Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial del Ejército del Aire ya vigila el espacio ultraterrestre

El centro ya vigila el espacio ultraterrestre y alcanzará su capacidad operativa final en 2023. Dependiente del Ejército del Aire, el  nuevo Centro de Operaciones y Vigilancia Espacial (COVE), con sede en la base aérea de Torrejón de Ardoz, está adscrito a la jefatura del Sistema de Vigilancia y Control Aeroespacial (SVICA) del Mando Aéreo de Combate, y su creación se basa en “la relevancia que ha cobrado el espacio ultraterrestre y la necesidad de vigilarlo, por su alto potencial disruptivo”, en palabras del general de brigada Juan Francisco Sanz, jefe de la SVICA. La ministra de Defensa, Margarita Robles, lo ha visitado  para conocer de cerca su funcionamiento.

“La importancia del espacio es innegable, tiene un carácter absolutamente transversal, afecta a todos los sectores, desde el económico al ocio, pasando por el transporte y, sobre todo, al de seguridad y defensa”, ha explicado Sanz. El general ha señalado que las amenazas y desafíos provenientes del espacio se han incrementado sustancialmente y ha expuesto algunos ejemplos. Entre las acciones de carácter intencionado de naturaleza hostil (amenazas) están los ‘satélites inspectores’, que pueden aproximarse a otros con la intención de obstaculizar su funcionamiento o sacarles de su propia órbita, aunque también pueden acercarse para solventar problemas. Hoy en día, “los activos espaciales constituyen infraestructuras críticas y la seguridad de un país se apoya en sus capacidades espaciales”, ha asegurado. Los desafíos, sin embargo, tienen un origen natural o un carácter no intencionado, como son la basura espacial o las tormentas solares.

El Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial se integra en el Sistema Nacional de Vigilancia y Seguimiento Espacial (Spanish Space Surveillance and Tracking, S3T) y aumenta significativamente la eficacia y eficiencia de los medios disponibles. A corto y medio plazo, su misión es la vigilancia del espacio ultraterrestre, especialmente en lo que afecta al desarrollo de las operaciones militares de las Fuerzas Armadas. Pero entre sus actividades también se incluye la distribución de predicciones de meteorología espacial y su posible impacto, así como predicciones acerca de la exactitud de las señales de posicionamiento, navegación y tiempo. A más largo plazo, está previsto que sea capaz de prestar servicios de gestión de tráfico espacial. Asimismo, el COVE tiene importantes ámbitos de cooperación nacional e internacional, con la industria y universidades, la OTAN y la UE, y con EEUU, ya que se requiere un intercambio de conocimientos, adiestramiento y formación que implica mucha cooperación. La adquisición de todas sus capacidades se alcanzará previsiblemente en junio de 2023, con un equipo de 30 personas altamente cualificadas. La primera fase se completó en junio de 2020 y la segunda finalizará en junio de este año.

Fotografía: Personal del Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (foto Ejército del Aire)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.