Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

LAS MINI SEMÍAUTOMÁTICAS ULTRACOMPACTAS

Pudiera parecer un tanto extraño el título del presente trabajo, pero con él daremos a conocer la pistola semiautomática, del calibre 9 mm. “Parabellum”, .357 SIG, .40 S&W, 6.45 ACP (1), con una capacidad de cargador comprendida desde los seis a los trece cartuchos, un tamaño muy compacto y, por último, con un peso muy ligero. Destinada fundamentalmente a ser un arma de defensa personal, o bien como segunda arma, complementaria a la de servicio, es conocida esta última como pistola “Back-up” o “arma de respaldo “.

(1) Calibres, actualmente, más extendidos para las pistolas semiautomáticas que comprenden desde el 9 mm hasta el famoso 45 Automatic Colt Pistol, pasando por los 10 mm actuales (.40 Smith and Wesson).

A continuación, expongo un catálogo de las principales semiautomáticas que cumplen los anteriores requisitos; aunque sólo mencionaré aquellos modelos comercializados en calibre 9 mm. Parabellum, por ser el más universal de todos, y que, por supuesto, pueden encontrarse tanto en el Continente europeo como en el americano.

EL CONCEPTO

Como arma de respaldo se conoce a la de tamaño muy reducido que se lleva como opción secundaria y que es, sobre todo, de idéntico calibre al empleado por la de servicio. Recurriendo a ella lo que el agente busca es la seguridad de disponer siempre de una opción defensiva para cubrir cualquier contingencia que pudiera suceder con la de dotación: encasquillamiento, agotamiento de la munición del cargador o tambor, pérdida del arma, etc., y todo manteniendo una discreción en su porte. De ahí deriva una segunda aplicación: la de arma genuinamente defensiva. Dado que los que están obligados a llevar consigo un arma reglamentaria, siempre argumentan, como inconvenientes, un peso excesivo, un tamaño difícilmente discreto, sobre todo en épocas veraniegas, o a falta de poder de parada —Stopping Power— (2). El éxito de las semiautomáticas apodadas Mini no tiene precedentes.

(2) “Stopping Power”: término técnico, de balística terminal, que significa ‘poder de parada’. Mide la energía que transmite o cede un proyectil a un cuerpo cuando lo penetra,

Casi la totalidad de las marcas mundiales de armas cortas más destacadas (AMT, Beretta, Glock, Heckler und Kock, Llama, SIG Arms, Taurus, etc.) han desarrollado en estos últimos años modelos para cubrir las peticiones del mercado en este tipo de pistolas. Esos diversos modelos, a su vez, tienen unas premisas comunes, de obligado cumplimiento, que se dan como indispensables: una alta fiabilidad en su funcionamiento, una seguridad total y, por supuesto, una precisión adecuada al empleo táctico al que se les destina.

foto: La elegante y compacta SIG Sauer “P239” posee las garantías reconocidas de esta firma suiza, acreditada por los éxitos de las “P220”, “P225”, “P226” y “P228 “; pero en el formato de la ‘P230” o “P232S”.

Aunque en el campo de las armas de respaldo se emplean también los revólveres, el desuso de estos últimos ha llevado a que solamente las casas más representativas de ese tipo de armas cortas (la estadounidense Smith and Wesson y la brasileña Taurus), comercialicen un idéntico concepto de revolver compacto, ultraligero —gracias al empleo de titanio en la manufacturación del armazón— y con la posibilidad de emplear munición muy potente —el .38 S&W Special +P (3)—, con una capacidad de tambor para cinco cartuchos. Ejemplo de ello es Airlite Ti Model 337 y 342, de la firma S&W, o el M8 5 Ultra-Lite Titanium, de Taurus. Pero esto se aleja del criterio marcado para este trabajo y posibilita otro, más adelante, dirigido al campo especifico de los revólveres.

(3) Cartucho metálico de fuego central obtenido sobre la base de un .38 “Smith & Wennson Special”, pero con una carga de proyección más potente.

EL EMPLEO

Las Mini requieren un cierto adiestramiento aunque se esté familiarizado con el uso de otro tipo de armas cortas. ¿Por qué? Pues, indudablemente, porque las dimensiones de sus cañones —tan sólo de unos 88 mm., de media— proporcionan una brutal sacudida en el retroceso, que se traduce en la pérdida de control sobre el arma, lo que, a su vez, implica una disminución de la precisión, fundamental en cualquier acción defensiva de alto riesgo. Aunque parezca mentira, hay demasiados casos de acciones armadas, a muy corta distancia, en las que las partes implicadas han salido indemnes de un tiroteo. Repeler una agresión armada de cualquier tipo conlleva, o bien anular la acción ofensiva, o bien disuadir de la misma al/los agresor/es. Esto sólo puede lograrse por la precisión en los disparos efectuados; amén de que esa misma puntería disminuye la posibilidad de alcanzar a personas que transiten de manera casual por la zona. Así mismo, la mencionada pérdida de control sobre el arma conlleva, además, una disminución en la secuencia de los disparos que obligatoriamente hay que realizar.
Aclararemos que actualmente la mayoría de las academias de tiro, tanto policiales como de seguridad privada, manejan criterios en los cuales toda secuencia de disparos requiere, para repeler una ataque y anular al agresor, un mínimo de dos, incluso de tres tiros. Las experiencias prácticas de diversos tipos de acciones armadas (de tipo terrorista, antiterrorista o, meramente, de defensa personal), concluyen que difícilmente se logrará superar la situación sin un control oportuno del arma que posibilite un segundo o tercer disparo con capacidad de acertar al blanco.
Conviene, así mismo, estudiar el porte de las Mini, dado que por su tamaño, son fáciles de perder en bolsos o bolsillos de abrigos, aparte de la posibilidad de que sufran enganches. Su utilidad radica en ser accesibles de manera inmediata. Y la respuesta rápida sólo es posible si sabemos ubicarla de manera adecuada. No es lo mismo el invierno que el verano a la hora de vestirnos. Además de todo esto, debe considerarse el factor discreción. No se debe exhibir un arma, pues eso permitiría que un agresor potencial pudiera saber donde la llevamos y, por lo tanto, anular el empleo de la misma en una hipotética acción defensiva. Las Mini son fáciles de ocultar en una funda interior de cintura existiendo modelos en el mercado, de marcas como Galco, que realmente quedan invisibles bajo una simple camisa.
Así mismo, es interesante disponer a mano de otro cargador de mayor capacidad, dado que muchas de las actualmente fabricadas poseen una intercambiabilidad de cargadores con los otros modelos de la gama fabricada por su marca. Sirva de referencia la Glock 26, la cual puede emplear los cargadores de las modelo 19 y 17 sin problemas.
Por último, nunca debe olvidarse la importancia de llevar la cuenta de los disparos efectuados, para no quedarnos sin munición, dado que son pistolas destinadas a repeler una agresión o respaldar el empleo de otra y, por lo tanto, por su capacidad de cargador, no están pensadas para mantener un tiroteo largo cosa que corresponde a las de servicio.

foto: El “Modell 1911-A1 Ultra-Compact”, de Springfield Armory, es el rediseño más logrado de una semiautomática grande, como es la “1911-A1 “.

EL MANEJO

Al principio, al disparar este tipo de armas hay que reconocer que sorprenden de manera total. El estampido que provocan es ensordecedor. De ahí que habituarse en la galería es primordial. A continuación, vendrá el adquirir la precisión mínima, por las razones ampliamente reseñadas antes.
En primer lugar, si nada lo impide, emplearemos para su sujeción ambas manos de la manera más firme y fuerte que podamos. Se nos tiene que clavar el picado de la empuñadura en las palmas de las manos. Por otro lado, debemos considerar la ergonomía de la pistola que se elija, sobre todo en función del tipo de mano que poseamos: grande o pequeña, con dedos largos o cortos; y de la disposición de los mandos de la misma: retén de la corredera, botón retén del cargador, disparador y, si la hubiese, la aleta de seguro manual. De nada sirve un arma compacta si los mandos quedan inaccesibles, total o parcialmente, para nuestros dedos; imposibilitando, con ello, un ágil manejo de los mismos.
Por último, practicaremos en todo lo posible su desenfunde, encare y manejo, así como la solución de posibles incidencias. En fin, conocer totalmente nuestra Mini. Si para cualquier otro tipo de pistola o revolver lo dicho resulta indispensable, para estas armas ultracompactas, más aún.

LOS MODELOS

El abanico actual de modelos que los diversos fabricantes nos ofrecen, es muy amplio. Por lo tanto, a la hora de elegir uno en concreto, que se adapte a nuestras exiencias, es mucho más fácil. Así, la firma estadounidense Arcadia Machine & Tool Inc. (AMT) fabrica el modelo Back Up, en acero inoxidable; un arma que funciona mediante el sistema Browning, siendo su mecanismo de percusión de aguja lanzada y su capacidad de cargador para seis cartuchos. Fácil de ocultar, posee, en cambio, un peso excesivo para su tamaño.
De similares características técnicas a la anterior, son las semiautomáticas BL9 y XL9, de la empresa Accu-Tek. Ambas operan en doble acción única (DAO) (4) y su capacidad de cargador se limita a cinco cartuchos.

(4) DAO: son las siglas de “Double Action Only”, que significa que el disparador del arma sólo activa en doble acción, como si de un revolver se tratara.

La firma española Astra, Unceta y CIa, finalizó su actividad empresarial allá por 1997. Todavía es fácil de encontrar sus modelos en el mercado alemán y estadounidense. En ellos se ofrecen las A-70 y A-75. De similares dimensiones (166x120x30 mm.), capacidad de cargador ( 8 cartuchos) y peso (840 g.), tan sólo se diferencian en la acción del disparador: la primera es de simple acción (SA) y la segunda, de doble acción (DA). Ofrecen, ambas, unas dimensiones adecuadas, pero un peso algo excesivo. Son fiables y bastante precisas gracias a su acerrojamiento tipo SIG-Petter.

foto: La firma  española Star fue una de las que dio con la clave de las pistolas “Mini”. La ‘M43 Firestar” fue pistola del  año en los  EE. UU. durante dos ejercicios consecutivos.

La italiana Beretta lanzó durante el año 2000 su modelo 9000-Ii de armazón sintético, con una línea muy ergonómica y una acción basada, como en la 8000 Cougar, en un cañón giratorio. Dimensiones y peso adecuados para este tipo de armas cortas, posee una capacidad de cargador interesante: doce cartuchos.
Colt Firearms Company, de Hartford (Connecticut), cuenta con las Pocket Nine y Tac Nine. Ambas tienen dimensiones muy reducidas (140x100x30 mm.), un peso ligero (400 g.), una capacidad estándar (6 cartuchos) y un accionamiento tipo DAO. Todo ello permite calificarlas como genuinas armas de respaldo.
La austríaca Glock promociona, la 26. Heredera de las características de sus hermanas, las 17 y 19. lleva al límite sus dimensiones (160x104x31 mm.) y peso (590 g), ofreciendo un cañón de 83 mm y una capacidad de cargador para diez cartuchos. Es posible emplear en ella los cargadores de la 17 y 19, a lo que se añade el sistema de disparo SafeAction y el acerrojamiento tipo SIG-Petter.
La alemana Heckler und Koch también posee un modelo compacto: la USP Compact. Algo grande (173x128x33 mm.), comparada con las otras, posee, en cambio, una capacidad de cargador alta (13 cartuchos) y un peso aceptable (645 g.). Su acción es tipo SIG-Petter y su disparador de DA. Se puede afirmar que es una pistola fiable, precisa y muy resistente, aunque resulta más válida como arma de servicio.
La estadounidense Kahr fabrica varios modelos que, entre una concepción clásica y una línea moderna, siguen la estela de Glock: sistema de percusión de aguja lanzada, y dimensiones reducidas; a diferencia de su disparador, que es de tipo DAO. Bajo el mismo patrón se presentan las K9, K9 Polymer y, por último, la Mk9. Armas compactas (140x106x28 mm.), de peso adecuado (672 g) y capacidad normal (6/7 cartuchos, según modelo), resultan ideales en la función de respaldo o defensivas.
Kelt-Tec CNC Industries Inc., de Cocoa (Florida), nos presenta la modelo P11. Comercializada desde 1995, esta pistola de DAO, tiene un peso muy ligero (400 g.) gracias a su armazón sintético, así como una capacidad de cargador alta (10 cartuchos). Su acción es tipo SIG-Petter y sus dimensiones resultan perfectas (142x109x31 mm.), siendo una semiautomática excepcional como arma de respaldo, con el único inconveniente de que su montaje, tras el desarme básico de limpieza, es algo dificultoso.
La empresa española, ubicada en Eibar, Uama, Gabilondo y Cía., pensando en su mercado estadounidense, tenía en catálogo la Mini Max Sub Compact, que basada en la 1911-Al de Colt. Es una pistola compacta (165x114x33 mm.), de alta capacidad de cargador (10 cartuchos) y peso medio (720 g.), que cumple adecuadamente la función de arma defensiva y de respaldo.
La canadiense Para-Ordnance promocion a la P10-9, similar en diseño, dimensiones y funcionalidad a la Uama anteriormente descrita.

foto: Las compatibilidades entre diversos cargadores de otros modelos de la misma casa siempre es una valoración positiva a tener en cuenta a la hora de elegir un “arma de respaldo”

La firma SIG Arms AG. diseñó, bajo criterios convencionales y contrastados de elaboración, la P239. Con una acción y mecanismos ya ampliamente reconocidos por su fiabilidad, seguridad y precisión en otros modelos (P226, P228 y P229, en alta capacidad, así como P220 y P225, en cargador monohilera), la P239 opta por un cargador para ocho cartuchos, en unas dimensiones de arma muy aceptables (172x130x32 mm.) y con un peso adecuado (720 g.). El resultado final es una semiautomática sobresaliente como arma defensiva, aunque no de respaldo.
Smith and Wesson (S&W), es la firma que más ha apostado por este tipo de armas cortas. Por ello, nos ofrece un abanico bien amplio: pavonadas o de acero inoxidable, con sistema de acerrojamiento Browning mejorado. La serie más reciente de esta casa armera de Springfield (Massachusetts) es la Chiefs Special, con sus variantes CS9 —en DA- y CS9D -en DAO—. sus dimensiones compactas (159x120x31 mm.), un peso ligero (590 g.) y una capacidad aceptable (7 cartuchos), convierten a esta serie en una magnífica elección como arma defensiva o de respaldo. Además, existe la posibilidad de elegir, también, entre las 3916TSW o 3953TSW, de la serie Tactical. La primera en DA y la segunda en DAO; algo más pesadas que las anteriores (712 g.), siguen presentando unas cualidades perfectas por sus dimensiones (168x130x31 mm.) y su capacidad de cargador (7 cartuchos). De la serie Police, la 908, en DA, con un peso adecuado (680 g.) y una capacidad de cargador óptima (8 cartuchos), ofrece, además, un seguro manual de aleta que actúa sobre la aguja percutora; opción interesante para los que siguen confiando en un control manual del seguro del arma. Por último, las clásicas semiautomáticas de la serie Centerfire, modelos 6906 y 6946, completan la gama de armas compactas de S&W. Con dimensiones mayores (175x135x38 mm.), superior peso (750 g.), pero mayor capacidad de cargador (12 cartuchos), cabe afirmar que su función se ajusta más como arma defensiva.
Springfiel Armory, ofrece una variante reducida de su modelo estándar monohilera, la Modeil 1911-Al Ultra-Compact, cuyas dimensiones son similares a la Uama y ParaOrdnance, pero con un cargador para ocho cartuchos.
La otra empresa armera española, desaparecida también a finales de los noventa, Star Bonifacio y Echevarría, S.A., llegó a comercializar dos modelos de este tipo de arma corta: las Star M43 y M243 Firestar Plus. Pistolas de dimensiones compactas (165x117x30 mm.), la primera de armazón de acero y la segunda en aleación, por lo que una pesaba 800 g y la otra sobre los 700 g.

foto: Esta fotografía nos permite apreciar las diferencia de tamaño existente entre el modelo “17” y la ultracompacta “26” de la austríaca Glock. Esta última resulta ideal, como “arma de respaldo” o defensa.

Así mismo, la M43 era de cargador monohilera (7/8 cartuchos) y la M243 de alta capacidad (13 cartuchos); ambas de SA, martillo percutor exterior, seguro manual ambidextro y acerrojamiento Browning mejorado. Las dos semiautomáticas cosecharon un rotundo éxito, tanto en el mercado alemán como en los EE.UU., y hoy en día es fácil encontrarlas.
La austriaca Steyr Mannlicher Aktien esellschaft & Co. KG, lanzó el año 2000, en los EE.UU. —y próximamente también en España—, de la serie S, el modelo S9. Semiautomática, con el sistema de disparador Reset Action System (5), mecanismo de percusión de aguja lanzada y armazón sintético, cuenta con seguros, tanto automático como manuales: de bloqueo del arma y del disparador; unas dimensiones muy adecuadas (166x117x30 mm.), un peso correcto (645 g) y una capacidad de cargador alta (12 cartuchos).

 (5) ‘Reset Action System” un sistema de disparador de acción doble reajustado.

Tanfoglio dispone, entre sus diversos modelos, del Force Compact y el Lady Force; de dimensiones adecuadas (175x125x34 mm.), peso aceptable (750 g.) —gracias a su armazón sintético— y una capacidad alta (13 cartuchos). Son, pues, adecuadas para funciones defensivas.
La brasileña Foija Taurus, en Porto Alegre, fabrica la semiautomática modelo PTI liB Millennium, muy similar, en conformación, medidas y accionamiento, a la anteriormente mencionada Kelt-Tec P11; por lo tanto, lo dicho para una, sirve para la otra.
Por último, nos queda reseñar que la alemana Walther posee en su catálogo el modelo P5 Compact, versión más reducida de la exitosa P5. Semiautomática que con unas dimensiones adecuadas (170x128x28 mm.), un peso admisible (750 g.) y una capacidad normal en este tipo de armas (8 cartuchos), fue un referente hasta la llegada de las pistolas de armazón de polímero.

CONCLUSIÓN
Difícilmente podemos objetar algo al éxito de las Mini, tanto en su función defensiva como de respaldo. Han cubierto una necesidad, de manera amplia, sobre todo por el abanico de posibilidades a la hora de elegir un modelo. La única advertencia posible: el adecuado conocimiento del comportamiento del arma, dado su brava reacción a la hora del disparo. Indudablemente, son armas destinadas a profesionales con horas de entrenamiento. No resultan, por lo contrario, ideales para aquellas personas que adquieran por primera vez un arma corta o no tengan la posibilidad de un entrenamiento intenso. Las Mini, pueden definirse como pequeñas, pero con genio. No aptas para noveles. Auténticas herramientas de trabajo para profesionales cualificados.  
 

N. del A.: Mi agradecimiento a las armerías Eduart Kettner y Soldier, de Madrid, y Manuel González, de Collado Villalba (Madrid), así como a los Sres. Barberá —padre e hijo— y Fernando Cuen, por su colaboración al poner a nuestra disposición los modelos descritos en este trabajo.

Revista Defensa nº  274, febrero 2001, Tomás Rios

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.