Sábado, 2 de julio de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

La estrategia de la SEPI para controlar Indra

El próximo jueves 23 tendrá lugar la junta general de accionistas de la compañía tecnológica Indra. Y no será una junta cualquiera pues se llega con recientes cambios de accionariado que posiblemente permitirán encauzar los planes de toma de control del Gobierno español en la compañía.

El movimiento más reciente tuvo lugar el pasado día 16 cuando el fondo de inversión Amber Capital adquirió el 4,18% del accionariado de Indra, equivalente a 75 millones de euros. El fondo inglés está presidido por el armenio Joseph Oughourlian, su fundador y principal accionista del grupo de comunicación español Prisa.

El otro movimiento reciente es el protagonizado por la guipuzcoana Sapa que ha comprado acciones hasta incrementar su peso en el accionariado de Indra hasta el 7,94 %. Una vez superado el 7 % ha solicitado formalmente la entrada en el consejo de administración, que le fue denegado en marzo por tener entonces el 5 %. De esta manera se someterá a votación el jueves la entrada en el consejo Jokin Aperribay

Estos movimientos se alinean con los planes de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) del Ministerio de Hacienda. Recordemos que el Gobierno anunció hace tiempo que sus planes de convertir a Indra en “un polo que consolide el sector de la Defensa en España”, dotándola para ello de “estabilidad accionarial” (ya controla más del 25 %). Esto significa de facto tomar el control del consejo de administración. Recordemos que Sapa ha reemplazado en Indra a uno de los principales accionistas como era March, que controlaba hasta el 8,21 el año pasado pero vendió su participación tras conocer los planes del Gobierno y de forzar la salida como presidente de Abril Martorell.

La suma del peso de la SEPI, Sapa y Amber Capital supondría más del 36 % del capital social de Indra, lo que en principio permitiría la aprobación de la entrada de Aperribay y posiblemente de Juan Moscoso del Prado como consejero nuevo consejero dominical (el que accede al consejo por ser titular o representar a los titulares de paquetes accionariales que por su volumen no pueden influir por sí solos en el control de la sociedad). Moscoso se sumaría a os otros dos consejeros dominicales de la SEPI en Indra (el ex ministro de Industria, Comercio y Turismo Miguel Sebastián y el ex diputado Antonio Cuevas, ambos próximos al PSOE).

Joseph Oughourlian, presidente de Amber Capital y de Prisa (Prisa)

Joseph Oughourlian, presidente de Amber Capital y de Prisa (Prisa)

ITP Aero de fondo

En el trasfondo está la entrada de Indra en ITP Aero como analizamos en diciembre, quedando junto a Sapa en el accionariado junto a Bain Capital en un intento de recuperar algo de presencia española en una empresa que ya lo fue a medias hasta que Sener la vendió en 2016 a Rolls-Royce, su otro propietario. Recordemos además que recientemente Bain Capital amplió el plazo que expiraba el 30 de este mes para formalizar la entrada de nuevos inversores españoles de ITP Aero. Ahora se abrirán dos nuevas ventanas para que Indra entre en la aeronáutica (en noviembre de este año y junio del que viene), con lo que el Gobierno, la SEPI e Indra disponen de un año más para estructurar su participación.

La operación de entrada de SAPA en el capital de Indra está directamente relacionada con la entrada de SAPA en ITP Aero y el interés de que Indra haga lo mismo. Esto permitiría al Gobierno tener mayor peso en una empresa de defensa que consideraban estratégica, pero que se permitió vender totalmente a Rolls Royce en 2016 y en la que querría entrar ahora de la mano de Indra y SAPA. Además tanto Indra como SAPA forman parte de TESS Defence, el conglomerado empresarial creado para la fabricación del primer lote de producción del Vehículo de Combate de Ruedas (VCR) 8x8 “Dragón” para el Ejército de Tierra. (José Mª Navarro García)

Fotografia portada: Marc Murtra, actual presidente de Indra (Indra)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.