Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo del Ejército del Aire, clave en la evacuación de Kabul

Los aviadores del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) han jugado un papel fundamental para que los afganos que han colaborado con las Fuerzas Armadas españolas a lo largo de los últimos veinte años accedieran al aeropuerto de Kabul y ser evacuados a España, un operativo ya concluido. Este cuerpo de élite volvía al lugar donde se desplegara a principios del año 2002 para cumplir los compromisos de España al amparo de la Resolución 1.386 de las Naciones Unidas. Se autorizaba el establecimiento por un período de seis meses de la International Security Assistance Force (ISAF) en apoyo del Gobierno provisional afgano.

El destacamento hacía así honor al lema de esta unidad del Ejército del Aire, ‘Obviam primus’ (Obviamente los primeros), y se constituía en la primera unidad de las Fuerzas Armadas españolas en operar en Afganistán. Su misión, mantener la seguridad en la ciudad de Kabul y sus alrededores. Posteriormente, operaría también en las bases de Herat y Qala-e-Naw. Puede presumir de ser la unidad OTAN que durante más tiempo ha operado ininterrumpidamente en el teatro de operaciones afgano.

Con carácter general, la misión del EADA es apoyar en la defensa, despliegue y mantenimiento de las condiciones de operación de las unidades aéreas del Ejército del Aire, allá donde sean proyectadas.

Los boinas negras del EADA

La finalidad del plan de instrucción número 1 es conseguir una instrucción básica común y estandarizada para todo el personal destinado en esta unidad, adaptándose a los diferentes empleos y especialidades, y a sus características propias.

Incluye adiestramiento e instrucción teórica y práctica, así como numerosas actividades, tanto diurnas como nocturnas, y superación de ejercicios de vida y movimiento en montaña, orientación nocturna, evasión y escape, actividades acuáticas, y además, la aplicación práctica de todas las capacidades y conocimientos adquiridos durante todo el periodo de instrucción.

Superado este plan de instrucción, los nuevos miembros del escuadrón adquieren la capacitación necesaria para ir destinados a cualquiera de las escuadrillas que forman parte del EADA, e iniciar su fase de instrucción y perfeccionamiento específica.

Como muestra de esta capacitación, portarán a partir de la finalización del plan de instrucción la ‘boina negra’ de la unidad. Esta boina es heredera de las tradiciones paracaidistas del Ejército del Aire, y motivo de orgullo para todo el personal de este escuadrón. Quienes la lucen demuestran la aceptación por parte de la unidad y su compromiso con el cumplimiento de la misión que se les encomienda.

Texto y fotografías: Ministerio de Defensa español.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.