Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La Escuela Militar de UAS del GRUEMA del Ejército del Aire: una apuesta por la formación del futuro

En los últimos 20 años, y gracias a los avances tecnológicos, los sistemas aéreos no tripulados (UAS), aviones sin piloto a bordo a menudo llamados ‘drones’, están viendo un incremento exponencial en su utilización. Sus altas prestaciones a precios reducidos, junto a la protección que supone su utilización para el piloto, han propiciado que la mayoría de Fuerzas Armadas hayan optado por estos sistemas para un número cada vez mayor de operaciones.

Alcances globales, autonomías de varios días y difícil detectabilidad son sólo algunas de las características que los sistemas no tripulados de mayor tamaño pueden proporcionar. Los sistemas más pequeños, en cambio, gracias a su baja detectabilidad y la rapidez de su despliegue (caben en una mochila y a menudo se lanzan con la mano) permite a unidades de pequeña entidad disponer de imágenes aéreas de los alrededores o incluso ver lo que sucede dentro de un edificio sin alertar a sus ocupantes.

La idea detrás del diseño de estas aeronaves no es la de prescindir del piloto, sino la de que opere desde un lugar seguro y reducir la limitación que el factor humano supone a la duración de las operaciones aéreas. Esta operación a distancia de sistemas de armas tan complejos requiere de una formación específica y adaptada a las últimas tecnologías, que enseñe al piloto cómo aprovechar al máximo las capacidades de los mismos utilizando una interfaz de control remoto.  

Encuadrada en el Grupo de Escuelas de Matacán, junto a las Escuela Militar de Transporte Aéreo y la Escuela militar de Control y Tránsito Aéreo, la Escuela Militar de Sistemas Aéreos no Tripulados es el centro de enseñanza de referencia para las Fuerzas Armadas Españolas para la formación de operadores y pilotos de UAS.

Tras 8 años impartiendo cursos y varias adaptaciones normativas respecto al uso de drones y a la formación que sus operadores deben recibir, en la actualidad es el único Centro Docente Militar de Formación (CDMF) autorizado para realizar las pruebas que permitan a los miembros de las Fuerzas Armadas y Guardia Civil obtener las distintas licencias como operadores y pilotos de estos sistemas no tripulados.

Tras haber instruido hasta la fecha a más de 600 operadores, uno de los mayores retos a los que se enfrenta la escuela es la variedad de perfiles del personal que acude a recibir la formación. Desde soldados hasta comandantes, desde legionarios a tripulantes de submarino, componentes de todas las especialidades del Ejército del Aire, el Ejército de Tierra, la Armada, la UME, la Guardia Civil e incluso personal civil de empresas de interés para la defensa como el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), o miembros de Fuerzas Aéreas extranjeras como la de Argentina han confiado en estos 8 años en la experiencia del personal que compone el cuadro de profesores de la Escuela Militar de UAS para recibir la formación necesaria para operar sus UAS con seguridad.

El modelo de enseñanza adoptado por España en este campo es similar al utilizado para la formación de pilotos de aviación convencional, de modo que en primer lugar se les da una formación inicial que conduce a la obtención de la licencia que habilita al alumno como operador de UAS y posteriormente en su unidad reciben la formación específica en el modelo que va a operar.

De este modo, la formación inicial no persigue formar al alumno como operador de un sistema concreto, sino darle los conocimientos y aptitudes genéricas necesarias para adaptarse a cualquier modelo una vez se le dé la correspondiente formación específica. Esta formación inicial se ha adaptado en el año 2019 a lo especificado por la OTAN respecto al entrenamiento de los operadores de UAS, modificándose en este sentido los Planes de Estudios y estableciéndose los siguientes cursos:

- Curso de operador de sistemas Clase I Micro: enfocado a operadores de sistemas de pequeño tamaño, habitualmente sistemas multirrotor como los que estamos habituados a ver utilizar a profesionales de fotografía para eventos. Su duración es de 3 semanas y se realiza íntegramente online.

- Curso de operador de sistemas Clase I Mini: orientado a sistemas de hasta 15 kg, tanto multirrotor como ala fija, con alcances de unos 8-10 km y autonomías de 1-2 horas, orientados sobre todo a sistemas de reconocimiento cercano. Consta de 3 semanas online iguales al curso anterior y 2 semanas presenciales impartidas en la Escuela.

- Curso de operador de sistemas Clase I Small: en su mayoría sistemas de ala fija de hasta 150 kg, con alcances cercanos a los 100 km y autonomías de 5 horas o más, permiten vigilancia y reconocimiento a distancias intermedias. Suelen utilizar motores de combustión, frente a los eléctricos de los sistemas más pequeños. La formación consta de las 5 semanas del curso Mini más otras 3 semanas presenciales.

- Curso de operador de sistemas Clase II Táctico: son los cursos que suponen un mayor desafío para la Escuela, dado que estos sistemas, mayormente de ala fija y de entre 150 y 600 kg, vuelan en el mismo entorno que cualquier avioneta o helicóptero ligero. Esto implica que hay que formar en poco tiempo a personal sin experiencia aeronáutica previa en todas las materias en que se debe formar un piloto, si bien de manera más reducida. Para impartir todas estas asignaturas se requiere de 7 semanas de formación online y otras 11 presenciales.

- Curso de operador de sistemas Clase III HALE-MALE: estas siglas (High Altitude Long Endurance – Medium Altitude Long Endurance) definen perfectamente las características principales de estos sistemas. Vuelan compartiendo espacio aéreo con los aviones de mayor tamaño, aunque a velocidades más reducidas, y pueden mantenerse en el aire durante más de 24 horas. Su capacidad de control satelital hace que su alcance sea virtualmente ilimitado. Por todo ello, éste es el único curso cuyo perfil de entrada está muy limitado, puesto que sólo puede acceder a él personal con licencia previa de piloto militar con habilitación instrumental. Gracias a la gran formación aeronáutica de este personal, el curso se limita a 1 mes de formación presencial.

Además de estos cursos, en la Escuela Militar de UAS se ha trabajado intensamente en la creación de la Especialidad Complementaria de Piloto de UAS (V1N) dentro de la Especialidad Fundamental de Vuelo, de modo que los oficiales del Ejército del Aire puedan obtener esta capacitación en su 5º año de formación de modo similar a lo que ocurre con las especialidades complementarias de Helicópteros, Transporte o Caza y Ataque.

En total, se espera que reciban formación en esta Escuela unos 200 alumnos cada año.

Para impartir los cursos antes mencionados y asegurar una calidad de la enseñanza del más alto nivel, la Escuela cuenta con una serie de sistemas de simulación y de vuelo real de altas prestaciones.

Para los cursos de operador de sistemas Clase I Mini, se utiliza un simulador de la empresa Aegis, que permite simular el vuelo de los sistemas Wasp, Raven y Puma, de la misma empresa, así como un sistema multirrotor. Dispone de 10 puestos de alumno, 1 puesto central de profesor y una Smart board integrada, lo que posibilita el entrenamiento de 10 alumnos de forma simultánea, aprovechando las últimas tecnologías para una enseñanza integral, que permita al alumno poner en práctica toda la teoría aprendida en las aulas.

Una vez superada la fase de simulador, los alumnos pasan a realizar prácticas de vuelo real con un sistema Raven, de dotación en numerosas unidades por su fiabilidad y sencillez. Este sistema, de apenas 2 kg de peso y que se lanza con la mano, está diseñado para soportar impactos y es de fácil montaje y operación, lo que lo hace ideal para la enseñanza.

Está previsto completar la formación de vuelo real con el sistema Tucán, ya en dotación en la Escuela. Este sistema, de 6,5 kg de peso y desarrollo totalmente nacional por parte de la empresa SCR, permitirá en un futuro próximo formar a los alumnos en los sistemas de mayores capacidades dentro del ámbito de los UAS Clase I Mini gracias a su mejor sistema óptico, autonomía y alcance.

La Escuela dispone también de un sistema de simulación avanzado con perfiles de vuelo de sistemas Clase I Small, Clase II Táctico y Clase III HALE-MALE. Este simulador, fabricado por la empresa Airbus y cuyas características principales fueron desarrolladas conjuntamente por personal de la empresa y de la Escuela, permite formar a 10 alumnos de forma simultánea y tiene capacidad de simular de forma realista diferentes escenarios de toda España, con entidades móviles terrestres, aéreas y marítimas que incluyen firma infrarroja, meteorología programable, simulación de emergencias, comunicaciones radio con una torre de control, etc.

Para los cursos Small la Escuela cuenta además con el sistema Fulmar, de la empresa española Wake Engineering. Con un peso de 25 kg, lanzamiento por catapulta y sistema de recuperación mediante red, el sistema tiene una autonomía de hasta 6 horas. Este sistema, desarrollado dentro del programa RAPAZ del Ministerio de Defensa y de reciente adquisición, constituye un gran avance en el afán de la Escuela por dotarse de sistemas de todo tipo para mejorar la formación ofertada, además de demostrar la apuesta de la misma por la industria nacional, a la que apoya en el desarrollo de documentación y mejora de capacidades.

Además de estos sistemas y simuladores, el Ejército del Aire tiene un acuerdo con el INTA para realizar vuelos de introducción con su sistema Clase II Táctico SIVA (Sistema Aéreo de Vigilancia Aérea) durante los cursos de operadores de sistemas Clase II y III, que se aprovechan también para asesorar a sus ingenieros sobre los desarrollos e implementaciones necesarias para mejorar el sistema.

Por último, también se realizan colaboraciones con el 233 Escuadrón de Fuerzas Aéreas ubicado en la Base Aérea de Talavera, que tiene en dotación el sistema NR05 Predator B, de modo que los alumnos de los cursos Clase III puedan ver de primera mano la operación real de esas características.

Como se puede ver, la Escuela Militar de UAS no sólo imparte cursos formativos, sino que realiza una importante labor de asesoramiento y desarrollo a otras entidades, en especial a empresas nacionales. Prueba de la calidad de dicho asesoramiento puede verse en la estación de control del sistema Milano del INTA, que se nutre de todas las mejoras desarrolladas a sugerencia de la escuela para mejorar el sistema SIVA, o en la estación de control que Airbus está preparando para el proyecto Eurodrone, que se basa en los desarrollos que se están realizando actualmente para actualizar el simulador mencionado anteriormente.

Este papel de asesoramiento se ha conseguido gracias a la experiencia y trabajo del personal de la escuela, que tras formarse con las mayores potencias en el ámbito de los UAS, como Israel o Estados Unidos, y operando conjuntamente con otras fuerzas aéreas como la suiza, han participado en numerosos congresos, integrado grupos de trabajo e impartido seminarios y conferencias a todos los niveles, tanto a nivel nacional como internacional. Esto ha posicionado a la escuela como uno de los referentes tanto en formación de personal como en desarrollo de doctrina.

En esta línea, la escuela ha tenido el honor de dirigir uno de los 3 grupos de trabajo formados por la Agencia Europea de Defensa (EDA) dentro de su proyecto de simulación IMRIT (Interoperable MALE RPA ISR Training), cuyo objetivo fue desarrollar procedimientos de interoperabilidad entre las distintas naciones participantes. Como líder de dicho grupo, el personal de la escuela desarrolló y dirigió escenarios simulados de entornos operacionales en los que UAS de España, Reino Unido y República Checa comparten una misión común, debiendo apoyarse y operar conjuntamente para llevarla a cabo, con el objetivo de desarrollar de forma conjunta las técnicas, tácticas y procedimientos de operación más adecuados a partir de la experiencia de los participantes.

Todo esto da una idea del alto grado de preparación con el que cuentan la Escuela Militar de UAS y su personal para afrontar los retos futuros, fruto del cual ha sido reconocida oficialmente el pasado julio como Centro Docente Militar de Referencia en materia de UAS. Dispone de un núcleo sólido que potenciar y ampliar para adaptarse a la nueva aviación, en la que los UAS tendrán cada vez mayor protagonismo, integrándose con los sistemas tripulados para maximizar las capacidades de nuestras fuerzas armadas minimizando el coste y reduciendo el riesgo para sus integrantes. Es importante seguir invirtiendo en esta escuela del Ejército del Aire, y de las Fuerzas Armadas, para que continúe siendo referente a nivel internacional en materia de formación de operadores de Sistemas Aéreos no Tripulados. (Comandante Luis Sandoval Albares, Jefe de la Escuela Militar de UAS) (Fotos del Ejército del Aire)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.