Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Así se equipa a los perros de intervención de la Fuerza de Guerra Naval Especial de la Armada española

La Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) ha equipado a sus perros de intervención con los más modernos equipos de procedencia norteamericana, los mismos que utilizan otras fuerzas de élite de la OTAN, lo que aumenta significativamente su eficacia en las fuerzas de operaciones especiales de la Armada española.

Durante un reciente ejercicio de uno de los Equipos Operativos de Operaciones Especiales, de la FGNE, conocidos en el ámbito de la Armada como Estoles, pudimos comprobar in situ la eficacia del operador GNE guía canino y su perro, lo que en el argot de la OTAN se designa como Special Operations Military WorkingDogs(SOMWD).

Estamos ante uno más de los eficaces servicios del nuevo Equipo Cinológico de las Fuerzas de Operaciones Especiales de la Armada española, que tiene sede en Estación Naval de La Algameca (Cartagena-Murcia) y que se suma a la larga experiencia en el uso de perros en la especialidad de seguridad y combate acumulada por la Fuerza de Protección (FUPRO) de la Infantería de Marina (IM) española, la más antigua del mundo, en la que también se encuadra la FGNE. De hecho, la colaboración del Tercio de Levante (TERLEV) de la FUPRO, unidad también localizada en La Algameca, ha sido muy importante para poner en marcha el nuevo equipo cinológico de la fuerza de operaciones especiales de la Armada.

Otro factor clave es el continuo entrenamiento de perros y Operadores GNE guías, en la línea del que efectúan las mejor dotadas fuerzas de operaciones especiales del mundo, como las norteamericanas Delta Force y los SEAL (Sea Air and Land), que han utilizado sus perros en actuaciones reales muy mediáticas, como la que neutralizó al terrorista islámico al Baghdadi.

Durante el ejercicio, en pleno mes de agosto pudimos observar que el perro implicado, al que en redes sociales de la Armada denominan “Sombra”, llevaba un equipamiento especial, como el que portan los perros de las citadas fuerzas de operaciones especiales de Estados Unidos y otras punteras de la OTAN.

Así, “Sombra” llevaba el moderno casco Trident M1 de la firma norteamericana K9 Helm. Hablamos de un material de alta calidad pensado para diferentes razas de pastor alemán, incluidos los pastores belgas malinois, como los canes de intervención de la FGNE.  Este casco ha sido diseñado para adaptarse a la anatomía de estos animales, realizados a medida, no aprietan, son ligeros y cómodos de usar, de hecho en ningún momento vimos la intención del perro de quitárselo con las patas. Su Operador GNE guía nos aseguró que el perro se siente a gusto con el equipo.

El objetivo del Trident M1 es doble. Por un lado proteger el rostro y la parte superior de la cabeza de rozaduras y pequeños golpes cuando el perro se introduce por huecos estrechos o corre a gran velocidad en zonas con vegetación, además sus gafas le dan una relativa protección a los ojos del can.

Otra función importante es la posibilidad de enganchar mediante un riel estándar Picatinny sito en un soporte en la parte de arriba del casco una radio o una cámara. De esta forma el perro puede recibir órdenes, incluso aunque esté alejado de su guía, y gracias al sensor recoger imágenes del rastreo, localizar el objetivo, etc.

Además, el casco de “Sombra” está dotado de protectores para los oídos desmontables o Ear Pro Pods, hechos del mismo nailon PA-11 y fabricados en 3D, como el Trident M1. Se pueden instalar y quitar mientras el casco está en la cabeza del perro, o pueden permanecer en su lugar, unidos directamente a la carcasa del casco. Los Ear Pro Pods también brindan una excelente oportunidad para el control, mediante uno de los referidos sistemas de comunicaciones de audio para dar órdenes al animal de forma remota.

El perro lleva, asimismo, un moderno arnés de la firma canadiense Cerberus K9, especialmente destinado a perros al servicio de Fuerzas Armadas y cuerpos de  seguridad. Es otro elemento realizado a medida del can, especialmente útil para desembarcar el perro mediante fast-rope desde un helicóptero en estacionario, que son los “caballos de batallas” de las fuerzas de operaciones especiales, o para enganchar a los perros  a su guía en el caso de un salto en paracaídas, ya sea directamente a su guía si tienen está capacidad o mediante el sistema tándem, junto a un profesional cualificado en esta variante de salto, como los que dispone la FGNE, si no la tiene. (Julio Maíz Sanz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.