Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La compleja maniobra de puesta a flote del S-81 “Isaac Peral” tendrá lugar la próxima semana

El astillero de Navantia en Cartagena confirma que está previsto realizar la próxima semana la maniobra de puesta a flote del S-81, Isaac Peral, siempre que se den las condiciones meteorológicas adecuadas, ya que el viento afecta a la estabilidad y la maniobrabilidad del dique flotante que se utiliza en la maniobra. Por ello, las previsiones meteorológicas para este viernes y la evaluación realizada por los prácticos del puerto de Cartagena han llevado a la decisión de acometer el proceso la próxima semana.

El pasado jueves, cuando  tuvo lugar en las instalaciones de Navantia en Cartagena la ceremonia de amadrinamiento del primer submarino de la clase S-80, el S-81 “Isaac Peral” para la Armada española, se planteaba que su puesta a flote, dado el tiempo que puede tomar, tendría lugar como un acto interno de trabajo, previsiblemente este viernes, 30 de abril, pero que dependería de aspectos como la meteorología. Finalmente será la semana entrante cuando se lleve a cabo.

El complejo proceso de puesta flote que nos ha explicado detalladamente Navantia, comienza con el movimiento del submarino al exterior de la Nave de Armamento de Submarinos (NAS), a la zona conocida como antegrada, lugar donde tuvo lugar la ceremonia de amadrinamiento. Después hay que mover el submarino hasta colocarlo dentro de un dique flotante que pudimos ver listo el pasado jueves. Esta maniobra, que conlleva varias horas, termina cuando el submarino está en su posición final de puesta a flote dentro del dique flotante y los carros de botadura están fijados a la estructura del dique.  

A partir de ese momento comienza la maniobra de puesta a flote, haciendo flotar el dique y realizando su movimiento hasta la fosa, el lugar de la dársena con el calado necesario para inundar el dique. Una vez que el dique ha llegado a la fosa, comienza la inundación de sus lastres y empieza a sumergirse, comenzando el submarino a recibir agua y poco a poco a flotar por sí mismo. En este momento es necesario realizar una serie de comprobaciones vitales para la seguridad del submarino (soplado y ventilación de los lastres, soplado de rejillas, etc.) y a continuación se continúa inundando el dique hasta que el submarino flota libremente dentro del mismo.

En este momento, con la ayuda de los prácticos, los remolcadores y empujadoras sacan el submarino del interior del dique y comienza el traslado hasta el muelle de armamento, lugar de atraque del submarino para realizar las pruebas de puerto. Dado que el submarino carece de propulsión operativa hasta que se han realizado las pruebas de puerto sobre amarras, se recurre a la ayuda del personal de la dotación, personal de tierra y los prácticos, para realizar el atraque del submarino en el muelle, quedando el submarino amarrado en su posición final en el muelle de armamento. (José Mª Navarro García)

Fotografia: El S-81 dentro de la Nave de Armamento tras el amadrinamiento (autor)

El dique que se empleará para la puesta a flote (autor)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.