Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los nuevos helicópteros AS332 C1e del Grupo 82 del Ejército del Aire

Desde el lejano año de 1955, el Ejército del Aire provee un eficaz servicio de SAR (Search and Rescue) de Búsqueda y Salvamento al archipiélago canario, indispensable para la Comunidad insular y los compromisos internacionales de España. Tras diferentes denominaciones, actualmente asume la misión el Grupo 82.

Esta unidad, heredera de ese historial, sigue haciendo honor al lema aplicado durante estos largos años: Vade et tu fac similiter (ve y haz tú lo mismo) que distingue a sus miembros, siempre dispuestos a arriesgar sus vidas para salvar las de los demás.

En 2016 el Ejército del Aire puso en marcha la renovación del material de ala rotatoria de la unidad de vuelo del Grupo, el 802 Escuadrón de Fuerzas Aéreas, que se ha materializado entre 2016 y 2019 con la incorporación de 4 nuevos Airbus Helicopters AS332 C1e, o H215, según la designación del fabricante. Desde sus inicios de actividad a mediados de los cincuenta, la unidad ha pasado por varias denominaciones y dependencias organizativas y orgánicas.

La última tuvo lugar el 9 de julio de 2016, cuando se produce la adaptación orgánica del hasta entonces 802 Escuadrón/RCC (Rescue Coordination Centre) Canarias, que deja de ser una unidad independiente, creándose el actual Grupo 82 de Fuerzas Aéreas, que se integra en el Ala 46, mientras que el RCC pasa a depender directamente del Mando Aéreo de Canarias (MACAN). El Grupo 82 alinea básicamente al 802 Escuadrón, que se integró en él, y su personal de vuelo: pilotos, mecánicos, rescatadores, operadores de sistemas de misión FITS (Fully Integrated Tactical System), observadores y personal sanitario, sumando en torno a medio centenar de profesionales.

Además del personal operativo, existe una pequeña estructura de mando. Antes de la restructuración, el 802 Escuadrón/RCC Canarias se componía de unas 150 personas, de las que un centenar era de mantenimiento, que se han incorporado al Grupo de Material del Ala 46, aunque sin cambiar su tarea de mantener en servicio las aeronaves del Grupo 82, que                          cuenta con aviones Airbus Defence and Space (DS) CN235, en su variante VIGMA (Vigilancia Marítima), designados militarmente como D.4, material que comparte operativamente con las Alas 48 y 49 y que pertenecen al Ala 37 Como material de ala rotatoria, el 802 Escuadrón ha contado durante casi tres décadas con los veteranos Aérospatiale (actual­mente Airbus Helicopters) AS332B Super Puma, que se designan militarmente como HD.21.

La principal función de esta reducida plantilla de personal y medios aéreos es cumplir la misión  SAR en favor del intenso tráfico aéreo que discurre por el gigantesco FIR (Flight Information Region) Canarias, bajo las órdenes del RCC. Su actividad se extiende hoy a una amplia variedad de misiones de salvamento, como las marítimas. El Grupo, aprovechando los magníficos sensores de los que está dotado el D.4, realiza operaciones militares, tanto en el apartado VIGMA, como de las cada vez más demandadas ISR (Intelligence, Surveillance and Reconnaissance), a las que pronto se podrían sumar los RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) General Atomics MQ-9 Predator-B de altas prestaciones, una de cuyas bases de despliegue es el Aeródromo Militar de Lanzarote.

Para cumplir está misión, el Grupo 82 mantiene permanentemente activadas en su sede de la Base Aérea de Gando (Gran Canaria), las 24 horas de todos los días al año dos de sus tripulaciones (una de avión y otra de helicóptero) listas siempre para internarse en el Atlántico. Los tiempos de reacción son de 60 minutos, aunque muchas veces el despegue se produce en un tiempo muy inferior, desde que se recibe la llamada de alerta del RCC Canarias hasta que está en vuelo, y de dos horas en las operaciones nocturnas, debido a su mayor complejidad.  Igualmente, la actividad del Grupo lleva a su personal y aeronaves más allá de nuestras fronteras, ya sea para cubrir despliegues del Ejército del Aire o cubrir operaciones internacionales, como las que se realizan en el Mediterráneo central y el Cuerno de África.

Una importante necesidad de material

Desgraciadamente  el Escuadrón  perdía dos de los referidos helicópteros AS332B en sendos accidentes, acaecidos el 19 de marzo de 2014 (HD.21-10) y 22 de octubre de 2015 (HD.21-07), que costaron en conjunto la vida a 7 de los miembros del 802 Escuadrón. Además, al otro lado del planeta, la flota de AS332B sufrió otras dos bajas en el marco de su larga misión en Afganistán, en concreto el HD.21-6, en septiembre de 2007; y el HD.21-12, en agosto de 2012, en ambos casos afortunadamente sin bajas. A esta situación se superpusieron los retrasos en la entrega de los helicópteros de nueva generación NHIndustries NH90, principalmente por los recortes presupuestarios que durante la crisis que comenzó en 2007 afectaron tanto a España y, especialmente, a los presupuestos de su Ministerio de Defensa.

foto: Los AS332 C1e cuentan con un moderno “cockpit” dotado de pantallas digitales multifunción.

Con esta perspectiva el Ejército del Aire puso en marcha un estudio para reponer esas pérdidas de material, que comprometían el seguir asegurando la capacidad, lo que dio como resultado la elaboración del correspondiente DNO (Documento de Necesidad Operacional). Una vez aprobado éste por parte del JEMAD (Jefe de Estado Mayor de la Defensa), se activó a finales de 2015 la oficina del Programa de Helicópteros SAR/CSAR (la C por Combat) en el seno de la DGAM (Dirección General de Armamento y Material), cuyo responsable es el coronel del Ejército de Tierra Luis Maciá García, encargado de varios programas de ala rotatoria de dicha Dirección.

Tras evaluar las diferentes opciones, se decidió la adquisición en principio de 3 nuevos AS332 C1e a Airbus Helicopters, a los que luego se sumó uno más. Estamos ante un programa muy importante, ya no sólo para el Grupo 82, sino para la acción del Estado, ya que no debemos olvidar que, además de cubrir la necesidad operativa, España, como nación, tiene firmados compromisos internacionales con la OACI (Organización de la Aviación Civil Internacional), que nos obligan a mantener esta capacidad permanente y eficazmente, bajo responsabilidad del Ejército del Aire.

El primer AS332 C1e llegaba a finales de julio de 2016 en vuelo portando la matrícula francesa F-WWON a la planta de Airbus Helicopters España (AHE)  sita en Albacete. La aeronave había sido construida en 2015 para otro cliente por parte de la FAL (Final Assembly Line) del fabricante en Marignane (Francia), desde donde se trasladó a la instalación manchega una vez se formalizó la adquisición con fondos del Ministerio de Defensa español, a través de la Agencia de Adquisiciones de la OTAN, la NSPA (Nato Support and Procurement Agency).

foto: Instalación de un tanque auxiliar de “ferry” en la cabina.

Aunque exteriormente los nuevos son similares a los veteranos AS332, incorporan importantes  mejoras, sobre todo en sus sistemas de aviónica, que se presenta en un nuevo cockpit dotado de pantallas digitales compatibles con el uso de GVN (Gafas de Visión Nocturna). Destaca también el nuevo piloto automático de cuatro ejes, que ofrece una amplia protección de la envolvente de vuelo, aportando precisión y estabilidad en las condiciones operacionales más difíciles. Además, tiene una mayor autonomía, vital para su rol, gracias a su sexto depósito de combustible. Igualmente, también facilita mucho su capacidad para misiones SAR la nueva grúa de velocidad variable Goodrich 76368.

Ese primer AS332 C1e efectuó su último vuelo de prueba el 22 de septiembre de 2016 en la planta de AHE, donde fue pintado y se integraron sistemas de misión específicos, antes de su entrega a la DGAM en octubre de aquel año. Posteriormente se transfirió al Ejército del Aire, que previamente había transformado a varios de sus pilotos al nuevo helicóptero, que lo trasladaron desde Albacete a Gando, donde llegó el 16 de noviembre, siendo recibido, aparte de por el entonces segundo jefe del MACAN, general Julián Roldán Martínez, con el correspondiente arco de agua formado por los camiones de bomberos de la Base Aérea.

Otros 3 AS332 C1e

Habría que esperar al año siguiente, en concreto al 23 de junio de 2017, para que el Consejo de Ministros autorizase la celebración de un contrato para la adquisición de 2 AS332 C1e más para el Ejército del Aire, por un valor estimado de 30 millones de euros. Dichas aeronaves estaban en un muy avanzado estado de construcción en Marignane, tras haber sido encargadas inicialmente por otro cliente asiático, que algunos medios señalaron como Indonesia. Según se nos precisó entonces por parte de un responsable de la empresa, estamos ante una versión de uso SAR, construida en configuración civil, o H215 como lo designa, y que incluye depósitos extra de combustible para aumentar su autonomía.

Estos 2 nuevos helicópteros, siguiendo el mismo proceso de la unidad entregada en 2016, llegaron sucesivamente a la planta de Albacete, que es el contratista principal, donde su personal los adaptó a las necesidades del cliente, la DGAM y, en término final, el Ejército del Aire. Así, en la planta manchega se les instala una luz vertical de rescate, un foco de búsqueda y sistemas de comunicaciones militares, que incluiyen un sistema integrado de comunicaciones seguras y encriptadas de Iridium, que funciona mediante la tecnología de esa constelación de satélites.

foto: La Base Aérea de Gando acoge a múltiples aviones militares extranjeros, como el AWACS de la OTAN que se ve en segundo plano.

Las entregas de estos 2 AS332 C1e se materializaron de una forma muy rápida a fínales de 2017 y febrero de 2018 respecto a la fecha del encargo, tanto porque ambas unidades estaban prácticamente terminadas en la FAL francesa, como por la rapidez en su adaptación al cliente en AHE. Esta necesaria renovación de material posibilitó, además, mandar progresivamente a los 2 veteranos AS332B que mantenía originariamente el Escuadrón a Madrid, en concreto a la MAESMA (Maestranza Aérea de Madrid), que los sometió a un largo proceso de  overhaul, de cara a destinarlos al SAR de Baleares.

Paralelamente, la oficina de la DGAM que gestiona el programa empezó a trabajar en la  adquisición de una cuarta unidad, recibiendo el 31 de agosto de 2018 la luz verde oficial por parte del Consejo de Ministros, con un techo de gasto de 18 millones de euros. Además de para el helicóptero, el presupuesto posibilitó la adquisición de un paquete de documentación técnica, y un importante lote de repuestos IPL (Initial Provisioning Lists), que se entregarán entre 2019 y 2020 en la Base Aérea de Gando, lo que facilitará mucho los trabajos de mantenimiento y sostenimiento de la flota.

En este último campo, la homogenización de la flota favorece mucho la operatividad respecto al periodo en que convivieron en el seno del Grupo 82 con los AS332B. Esta última unidad se entregó el pasado 30 de noviembre a la DGAM, tras ser recibida a principios de aquel mes en la planta AHE, estando previsto la entrega al Ejército del Aire en el presente mes de marzo. Acerca de las nuevas aeronaves, uno de sus pilotos nos comentó: Cara a las operaciones, la nueva aviónica y el piloto automático nos facilitan mucho el manejo. El tema del cuarto eje (del piloto automático) nos da una alta seguridad y los mandos de vuelo son de gran sencillez y ligereza, lo que nos han hecho ganar mucho en ese campo.

Un gigantesco escenario

Casi desde el primer momento de su entrega, los nuevos AS332 C1e empezaron a operar en el vasto escenario de responsabilidad del RCC, un área de 1.500.000 km2., más del 80 por ciento de ellos sobre el Océano Atlántico, una zona por la que pasan decenas de miles de aeronaves con las que hay que cubrir la misión SAR. Asimismo se estima que transitan en torno a 60.000 barcos mercantes cada año, de los que buena parte utilizan las magníficas instalaciones portuarias y aeronáuticas con las que cuentan las Islas Canarias.

A este panorama mercantil naval  se ha de sumar la gran actividad pesquera en el banco canario-saharaui, donde la presencia de barcos que faenan es muy intensa todo el año y muy a menudo se han de evacuar tripulantes al buque hospital Esperanza del Mar del Instituto Social de la Marina (Ministerio de Empleo y Seguridad Social) o desde éste o directamente  a hospitales en tierra firme. Además, el alto incremento de la navegación deportiva y de ocio, muchas veces caracterizada por la falta de preparación e inexperiencia de sus ocupantes, ha hecho aumentar el trabajo.

Ya sea por accidentes reales, como por alarmas en muchos casos falsas, se ha hecho indispensable mantener una unidad altamente especializada y preparada para atender la evacuación de enfermos, salvamento de naufragios y rescates de todo tipo. Además de las líneas de comunicación aéreas, para las Canarias es vital el mantenimiento de las vías de comunicación marítima con la Península y entre las islas, tanto para su comercio interior como exterior. Así, la mayoría de las misiones de los nuevos AS332 C1e del Grupo se han centrado en la actividad de rescate en el ámbito marítimo, destacando los rescates de tripulantes heridos o gravemente enfermos, que han evacuado a centros hospitalarios de Las Palmas de Gran Canaria.

foto: Primer plano de un AS332 C1e del 802 Escuadrón con el rescatador sentado en el suelo de la cabina.

Igualmente, en diciembre de 2017 uno de estos modernos aparatos y un AgustaWestland (actualmente Leonardo) AW139 de Salvamento Marítimo rescataron a 19 inmigrantes ilegales que viajaban como polizones en una gabarra frente a Lanzarote. Estamos ante una labor vital paras asegurar el salvamento marítimo en la amplia Zona Económica Exclusiva (ZEE) española, que es de 200 millas marinas en torno al archipiélago, pero que en diciembre de 2014 el Gobierno de España amplió en su zona occidental hasta las 350.

Se debería de recordar que la misión SAR está asignada al Ejército del Aire (Decreto de 17 de junio de 1955 por el que se crea el Servicio de Búsqueda y Salvamento Aéreo) que además cuenta con una estructura de mando y control especifica (formado por la Jefatura del Servicio y los Centros Coordinadores de Salvamento-RCC). Los helicópteros del Grupo 82 actúan desde el comienzo de la emergencia, buscando, rescatando y atendiendo a las posibles víctimas, aunque se hacen normalmente cargo de los rescates que se producen a partir de las 190 millas del archipiélago, y hasta lo que da la autonomía de sus helicópteros, que es de unas 350 millas, lo que entraña asumir las misiones más arriesgadas en la profundidad del Atlántico, y normalmente en condiciones meteorológicas complicadas.

Durante estas largas misiones también se cuenta con la capacidad sanitaria ya que forma parte de la tripulación un DUE (diplomado en enfermería). También en distancias menores a las 190 millas operan los helicópteros de Salvamento Marítimo (Ministerio de Fomento) del Helimer Canarias, que opera con los referidos AW139,  y los del 112 del Gobierno Autónomo de Canarias.

Esta actividad es una más de las que facilita el Ejército del Aire al archipiélago canario,  garantizando la seguridad de los millones de turistas que pasan por las islas, que obviamente, aunque desconocen la capacidad SAR española, sí la perciben.  La actividad turística es vital para esas islas, ya que supone en torno a un tercio del PIB (Producto Interior Bruto), el empleo y la recaudación fiscal.

A esta actividad se suma que los constantes ejercicios aéreos, tanto a nivel nacional como extranjero, llevan a la Base de Gando a muchas aeronaves, que necesitan estar debidamente cubiertas con un buen servicio de SAR. De hecho su concurso es básico para ejercicios como los exigentes Dissimilar Air Combat Training (DACT) de entrenamiento en combate aéreo disimilar, actualmente designado Ocean Sky, que se llevan realizando en Canarias desde 2004 y que cada año reúnen además, de casi todas las unidades de combate del Ejército del Aire, a aparatos de otras fuerzas aéreas de la OTAN.

No hay que olvidar que las Islas Canarias disponen de una de las zonas de ejercicios de vuelo (Delta) más grandes de Europa para practicar el combate aire-aire en todas sus variantes, sin limitaciones de velocidad, lo que permite vuelo supersónico, y el lanzamiento de señuelos y bengalas. En esta gran Delta, denominada D-79 (240x150 millas, aproximadamente) el Ejército del Aire realiza sus prácticas de tiro con cañón aire-aire y para ello se desplazan hasta aquí varias veces al año aparatos de otras unidades ubicadas en la Península.

El otro gran condicionante del Grupo 82 y del Ala 46 en su conjunto es la lejanía a la Península y a las principales estructuras del Ejército del Aire, que distan una media de 1.700 km., que son los que separan Gando de Madrid. Desde o hacia Gran Canaria, la instalación aeronáutica más próxima de la Península es la Base Aeronaval de Rota (Cádiz), que pertenece a la Armada española y la comparte con los Estados Unidos, que dista casi 1.300 km. Todavía para llegar a los enclaves técnicos de su material se deben volar 600 km. más a la Base Aérea de Cuatro Vientos (Madrid), sede de la MAESMA.           

foto: El rescatador revisa la moderna grúa Goodrich 76368, que llevan los nuevos AS332 C1e.                                                                                                                                  

Si hay un sitio donde se puede apreciar continuamente la buena y estrecha colaboración general entre la Armada y el Ejército del Aire, ese es Canarias. Buena culpa de ésta la tiene el 802 Escuadrón, que realiza continuos ejercicios con las unidades de la Marina, en especial con los patrulleros asignados al cercano Arsenal de Las Palmas, que patrullan habitualmente para controlar la extensísima ZEE en torno a Canarias.

Los ejercicios aeronavales entre el 802 Escuadrón y la Armada se remontan  a los años sesenta, aunque desde la incorporación de 4 de los patrulleros oceánicos BAM (Buque de Acción Marítima) de la Clase Meteoro se ha abierto mucho el campo de las  colaboraciones. La clave es que estos nuevos buques, que diseñó y construye la empresa estatal naval Navantia,  cuentan con una magnífica plataforma para operaciones de aeronaves en la popa. Así los pilotos que toman en los BAM cuentan con una superficie de 24,7 m. de largo, lo que supone más de una cuarta parte de la eslora (longitud) total, que es de 93,9 m. y una manga de  13,5.

Para operar, realizar tomas y despegues en estos buques y, de ser necesario, repostar en ellos, lo que aumenta mucho el radio de acción de los helicópteros del Grupo, se cualificaron varias de sus tripulaciones en esta práctica en la lejana Galicia, donde se desplazó 1 HD.21, recibiendo instrucción por parte de los pilotos de la FLOAN (Flotilla de Aeronaves) de la Armada. La coordinación de los patrulleros con los aparatos del SAR pasa también por la recogida de heridos de los navíos de la Armada y las operaciones de abastecimiento de éstos, mediante VERTREP (Vertical Reaprovisionamiento), ya sea de material como de personal, en los buques en navegación.

Revista Defensa nº 491, marzo 2019, Julio Maíz


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.