Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Adiós a los C-130 Hércules tras 47 años en el Ejército del Aire

La Base Aérea de Zaragoza ha sido testigo del acto de despedida oficial de los aviones de transporte Lockheed Martin C-130H Hércules del Ejército del Aire, que aún volarán unos días más, los que restan hasta el final de este año. El primer C-130H llegó a España, a la base aérea de Zaragoza, sede del Ala 31, el 18 de diciembre de 1973. En esa unidad llevan sirviendo 47 años.

Con el tiempo se incorporarían más unidades, incluidas las que tenían capacidad de reabastecimiento aéreo, los denominados KC-130H, hasta sumar un total de 12. El primero de ellos se estrelló en Canarias el 28 de mayo de 1980. Esta única baja, en la larga vida operativa de la aeronave, se repondría en 1988 con la entrega por el fabricante de un C-130H-30, cuyo fuselaje es apreciablemente más alargado que el de los C-130H.

Desplegados en cientos de misiones, los trece Hércules que ha operado el Ala 31 han acumulado en torno a 210.000 horas de vuelo, tras esa cifra hay millones de toneladas de carga humanitaria,  llevadas a escenarios de desastres naturales o de conflicto a lo largo de casi 5 décadas. Aeropuertos como los de Managua, México DF, Costa Rica, Adís Abeba, Yibuti, Ruanda, Sarajevo, Mostar, Haití, Bagdad, Kabul, Herat, Minangkabau (Indonesia), Kerman (Irán), entre otros muchos, han visto llegar a los “Dumbos” para descargar ayuda que ha favorecido a millones de personas.

En los últimos años, su vocación principal ha sido ser el cordón umbilical de los múltiples destacamentos internacionales de las tropas españolas, además de ser protagonistas directos de los destacamentos “Mamba” y “Marfil” que con sede en Libreville (Gabón) y Dakar (Senegal) han dado apoyo directo y permanente a las tropas españolas presentes en la República Centroafricana y  Malí respectivamente. Destacable ha sido en esta última misión su apoyo a la operación Barkhane, que liderada por Francia, lucha contra el terrorismo islámico en el gigantesco Sahel. Además, han apoyado activamente las operaciones de lucha contra la pandemia: Balmis y Baluarte.

El JMADste último general, curiosamente el piloto de C-130 español más antiguo, que continua en servicio en España, ha recordado a esta aeronave que manejo hace décadas, con la afirmación: “Es la historia de la evolución del Ejército del Aire”.

El Hércules ha sido fiel hasta el final, ahí debe reconocerse el trabajo del Grupo de Material del Ala 31. Su perfecto estado es el que  ha permitido venderlos al Perú y Uruguay, el pasados fin de semana dos de estos KC-130H  llegaban a Montevideo, donde alargarán su vida operativa portando las insignias de la Fuerza Aérea de Uruguay.

Los otros aparatos, menos uno que se incorporará al Museo del Aire de Cuatro Vientos (Madrid), han sido enajenados a la  empresa estadounidense Blue Aerospace, que los usará como fuentes de repuesto para el servicio Maintenance, Repair and Overhaul (MRO) que da a los  C-130 en su planta de Fort Lauderdale-Hollywood  (Florida-Estados Unidos).

Como bien dijo el Jefe de Estado Mayor del Ejército del Aire (JEMA), general del Aire Javier Salto, durante su intervención en el acto de despedida en la Base Aérea de Zaragoza, que presidió su Majestad el Rey, son  “testigos de la historia del Ejército del Aire”. Es el adiós de una flota que ha sido la espina dorsal del transporte táctico e incluso estratégico durante más de la mitad de los 81 años de existencia de la Institución. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El mítico “Hércules”. aquí vemos al C-130H-30,  ha cerrado una brillante actuación durante 47 años en las filas del Ejército del Aire. (foto Julio Maíz/defens.com).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.