¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Martes, 25 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Asistimos a la última prueba del submarino S-81 antes de su entrega a la Armada el próximo día 30

Hace algún tiempo adelantamos que la entrega a la Armada del submarino S-81 “Isaac Peral” construido por Navantia se produciría el próximo 30 de noviembre. Recientemente pudimos asistir en aguas de Cartagena a la última prueba previa a su entrega.

Con el tiempo podremos presumir de haber asistido a un momento histórico, poder comprobar en primera persona la aparición del S-81 “Isaac Peral” en medio del mar, rompiendo el sigilo de su inmersión, un hito que en el pasado hubo quién incluso llegó a poner en duda que fuera posible. Se trata de un momento histórico al que pudimos asistir, igual que a otros de gran importancia como el cierre del casco resistente de 2019.

Momento en el que comienza la emersión del S-81 (autor)

El pasado 17 de noviembre, El “Isaac Peral” superó en aguas de Cartagena la última prueba previa a su entrega oficial a la Armada, con la consiguiente inscripción en la Lista Oficial de Buques de la Armada (LOBA). A algo más de 20 km. de la costa de Cartagena se realizó una prueba de remolque a través de un cabe arrastrado por el buque de rescate “Neptuno” en el marco de cuya realización pudimos contemplar el sumergible en su entorno tanto en estático como en movimiento en superficie, protagonizando una espectacular emersión.

Antes pudimos conversar con Ignacio Núñez del Castillo, director de producción del astillero de Submarinos de Navantia en Cartagena. Núñez puso en valor el acontecimiento tras un largo proceso de desarrollo en el que Navantia pasó de ser integrador y fabricante de submarinos diseñados por otros a ser diseñador y constructor de su propio submarino, pasando a ser autoridad de diseño.

Detalle de la vela del sumergible (autor)

El proceso final de construcción y pruebas ha despertado el interés de armadas y marinas de países como India, Canadá, Turquía, Filipinas, Egipto o Polonia, que han podido conocer el programa y mostrado interés en su adquisición a la vista de sus capacidades, poniéndose en contacto tanto con Navantia como con la Armada.

Núñez confirmaba que aunque los cuatro submarinos de la serie serán idénticos se podrán aplicar mejoras en las unidades y en los procesos productivos a medida que entran en servicio de cada una de las unidades tras las pruebas finales.

En palabras de Núñez, Navantia y la Armada viven “un momento ilusionante”, al tratarse del “final del camino”, destacando que la Armada está “encantada” con el sumergible. Es el proceso final de una serie de hitos técnicos y de seguridad que hemos venido siguiendo que incluyen desde el cierre del casco, la puesta en tensión, la alimentación de las baterías, la puesta a flote o las primeras pruebas de inmersión. El último hito es la entrega que tendrá lugar el citado 30 de noviembre. Antes recibirá una pequeña puesta al día exterior en forma de limpieza y nueva capa de pintura.

El Isaac Peral navega tras emerger frente a los periodistas (autor)

Recordemos que parte del sistema de propulsión independiente del aire (AIP) que permitirá a los S-80 permanecer durante periodos prolongados bajo el agua, será instalado de serie en los dos últimos submarinos (S-83 y S-84) mientras que los dos primeros lo recibirán en su primera gran carena. Algunos componentes como el tanque de oxígeno ya están instalados a bordo.

Con casi 81 metros de eslora, 7,3 metros de diámetro y un desplazamiento próximo a las 3.000 toneladas el submarino es un logro de automatización al requerir una tripulación de 32 personas a las que pueden sumarse 8 miembros de fuerzas especiales. (José Mª Navarro García)

El S-81 junto al Neptuno que lo apoyaba (autor)

 

 

 

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.