Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército del Aire busca un pod para interceptar comunicaciones

Desde la baja en 2014 del Boeing 707 empleado para captación de señales electrónicas (COMINT, IMINT y SIGINT), el Ejército del Aire adolece de medios aéreos modernos para realizar misiones de Inteligencia de Comunicaciones (COMINT). Este aparato, denominado TM-17, formaba el subsistema embarcado del Programa Santiago y operaba en el 47 Grupo Mixto desde su base de Torrejón de Ardoz.

España participa en el programa “Cooperation on Multinational Maritime Multi Mission Aircraft Capabilities” de la OTAN que busca desarrollar un avión de patrulla marítima y vigilancia, en el que podrían caer total o parcialmente las tareas que desempeñaba el TM-17.

Sin embargo la necesidad es perentoria por lo que no es de extrañar que el Ministerio de Defensa haya puesto en marcha un programa para desarrollar un sistema COMINT en formato pod en el marco de la Fase II del citado programa Santiago. Se trata de un demostrador de sistemas hardware y software para el que la Subdirección General de Adquisiciones de Armamento y Material ha previsto una partida de 1,2 millones de euros. El formato pod permite emplear el aparato en aeronaves ligeras, aviones no dedicados o incluso en sistemas no tripulados (RPAS según denominación del Ministerio de Defensa).

La Inteligencia de comunicaciones o COMINT (Communications Intelligence), consiste en la obtención de información a partir de las emisiones realizadas por sistemas de comunicaciones, habitualmente del adversario. Un sistema embarcado para misiones COMINT se encarga de interceptar y analizar comunicaciones enemigas en tiempo real, lo que da a los mandos la capacidad para monitorizar las intenciones del adversario y localizar la posición de sistemas de mando y control. Además se realiza una tarea de captación de señales con la que alimentar las galerías que constituyen una información de gran valor en tiempo de guerra.

En España hay diversas compañías que han desarrollado capacidades hardware y software en el área COMINT que se han visto materializadas en subsistemas del citado programa Santiago. Es el caso de la conocida Indra en el sector naval, pero también de GMV, IECISA (Informática El Corte Inglés) o Telefónica Soluciones.  Mientras que GMV ha participado en el programa AESCOM, IECISA ha integrado componentes de otros fabricantes y desarrollado el software de proceso y análisis. En fechas recientes ha desarrollado un prototipo de antena de alta eficacia COMINT y un Grabador de Frecuencia Intermedia (FI), ambos en el marco del programa Coincidente.

Solo el año reciente se presentaron en Europa dos desarrollos de este tipo. Por un lado el pod Spider de Leonardo, que puede combinarse con medios de apoyo electrónico (ESM) y sistemas de inteligencia electrónica (ELINT) para proporcionar una imagen amplia de las señales electrónicas (SIGINT) del adversario. La francesa Avantix presentó también el año pasado su nuevo pod para tareas COMINT que puede integrarse en aeronaves ligeras y también en UAVs. (José Mª Navarro García)

Fotografía: El TM-17 del Ejército del Aire (Julio Maiz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.