Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Los blindados de las Fuerzas Armadas españolas se protegerán de la detonación remota de explosivos con inhibidores de frecuencia israelíes

Netline Communications Technologies suministrará un total de 334 sistemas de inhibidores de frecuencia o jamming  del modelo C-Guard RJ (Reactive Jamming) al Ministerio de Defensa español, como ya avanzamos. El contrato asciende a más de 65,4 millones de euros.

Los  inhibidores han sido sometidos a pruebas en el Instituto Tecnológico La Marañosa (ITM), que depende del  Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) “Esteban Terradas”. El primer lote, de 51 equipos, llegará a España este año, lo que permitirá iniciar la instalación en los vehículos de las Fuerzas Armadas (FAS) a partir del próximo año, dando prioridad a los Iveco Lince y RG-31 destacados en operaciones internacionales como las de Afganistán, Irak, Líbano o Malí, donde son fundamentales para la seguridad de  las tropas españolas.

Los inhibidores están diseñados para actuar principalmente contra los artefactos improvisados explosivos activados por radiofrecuencia o Remote Controlled Improvised Explosive Devices (RC-IED), que se detonan al paso de los vehículos militares, técnica que se ha usado en varias ocasiones contra las FAS españoles desplegadas en misiones internacionales. El proceso de adquisición de estos sistemas con la empresa israelí Netline Communications Technologies comenzó a finales de 2018, tras ser fue seleccionada en el marco de una licitación a la que pujaron ocho empresas diferentes, siendo fijado el contrato en un importe de 65.470.725 euros. Netline trabaja en España  con la empresa madrileña Aicox Soluciones. (Julio Maíz Sanz)

Fotografia: Vehículos “Lince” españolas embarcando camino de Líbano, en la parte trasera del techo se aprecian los actuales sistemas “Jamming”. (foto Ejército de Tierra)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.