Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

España sigue buscando reemplazo para sus P-3 y CN-235 VIGMA tras retirarse del programa de la OTAN. No se contemplan sistemas no tripulados

Ante la necesidad de buscar reemplazo a los aviones de patrulla marítima P-3 Orión y CN-235 VIGMA del Ejército del Aire dados los años de servicio acumulados, España se interesó en el programa Accelerated Interim Multinational MPA Solution (AIM2S) o de Solución Interina Acelerada de Patrulla Marítima Multinacional. Según nos confirma el Ministerio de Defensa, el objetivo era encontrar sinergias con las necesidades de otros países.

Sin embargo, tras seleccionar la OTAN el P-8 Poseidon de Boeing en lugar del C295 de Airbus propuesto por España, se declaró la intención de no continuar con el Memorando de Entendimiento (MOU) de desarrollo y adquisición del P-8. El Ministerio de Defensa sigue adelante con el proceso de obtención de una solución interina (transitoria) para satisfacer sus necesidades de patrulla y vigilancia marítima (Maritime Patrol Aircraft o MPA y Vigilancia Marítima o VIGMA). 

La iniciativa de la OTAN AIM2S, a través de la Agencia de Adquisiciones de la OTAN, la NATO Support and Procurement Agency (NSPA), pretende dar respuesta colectiva rápida a la necesidad de actualización de la capacidad de patrulla marítima de varios aliados. España fue miembro de dicha iniciativa que no suponía ningún compromiso ni de desarrollo ni de adquisición. Este programa pretendía barajar opciones de obtención de una solución temporal que pudiera satisfacer las necesidades de los países miembros hasta la llegada de una solución como el avión resultante del programa Cooperation on Multinational Maritime Multi Mission Aircraft Capabilities en el que participa España desde 2017.

Sin embargo, como nos confirma el Ministerio de Defensa, la solución que busca la iniciativa, debido a su carácter transitorio, no puede cubrir al completo todos los requisitos operativos que proporcionaba el avión de Patrulla Marítima P-3, sino solamente de forma parcial hasta la obtención de la solución definitiva. En cualquier caso la solución a largo plazo está en estudio dentro del proceso de obtención regulado por la normativa en vigor de la Secretaría de Estado de Defensa, en su etapa de la determinación de la alternativa de obtención. Dentro de dicho estudio se contemplan varias alternativas para satisfacer la necesidad definitiva, cuya viabilidad se está estudiando.

La propuesta española basada en el C295

La solución que propuso España para la iniciativa AIM2S estaba basada en una aeronave C295 multi-sensor con capacidad de patrulla marítima y de vigilancia marítima, que pudiera satisfacer al mismo tiempo las necesidades interinas de patrulla marítima y vigilancia marítima (VIGMA). España así se sumaría a una iniciativa multinacional promoviendo el C295 que puede servir de base para el reemplazo de los aviones VIGMA pero con un alcance y autonomía limitados en comparación con el P-3, de ahí en parte su transitoriedad hasta que se materialice el otro programa OTAN.

La NSPA realizó un Request for Information (RFI) a la industria, de cuya respuesta se seleccionaron tres alternativas, propuestas por Airbus, Boeing y Leonardo. A estas tres se solicitó posteriormente una Request for Proposal (RFP) en nombre de los países de la iniciativa, a partir de cuya opción elegida comenzaría el proceso de firma de un Memorandum Of Understanding (MOU) para la adquisición y operación multinacional de la plataforma. La plataforma que resultó finalmente elegida fue el P-8 de Boeing, pese a la apuesta de España por el C295 de Airbus.

Una interpelación parlamentaria de junio del año pasado informaba de la situación, ya que entonces se informó de que la etapa de Determinación de la Alternativa de obtención para la plataforma multisensor que va a sustituir a los P-3 Orión ya había dado comienzo. El Documento de Viabilidad (DDV) pondrá fin a dicha etapa según la Instrucción 67/2011, de 15 de septiembre, del Secretario de Estado de Defensa, por la que se regula el Proceso de Obtención de Recursos Materiales.

El primer Documento de Necesidad Operativa (DNO) relativo a esta necesidad fue validado en mayo de 2006, posteriormente los hitos documentales elaborados se adaptaron a la nueva norma -Instrucción 67/2011 del Secretario de Estado de Defensa (SEDEF)- y se elaboraron tanto el Documento Objetivo de Estado Mayor (13/07/2018), como los Requisitos de Estado Mayor (21/01/2020).

En dicha interpelación también se mencionaba el programa franco-alemán Maritime Airborne Warfare System (MAWS), recogiendo la respuesta oficial que “antes de que España pueda adherirse debe recibir información detallada del mismo. La incorporación a iniciativas multinacionales para la obtención de capacidades debe valorarse en el marco de los procesos de obtención del Departamento, junto con el resto de alternativas de obtención, y solo puede llevarse a cabo cuando se dispone de la información detallada del proyecto”.

Por último, según nos confirma también el Ministerio de Defensa, no se ha contemplado de momento el empleo de aeronaves no tripuladas para las misiones que desempeñan actualmente los P-3 y CN235 VIGMA. Recordemos en este sentido, que el en 2019 representantes de la Armada y el Ejército del Aire estuvieron presentes durante las demostraciones de la compañía General Atomics en Grecia, donde se presentó su aeronave no tripulada SeaGuardian para misiones de patrulla marítima. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El P-8 Poseidon, elegido para el programa AIM2S (Boeing)

El CC-295 Kingfisher que la Real Fuerza Aérea de Canadá empleará en misiones SAR (Airbus)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.