Extremadura.  Desde esta  institución se vende, tras  incorporar para realizar el servicio dos helicópteros, que éstos son más rápidos que los H135 que utilizaba desde 2008 el Servicio Extremeño de Salud.  Sí bien, el dato relativo a la velocidad es cierto, dado que el incorporado tiene una velocidad punta de unos 30/40 kilómetros/hora, superior al Airbus Helicopters H135, en la mayoría del resto de sus capacidades como transporte sanitario de urgencia (primario y secundario) es inferior al citado modelo que adapta a las necesidades del cleinte en España, la planta de Airbus Helicopters sita en Albacete.

Obviamente las CCAA (Comunidades Autónomas) son libres de seguir o no la recomendación EN13718 de la UE sobre el uso de helicópteros en transporte sanitario de urgencia o HEMS (Helicopter Emergency Medical Service). Aunque de hecho la mayoría de las CCAA que tenían otros modelos lo están sustituyendo por los modelos H135/H145 por ser más eficaces para realizar misiones HEMS, así actualmente Baleares, Aragón, Madrid, Canarias y Andalucía están en proceso, mientras ya son usuarias desde hace mucho de los medios de Airbus: Asturias, Cataluña, Ceuta, Galicia, Castilla León, Castilla La Mancha, y Navarra.

En este contexto la Junta de Extremadura vende a través de un medio local la puesta de largo de un servicio, que llevaba prestándose desde hace 10 años con H135, y presenta el contrato con Babcock para operar con dos veteranos AW109 como una mejora, en lo que supone un importante paso atrás a la hora de aplicar la  recomendación EN13718. En vísperas de las elecciones prevista para mayo de 2019, las comunidades realizan múltiples actos en búsqueda de propaganda, obviando criterios de eficacia.

En el caso del reequipamiento realizado por la Junta de Extremadura, en sus bases de Malpartida de Cáceres y el Hospital de Don Benito-Villanueva de la Serena (Badajoz), desde se cubre el amplio territorio extremeño, se puede ver usando los criterios de la recomendación EN13718, que la ventaja “vendida” es más que cuestionable.

Aunque la normativa no llegó a ser norma de obligado cumplimiento, por determinados intereses, de ella se pueden sacar razonamientos de eficacia fácilmente entendibles por todo el público en general.

-Así aunque el modelo incorporado tiene una velocidad un tanto mayor que la del H135, en el curso de la mayoría de las misiones HEMS tiene que parar motores y rotores en cada operación de EVASAN (Evacuación Sanitaria), por lo que al final tardan mucho más en cumplir el servicio en conjunto.

-El tren de aterrizaje del referido medio es de tres ruedas retráctil con lo que se aumenta el riesgo técnico, en el mantenimiento y sobre todo el desarrollo de las operaciones. En la mayoría de los traslados primarios se tiene que aterrizar en zonas no preparadas, inclinadas o con rodaduras, sumamente peligroso para trenes triciclos, por la tendencia a volcar al tomar, en contraste con  los sistemas de patines que pueden tomar en cualquier sitio.

-El rotor de cola, según la referida normativa y los pliegos de los contratos de las CCAA como es el caso de la de Extremadura, debe ser  encapsulado (como es la cola con Fenestron de Airbus) o con la suficiente altura para minimizar el riesgo para colisionar personas o cosas. La altura del rotor de cola, así como la del rotor principal son un riesgo evidente de colisión con personas u obstáculos en operación HEMS, el medio italiano incumple la recomendación tanto en el caso del rotor de cola, como del principal que tiene el riesgo real de descender a una altura de 1,6 metros del suelo, sobre todo en tomas fuera de terrenos preparados, por lo que debe pararse.

En lo relativo al espacio, tiene menor espacio disponible y los accesos son más complicados, dado que no tienen puerta trasera y por la lateral necesita de 6 personas para meter la camilla adecuadamente. Además, el tamaño de la cabina impide la correcta actuación médica en caso de necesidad durante un traslado, dado la dificultades de acceso al enfermo y de contar con un espacio mucho menor para la ejecución de maniobras médicas básicas de reanimación expuestas en la normativa EN13718 como por ejemplo son el masaje cardiaco (RCP) o entubar a un paciente, que no pueden ejecutarse correctamente en vuelo.

– En la mayoría de las operaciones exigen la toma (y posterior despegue) en áreas que exigen elevarse hacia atrás sin perder la zona de contacto para en caso de parada de motor, tomar de nuevo en el lugar de salida. En el AW109 la visibilidad es mediocre para realizar esta maniobra, de modo que se confía todo a la potencia de los motores.

Estas consideraciones nos llevarían a suponer que en la decisión de la Junta de Extremadura, para sustituir los H135 habrían primado más los criterios de coste económico, que los de cumplir la recomendación europea. Los “nuevos” helicópteros con los que opera el Servicio Extremeño de Salud tienen más de 10 años, por lo que son más viejos que los EC135 que prestaban servicio hasta ahora, por lo que hablamos de medios amortizados y con los que por tanto la empresa operadora tiene mucho margen, por lo se habría podido reducir el monto del contrato de prestación de servicios. (Julio Maíz Sanz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.