Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Ejército del Aire español pone en venta sus C-130 Hercules

Ante la progresiva llegada de los nuevos aviones de transporte Airbus Defence & Space (DS) A400M al Ala 31, el Ejército del Aire ha puesto en venta la flota de aviones C-130 Hercules que opera todavía esta Unidad.

El Ala 31 ha estado siempre vinculada al mítico polimotor de la firma norteamericana Lockheed (hoy Lockheed Martin) Hercules. Así, desde la entrega del primero, a finales de 1973 en su configuración de transporte C-130H, se fue dotando de un total de siete y otros cinco con capacidad de reabastecimiento en vuelo o tanker, los KC-130H. En 1983 se incorporó uno de transporte de la versión larga o C-130H-30, para sustituir al primero de los C-130H recibidos, que tuvo un fatal accidente en 1980 en la isla de Gran Canaria, falleciendo sus 5 tripulantes y 6 pasajeros militares.

Durante estas décadas los Hercules españoles han realizado un trabajo sin parangón, desde asistencia humanitaria, a misiones tácticas, constitución de destacamentos en el extranjero, apoyo a las proyecciones de los aparatos de combate, mantenimiento de estafetas en España y con las tropas desplegadas fuera de nuestras fronteras, etc, que darían para llenar varios libros.

A pesar del buen mantenimiento que ha tenido la flota, tanto por parte del Grupo de Material del Ala, la MAESE (Maestranza Aérea de Sevilla), y la industria, se necesita un relevo para mantener la capacidad de transporte del Ejército del Aire en los más modernos patrones de las fuerzas aéreas de la OTAN. Así a partir de diciembre de 2016 el Ala 31 se empezó a reequipar con 14 unidades del transporte militar de última generación A400M, de los que actualmente al Ala 31 ya cuenta con las ocho primeras unidades.

Así, desde principios de este año el Ejército del Aire está ofreciendo su flota de C-130 a posibles compradores internacionales, ante la previsión de dar de baja el sistema definitivamente este año, dado que mantener dos flotas distintas es mucho más complejo y sobre todo costoso, teniendo en cuenta además que las capacidades del A400M doblan en casi todo a las del avión norteamericano.

Los Hercules de segunda mano tienen una demanda aceptable, como han demostrado los británicos vendiendo parte de la importante flota que tenía en servicio la RAF (Royal Air Force), o los norteamericanos, que sobre todo los ha vendido/cedido a sus aliados o a países con un alto interés estratégico para Washington, como  Chile/Polonia o Afganistán/Irak respectivamente.

La venta de los aparatos del Ejército del Aire español podría ser por unidades, aunque lo más eficaz sería transferir el conjunto de la referida flota de Hercules, junto con sus importantes stock de repuestos, incluidos algunos motores Allison (actualmente Rolls Royce Corporation) T-56-A-15-LFE), maquinaria, bancos de prueba, documentación técnica e incluso el simulador de vuelo del sistema desarrollado y construido por la tecnológica española Indra.

De esta forma, la fuerza aérea que lo adquiriera tendría el conjunto del sistema de aeronaves, capacidad para su mantenimiento/sostenimiento, e incluso entrenamiento virtual.  A este paquete se podría sumar, mediante otro contrato, el apoyo del Ejército del Aire para realizar el entrenamiento inicial a las tripulaciones y mecánicos.              

En este punto hay que recordar que la Armada española ya realizó una operación similar en el año 1995, cuando se cerró la venta a Tailandia de su flota de cazabombarderos AV-8A(S) y TAV-8A(S) Harrier . Además de la venta del total de 9 aeronaves se transfirieron sus repuestos, maquinaria, y el proceso de incorporación recibió el apoyo de los profesionales españoles en la base de la Armada  de Rota (Cádiz), y  partir de 1997 en la instalación aeronáutica de la Real Marina de Tailandia de U-Tapao, donde quedaron basados.

Volviendo a Zaragoza y a la actualidad, el Ejército del Aire ha puesto en venta el C-130H-30, los cinco cisternas KC-130H que siguen operando a diario, y 4 de los 6 C-130H, ya que el T.10-02 sufrió un incidente hace años, tras lo que se le dio de baja, fue posteriormente canibalizado casi en su totalidad. Igualmente el otro aparato de este tipo, el T.10-04 lleva años almacenado en la referida MAESE.

Otra de las claves de la operatividad que daría la flota de Hercules españoles a posibles compradores es que todos los procesos de mantenimiento mayor y sobre todo las modernizaciones de sus sistemas de aviónica, sistema de autoprotección al estándar OTAN, etc, están certificados por el fabricante Lockheed Martin.  En el campo de los aparatos cisternas, 3 de los 5 KC-130H tienen adaptados sus renovados sistemas de manga y cesta para repostar a helicópteros, una de las capacidades más demandadas últimamente, que han llevado a Alemania y Francia a comprar KC-130J Super Hercules. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: Parte de los “Hercules” del Ala 31 en la plataforma de su instalación en Zaragoza, detrás a la izquierda se ve un A400M. (foto Julio Maíz/defensa.com)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.