Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército del Aire no consigue las herramientas para sus nuevos Predator

A lo largo de este año está previsto que lleguen los primeros aviones no tripulados Predator B al Ejército del Aire. Concretamente durante el segundo semestre deberán comenzar a operar desde la Base Aérea de Talavera la Real en Badajoz encuadrados en el Ala 23. El Predator B, o NR05 como lo denomina el Ejército del Aire, necesita para su operación y mantenimiento una serie de medios de apoyo que están en proceso de adquisición y entrega en la citada base de Talavera la Real y que deberán desplegarse allá donde se envíe el Predator. Dado que el Predator B es un sistema desplegable, el equipamiento de apoyo deberá serlo también de forma fácil y rápida con los medios de transporte disponibles en las Fuerzas Armadas españolas.

Para ello, el fabricante original del Predator B, la estadounidense General Atomics Aeronautical Systems (GA-ASI) propuso al Ejército del Aire una relación de equipos que deberían ser adquiridos. Estos equipos, no demasiado especializados, tienen un coste de adquisición que no supera los 50.000 euros según la licitación que puso en marcha la Dirección de Adquisiciones del Mando de Apoyo Logístico del Ejército del Aire. En dicha licitación, el precio constituía el 70 por ciento de la valoración de las ofertas, determinándose que la entrega de los equipos debía realizarse entre el 11 de febrero y el 30 de noviembre de este año.

Sin embargo la licitación se declaró desierta el pasado 19 de febrero después de que las empresas que concurrieron no hayan cumplido las especificaciones técnicas de algunos de los elementos, características que recogía el Pliego de Prescripciones Técnicas (PPT) de la licitación.

Entre estos artículos se incluían herramientas y accesorios como torres de luz portátiles como las empleadas en obra pública, herramientas precisas como boroscopios con los que comprobar el estado interno de los componentes de la aeronave, multímetros para analizar el sistema eléctrico, equipos para el cambio de aceite, torres grúa portátiles que se acoplan a carretillas para poder izar cada Predator, auriculares con micrófono para el personal que opera en pista o generadores eléctricos portátiles.

A dicha licitación se presentaron tres empresas, una de las cuales no suministró la necesaria documentación, mientras que en el caso de las otras dos, el órgano competente determinó que no se cumplían ciertos requisitos técnicos en tres de los elementos a suministrar.

Uno era un generador eléctrico portátil, que en ninguno de los dos casos cumplía el requisito de voltaje, mientras que una torre de iluminación portátil no cumplía el requisito de voltaje de salida en ninguna de las dos propuestas y la de autonomía y potencia de salida en una de ellas. Por último la grúa torre portátil incluida en una de las propuestas no cumplía los requisitos de capacidad de carga. En el caso de la torre de luz portátil se da la circunstancia de que el modelo recogido en la licitación no se fabrica por lo que se deberá proporcionar uno al menos igual de capaz.

Dado que se trata de equipos no especialmente sofisticados es de esperar que no surjan más complicaciones y que una vez se ponga de nuevo en marcha la licitación, las empresas interesadas puedan suministrar estos equipos. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Un Predator B en vuelo (GA-ASI)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.