Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Armada española adaptará el buque “Intermares” para tareas oceanográficas

Según ha sabido defensa.com por fuentes del sector, el Buque de Cooperación Pesquera Intermares será modificado y entrará en servicio en la Armada Española como buque oceanográfico, posiblemente con la denominación A-41 “Intermares”.

El Intermares es un buque de moderna factura y elevado contenido tecnológico que fue proyectado y construido para realizar misiones de formación pesquera fundamentalmente en África, en el marco de acuerdos de colaboración gubernamentales. Fue encargado por el Ministerio de Agricultura y Pesca en 2009, durante la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero.

Se destinaron más de 22 millones de euros a su construcción a cargo de Astilleros Armón, que construyó un buque con elevadísimo contenido tecnológico y equipamiento para la formación en el mar de alumnos a cargo de hasta 10 profesores. Cuenta además con equipamiento de pesca y de procesamiento de primera categoría para la formación del alumnado, contando con una tripulación de 15 personas y alojamiento para 45 alumnos.

Fue botado en 2009 sin embargo su uso ha sido muy reducido puesto que han sido pocos los cursos realizados y desde 2011 se encuentra parado en el Arsenal de La Graña en Ferrol, desde donde recientemente partió para su puesta al día y posible modificación.

Se trata de un buque moderno, tecnológicamente avanzado al que habrá que retirársele gran parte del equipamiento instalado para la formación pesquera y sustituido por espacio para equipos especializados como los que empleará en su nueva tarea oceanográfica. Previsiblemente será por tanto el sustituto del buque auxiliar A-52 “Las Palmas” que acumula muchos años de servicio desde su construcción en 1.978 y como gran complemento al A-33 Hespérides.

El Intermares cuenta con una eslora de 79,2 metros y un desplazamiento de 1.385 toneladas, si bien su casco no está preparado para navegar en entornos helados. Es posible que entre las tareas que se acometan durante su puesta al día esté el reforzamiento del casco igual que se hizo con el “Las Palmas” en 1.988 para poder navegar en condiciones de seguridad con hielos de importancia. Habría que reforzar previsiblemente el bulbo de proa, las amuras y quizá sustituir la hélice de paso variable con que cuenta. Su autonomía de 20.000 millas es una característica muy positiva para las largas misiones que desempeñará previsiblemente a partir de ahora.

En la zona de popa estaba previsto inicialmente disponer de un dique inundable para operar con una embarcación auxiliar también para tareas de formación pesquera, sin embargo finalmente se instaló una grúa pórtico de gran tamaño con la que se despliega y recupera una embarcación auxiliar que puede izar hasta 45 toneladas, lo que resultará idóneo para el despliegue y recuperación de equipos de investigación en su nuevo rol. También cuenta con otra grúa de 6 toneladas, sin embargo carece de cubierta de vuelo o zona para reaprovisionamiento mediante procedimiento VERTREP.

Varada y revisión

Precisamente a finales de enero el astillero gallego NODOSA se adjudicaba un contrato de un importe próximo al millón de euros para  el “servicio de varada del Buque de Cooperación Pesquera Intermares y de su buque auxiliar en el puerto de Vigo”. Tareas que se desarrollarán durante al menos cuatro meses y que ha sido encomendada por Tecnologías y Servicios Agrarios, (TRAGSATEC), filial de Tragsa en el Ministerio de Medio Ambiente especializada en ingeniería y consultoría en el sector agrícola, ganadero, forestal y medioambiental. Se da la circunstancia de que la otra empresa que se presentó a la licitación fue precisamente Astilleros Armón, el constructor del Intermares.

Según se desprende del Pliego de Prescripciones Técnicas (PPT) de dicho contrato, el buque será revisado y puesto al día para la renovación de certificaciones y realización de mantenimientos y reparaciones ya que el Intermares y su Auxiliar deben renovar el Certificado de Navegabilidad de acuerdo con el vigente Reglamento de Reconocimiento de Buques y Embarcaciones Mercantes, con la intención de seguir apto para el servicio de Grupo y Clase asignado.

Según recoge el Pliego, el certificado de navegabilidad tipo casco en seco requiere la entrada del buque en varadero. En dicha varada se deberá pasar igualmente la certificación Lloyd´s Register “Bottom Survey (Dry Dock)” y se realizarán múltiples tareas de mantenimiento que van desde reparaciones del casco o trabajos de pintura en el casco. (José Mª Navarro García)

Fotografías: Imágenes del buque Intermares (Armón)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.