Viernes, 23 de febrero de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

El Ejército de Tierra ha de mantener desplegado el BMR incluso en Líbano, mientras, se trabaja en nuevas versiones

Llegada en abril de 2022 de nuevos vehículos para la misión UNIFIL, destacan los BMR (Estado Mayor de la Defensa)

Uno de los vehículos blindados a los que está llamado a sustituir el VCR 8x8 Dragón en el Ejército de Tierra es el BMR (Blindado Medio sobre Ruedas, un vehículo 6x6). Ante el retraso en la llegada de los “Dragón”, deberá seguir en activo más de lo previsto, incluso desplegándose en misiones internacionales o con nuevas versiones.

Los serios conatos de expansión del conflicto entre Israel y Hamás al Líbano han puesto en una posición muy comprometida para su seguridad al contingente militar internacional que constituye la Fuerza Interina de Naciones Unidas en Líbano (FINUL).

Recordemos que España está desplegada en Líbano desde 2006 y actualmente ostenta el mando del Sector Este, vigilando el cese de hostilidades entre la milicia libanesa Hezbollah e Israel y asistiendo a las Fuerzas Armadas libanesas en el sur del país en la línea de separación con Israel, la llamada Línea Azul. Las patrullas a pie y sobre vehículos constituyen uno de los ejes de esta presencia, de ahí que disponer de los medios adecuados vuelve a ser imperante.

Menos de 700 soldados españoles se encuentran en la base Miguel de Cervantes cerca de Marjayún, cuartel general del sector Este, donde aún disponen de los veteranos BMR para sus cometidos, a pesar de que la mayoría fueron reemplazados en 2013 por MRAP tipo Lince. Sigue habiendo vehículos BMR y VEC de reconocimiento, tras el envío en 2022 de un nuevo lote. Como el propio Ministerio de Defensa recuerda, desde el inicio de esta misión han fallecido quince militares españoles, incluyendo los seis que murieron en junio de 2007 en el ataque mediante coche bomba contra un BMR del Ejército de Tierra.

Caballería, Ingenieros, Transmisiones, célula médica y elementos logísticos en Líbano, sobre BMR (Estado Mayor de la Defensa)

Adecuado sostenimiento

Mientras tanto, se siguen manteniendo adecuadamente los BMR actualmente en servicio mediante los correspondientes acuerdos de sostenimiento y adquisición de repuestos, la única forma de mantenerlos en condiciones hasta la llegada de su relevo.

El año pasado se aprobaron más de 24 millones de euros para adquisición de repuestos y siguen en pie los contratos de mantenimiento con las empresas responsables de su sostenimiento durante la última década, principalmente SDLE, tanto en solitario o mediante acuerdos con otras empresas.

Esta misma empresa se está encargando de la transformación de quince BMR de la variante portapersonal a una nueva portamortero para el tubo de 120 mm, según el diseño del Ejército de Tierra, a la espera de que algún día se concrete la variante similar del 8x8 Dragón. También la Policía Nacional ha vuelto a adjudicar a la compañía el mantenimiento y la revisión periódica de los BMR que emplea.

Transformación de un BMR a la configuración portamortero, trabajos desarrollados por SDLE (autor)

En fechas recientes se adjudicó un nuevo contrato valorado en 18 millones de euros para adquirir repuestos. Se decidió por sorteo, tras empatar los cinco contendientes a la licitación, adjudicándoselo finalmente la recientemente constituida Maxim Invest Solutions al empatar a puntos las propuestas de Casli, ITE, Madzeal y la UTE formada por DLA y MISD.

Entre la poca información disponible de Maxim Invest Solutions, está la de su administrador único, vinculado anteriormente con JPG, una de las empresas que la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CMNC) sancionó a mediados del año pasado por el establecimiento de cárteles en los contratos con el Ministerio. Sin embargo, hay que recordar que las empresas entonces acusadas presentaron recursos ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid que fueron admitidos a trámite. (José Mª Navarro García)

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.