Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los Mig-29 “Fulcrum” polacos todavía a la vanguardia

La flota polaca de Mikoyan Gurevich MiG-29 es diversa. Varios de los “Fulcrum” en uso operacional se adquirieron como aviones nuevos directamente a la fábrica MiG-MAPO. Sin embargo, la parte más grande se compró a otras fuerzas aéreas, que ya consideraban al MiG-29 como un cazabombardero excedente.

La Fuerza Aérea polaca obtuvo varios MiG-29 de la República Checa, que habían sido utilizados por la Fuerza Aérea checoslovaca antes de la separación del país en aquella y Eslovaquia. Los ejemplares recibidos de Alemania se entregaron inicialmente al LSK/NVA (Lufstreitkräfte/Nationale Volks Armee) de la República Democrática Alemana y después de la reunificación se integraron en la estructura operativa de la Luftwaffe.

La Fuerza Aérea de Checoslovaquia recibió sus primeros Fulcrum en 1989. Se entregaron un total de 18 monoplazas y 2 biplazas, que se asignaron a un ala, el 11º Regimiento de Aviación de Caza, o SLP (Stowarzyszenie Lotników Polskich), en la Base Aérea de Zatec. Poco después de su llegada, ese Estado se dividió pacíficamente en dos independientes: la República Checa y Eslovaquia y los MiG-29 se repartieron por igual entre ambos.

foto: En Malbork existe una flota mixta de antiguos MiG-29 checos y alemanes. Estos últimos se han sometido a grandes revisiones y convertidos a MiG-29G/GT, con una variedad de configuraciones. Como consecuencia, en el último programa de mantenimiento todos los aviones se han modernizado al mismo estándar.

La República Checa formó dos nuevos escuadrones dentro del 1 SLP, recién creado, con base en Ceske Budejovice, pero sólo operó los MiG-29 durante un breve período de tiempo, antes que se almacenaran en ese lugar y se pusieran a la venta. Su Gobierno prefirió modernizar 30 MiG-21, para lo cual se contrató a IAI (Israel Aircraft Industries, hoy  Israel Aerospace Industries). Entre otras cosas, debía integrarse un nuevo radar, mejorar el sistema de navegación y permitir portar sistemas de armas modernos occidentales.

Un total de 24 MiG-21MF y 6 MiG-21UM se actualizaron, asignándolos al LOK (Planta de Reparación de Aviación) de Kbely. Con respecto a los MiG-29, después de estar preservados durante dos años, en diciembre de 1995 se llegó a un acuerdo con la Fuerza Aérea de Polonia. El resultado fue que los 9 monoplazas y 1 biplaza se intercambiaron por 11 helicópteros PZL W-3 Sokol en febrero de 1996 (que remplazarían a los viejos Mi-2), después de solo 4 años en servicio operativo.

“Fulcrum” alemanes

El estreno del MiG-29 en Alemania del Este tuvo lugar en 1986, cuando los primeros Fulcrum se entregaron a los escuadrones soviéticos desplegados en ese territorio, como apoyo en nombre del Tratado del Pacto de Varsovia. La primera unidad en recibirlo fue el 33 IAP (Regimiento de Aviación de Caza), con base en Wittstock. Se entregaron cuando las dos alemanas todavía estaban divididas.

Solo dos años después, el 12 de marzo de 1988, los primeros 4 MiG-29A del LSK/NVA se encaminaron a la Alemania del Este y volaron a la base aérea de Preschen, cerca de Cottbus, lo que significó el comienzo de una nueva era para su Fuerza Aérea. Les siguieron al poco tiempo otros 8 monoplazas y 3 MiG-29UB biplazas. En mayo de 1988, el 3er Ala de Caza, o JG-3 (Jagd Geschwader 3) Vladimir Komarow comenzó a realizar misiones operacionales, como la primera fuerza aérea extranjera dentro del Pacto de Varsovia en poseerlo.

foto: Cuando la Luftwaffe alemana heredó los MiG-29, operaron durante un corto periodo de tiempo con el camuflaje de la NVA/LSK y con su nuevo número de serie. Por superstición se omitió el 29+13 y fue asignado a un automóvil “Trabant” utilizado en la línea de vuelo.

Un total de 20 MiG-29A (tipo de producción 9.12) y 4 MiG-29UB (9-51) se asignaron al JG-3. Se planeó equipar a sus tres escuadrones con el MiG-29, sustituyendo estos aviones recién construidos a los MiG-21. También se pensó equipar al JG-2 de la Base Aérea de Neubrandenburg con el MiG-29. La reunificación de Alemania a principios de los años noventa hizo que esta expansión de la flota de Fulcrum fuera innecesaria. Las entregas totales se llevatron a cabo. 

El NVA MiG-29 Fulcrum A podía portar 2 armas nucleares. Sin embargo, tal tarea nunca se practicó en ejercicios, pues se le asignó un rol de defensa aérea. Desde entonces y con la reunificación, los escuadrones 1 y 2 fueron desplegados en constante preparación para la acción, el equivalente del Pacto de Varsovia de la alerta de reacción rápida de la OTAN, QRA (Quick Reaction Alert).

Toda la electrónica necesaria y la aviónica incorporada para la tarea nuclear se eliminó después de las entregas. El sistema de identificación Parol fue suprimido poco antes de la reunificación por razones de secreto. Los MiG-29A (Izdelyie o número de producción 9.12) del NVA eran iguales a los MiG-29 rusos cuando se entregaron. Sin embargo, los soviéticos se actualizaron a los estándares de Izdelyie 9.13, mientras los suyos se mantuvieron en el 9.12.

El 3 de octubre de 1990, el futuro de alguna manera no estaba claro. Debido a la reunificación, todos los aviones del NVA/LSK se incorporaron al inventario de la Luftwaffe, que asumió una gran cantidad de aeronaves heredadas en espera de decidir su futuro. El Mando de la Luftwaffe decidió continuar operando los MiG-29, uno de los últimos aviones de combate de esa fábrica soviética. Tendrían un papel clave en los requisitos funcionales del programa de desarrollo del Eurofighter, que se estaban especificando en ese momento. Parecía apropiado llevar a cabo una investigación exhaustiva de las capacidades del MiG-29.

En la antigua Fuerza Aérea de Alemania del Este los Fulcrum estaban asignados al JG-3 y fueron reasignados al Ala de Ensayos y Evaluación MiG-29 en la Luftwaffe. Un par de monoplazas y 2 biplazas se transfirieron a Manching para un programa de pruebas a manos del Centro de Ensayos y Evaluación (WTD 61), de las Fuerzas Armadas germanas y otros 4 monoplazas participaron en una serie de vuelos de entrenamiento y de DACT (Dissimilar Air Combat Training) en Wittmund en marzo de 1991, sede de los F-4F Phantom ICE (Improved Combat Efficiency) de eficiencia de combate mejorada del JG71 Richthofen.

Un mes después, se desplegaron 6 Fulcrum alemanes a Decimomannu (Cerdeña) para sus primeras misiones de entrenamiento de combate aéreo de la OTAN contra una variedad de aviones de otras naciones de la Alianza. Los pilotos de MiG-29 fueron habilitados con visores montados en casco, algo que hasta entonces era insólito, para disparar misiles R-73 contra objetivos con ángulos de hasta 75 grados hacia un lado y así tomar por sorpresa a muchos oponentes.

Esto condujo a un préstamo a la USAF de 18 meses para probarlos. Se redactó un informe de finalización después del período de prueba y evaluación y se presentó al ministro de Defensa germano, Gerhard Stoltenberg. Finalmente se llegó a una decisión el 25 de julio de 1991: los MiG-29 permanecerían en servicio con la Luftwaffe durante otros doce años .

El 29+03 fue a parar al Museo de Berlín-Gatow, donde actualmente se conserva. El 29+09 se estrelló el 25 de junio de 1996 cerca de Brudersdorf, a unos 50 km. al Este de Laage. La Luftwaffe se saltó el serial 29+13, porque este último número se considera de mala suerte. A un Trabant, que era un automóvil utilitario de la antigua República Democrática Alemana, se le dio ese numeral y se utilizó como un vehículo del escuadrón en Laage y se presentó durante múltiples exhibiciones aéreas europeas.

Adaptados a la OTAN

El 29+19 se registró como 98+06 y fue uno de los 2 Fulcrum asignados al Escuadrón de Ensayos y Evaluación (WdTSt) 61 de la Fuerza Aérea en la Base de Manching, en el Sur de Alemania. El otro fue el 29+21, que recibió en ese periodo el numeral 98+08. Para adaptarlos de cara a su utilización en el espacio aéreo de la OTAN, los 24 aviones fueron modernizados por DASA (una de las tres firmas que se integraron en EADS, hoy Airbus) a MiG-29G entre 1991 y 1995 con el paquete ICAO I, que incluía:

• Sistema de navegación TACAN (Tactical Air Navigation).

• Identificación amigo-enemigo IFF (Identification Friend or Foe).

• SIF (Selective Identification Facility) de identificación selectiva.

• Modernización de la aviónica a los estándares de la OTAN.

• Nuevos equipos de radio de VHF/UHF para remplazar los antiguos de UHF.

• Equipo de radio de emergencia.

• Luces anticolisión.

• Etiquetado y pantallas de la cabina de pilotaje cambiados de ruso a inglés.

• La pintura pasó de verde-verde-marrón a un esquema de gris-gris.

Los aviones debían recibir matrículas de la Luftwaffe. El anterior serial de la NVA desaparecería en la toma de aire de los motores e inicialmente pasó a las dos aletas del empenaje vertical. Durante ese periodo volaron con su esquema de pintura original. Cuando se le aplicó el nuevo camuflaje en grises el antiguo serial de tres dígitos de la NVA desa­pareció. Tras el programa de modificación, los monoplazas se designaron como MiG-29G (Germany) y los biplazas como MiG-29GT (German Trainer).

foto:  El serial 181 del Jagd Geschwader 3, en su base de Preschen, en la antigua República Democrática Alemana, fue inicialmente transferido a la Luftwaffe con la reunificación, sufriendo una gran revisión y conversión

a MiG-29GT. Se traspasó a Polonia sometiéndose a otras importantes tareas de mantenimiento en el WZL-2 en 2016, recibiendo en número 4105, asignado al 41.elt.

El 1 de junio 1993, el Escuadrón de Ensayos y Evaluación (WdTSt) 61 de la Fuerza Aérea de Alemania en la Base de Manching, perdió su “status” de ensayos y evaluación y se redenominó JG (Jagd Geschwader) 73. En este nuevo ala los antiguos pilotos de la República Democrática Alemana y los de “Phantom” del JG 71 completaron su entrenamiento de conversión para operar los “Fulcrum”. A partir de ese momento, los MiG-29 estaban en QRA en Preschen. Pero en opinión del Mando de la Luftwaffe esa base, próxima a la frontera con Polonia, no era a largo plazo la sede deseable para la recién formada unidad.

Se buscó una ubicación alternativa, encontrándola en el Noreste de Alemania. La Base Aérea Laage, cerca de Rostock, se convertiría en el nuevo hogar del JG 73. Ya había sido utilizada por el NVA para los cazabombarderos Su-22 y era adecuada para los MiG-29. Desde 1997, este Escuadrón también operó varios F-4 Phantom para volar en misiones de entrenamiento de combate aéreo con y contra los MiG. Estos F-4F fueron proporcionados principalmente por el Escuadrón JBG 35, que tenía su base en Pferdsfeld y fue disuelto recientemente.

En octubre de 1994 comenzó la operación de reubicación, y el 15 de diciembre el último avión salió de Preschen. En febrero de 1995, el Ala de Caza fue asignado a la OTAN y la National Quick Reaction Alert pasó a ser QRA. Los germanos fueron los primeros Fulcrum en unirse a las fuerzas de la OTAN. Misiones de entrenamiento se llevaron a cabo en ejercicios con la mayoría de los socios de la Alianza, pero los compañeros de combate más frecuentes fueron los F-4F de sus escuadrones hermanos, los dos  del antiguo Ala de Cazabombarderos 35 de Pferdsfeld, que se trasladó a Laage en junio de 1997.

El JG 73, la nueva unidad fusionada, recibió el nombre tradicional de Steinhoff el 18 de septiembre de 1997. Hasta el Phantom Phly-out en marzo de 2002, era la única de reactores de la Luftwaffe que tenía dos modelos operativos diferentes. En los ejercicios, ambos volaban con frecuencia como un par táctico para combinar sus ventajas: el F-4F en combate aéreo a largas distancias y el ágil Fulcrum en los cercanos dogfight.

También hubo un interés por parte de la USAF para probar y evaluar las capacidades del MiG-29, que no estaba equipado para realizar reabastecimiento de combustible en el aire. Para superar la falta de esta capacidad y permitir que los aviones cruzaran el Atlántico, el programa ICAO II se diseñó para mejorar su navegación de largo alcance y ampliar su alcance. Entre 1996 y 2000, 7 monoplazas se actualizaron. Dos depósitos de combustible subalares, cada uno de 1.150 l., combinados con el tanque auxiliar del fuselaje aumentaron su radio de acción a más de 1.850 km., lo que representó un aumento del 100 por ciento con respecto a la capacidad interna.

Si se añadía otro depósito externo en la línea central del fuselaje, se incrementaba en otros 550 km. Además, se integró un sistema de navegación por satélite GPS en el paquete de aviónica. Finalmente, en el otoño de 1999, se desplegaron 6 MiG-29 a través de Escocia y Groenlandia hacia América del Norte, donde participaron primero en entrenamiento de vuelo a ultra baja cota de pilotos de la Luftwaffe en Goose Bay (Canadá) y luego en los ejercicios Red Flag 2000 de la USAF en la Base Aérea de Nellis (Nevada). Aquí los Fulcrum de la Luftwaffe se adaptaron al papel de agresor, simulando formar parte de las fuerzas enemigas.

Por razones de coste, muchos de los MiG-29 no llegaron a la prometida gran revisión (overhaul) de 1.300 horas de vuelo. Se tomó la decisión de entregar los aviones a Polonia, nuevo socio de la OTAN, para ayudar a desarrollar su Fuerza Aérea, que ya estaba equipada con ese modelo y mostró interés en los aparatos alemanes. Esa nación ya había recibido los excedentes de los Fulcrum de la República Checa.

“Fulcrum” polacos

Como ya describimos, la Fuerza Aérea de Polonia recibió múltiples lotes de MiG-29. En esta tabla se ofrece una descripción general de las entregas .

La Fuerza Aérea polaca recibió sus primeros MiG-29 en 1989. La entrega inicial de la fábrica MiG-MAPO incluyó 9 MiG-29A y 3 MiG-29UB y fueron asignados al ala 1.plm en Mińsk Mazowiecki, al Noreste de Varsovia. Debían reemplazar a los MiG-21, que constituían la columna vertebral de la defensa aérea de la nación en ese momento.

Los MiG-29 se entregaron en dos lotes. El primero se obtuvo de la factoría de MiG-MAPO y llegó en agosto de 1989, siendo sus seriales los siguientes . El segundo lote continuó en octubre de 1990 .

foto: Esta foto de 2006 muestra 3 MiG-29 con otros tantos patrones de pintura.

A principios de 1992 la conversión se había completado y los MiG-21 permanecieron en servicio hasta la llegada de los MiG-29 de la República Checa. Durante años, la flota de Fulcrum polaca se expandió mediante la compra de aviones adicionales. Solo dos años después de las primeras entregas y que la conversión se completara en 1993, su Fuerza Aérea había recibido 10 MiG-29 checos, originalmente entregados a Checoslovaquia, con lo que disponía de 22, de los cuales 4 biplazas. El primer lote se suministró en diciembre de 1995 y fueron los siguientes . El Segundo se entregó en enero de 1996 .

Tras la llegada de los Fulcrum checos, toda la flota fue modernizada por WZL-2 en Bydgoszcz, con el fin de hacerlos compatibles con las operaciones de la OTAN. Durante este programa se repintaron con un atractivo esquema de dos tonos de gris, propio de la Alianza, incorporando los siguientes sistemas:

• VOR/ILS Rockwell Collins ANV-241MMR.

• TACAN AN/ARN-153 (TCN 500).

• Receptor de GPS Trimble 2101AP.

• Receptor de alerta de radar Thompson-CSF SB-14.

• IFF hecho en Polonia Radwar SC-10 Suprasl.

• Radio Unimor-Radiocom RS 6113-2 VHF/UHF con nuevo panel de control R-862.

• Nuevas luces anticolisión.

• Sistemas GPS, TACAN y VOR/ILS integrados con el sistema de navegación mediante el interfaz TGR-29A.

Hubo 16 cazas del 1. elt (Eskadra Lotnictwa Taktycznego) -anteriormente Escuadrón 1.plm, basado en Mińsk Mazowiecki, al Nordeste de Varsovia– operacionales con este estándar, en tanto que el resto de los aviones se almacenó. Tras la llegada de los MiG-29 checos en 1996, los MiG-21 se reasignaron a otras unidades, si bien los más viejos se trasladaron a la instalación de almacenamiento de Mierzecieze de la Fuerza Aérea polaca. Así, el 1.elt pasó a utilizar sólo MiG-29.  La siguiente entrega de Fulcrums a la Fuerza Aérea polaca fue en 2003. cuando la Luftwaffe alemana le vendió sus MiG-29.

El 4112 está actualmente en uso como fuselaje de instrucción en la Escuela de Vuelo de la Fuerza Aérea en Deblin y el 4119 se está actualmente preparado para el mismo propósito. Tras su entrega, los aviones volaron al WZL-2 para una gran revisión (overhaul) en Bydgoszcz, si bien 4 fueron transferidos al 41.elt de Malbork, después de una inspección limitada, entrando en servicio en 2007. Los Fulcrum reemplazaron a los MiG-21 más antiguos.

Puesta al día

Los antiguos MiG-29 alemanes entregados a la Fuerza Aérea Polaca estaban en muy mal estado. La instalación de mantenimiento WZL-2 de la Fuerza Aérea Polaca con sede en Bydgodzcz decidió que solo 14 de los 22 recibidos debían asignarse al Escuadrón ELT 41 de Malbork (15 convertidos a ICAO I y 7 a ICAO II). En 2006, unos 10 habían pasado por el programa de actualización Kurpie, de colaboración entre MiG-MAPO y WZL-2.

Con esta actualización, la vida útil del fuselaje se extendió hasta 2015. La aviónica se modernizó a un estándar comparable con los MiG-29 del 1 ELT. La única excepción que quedaba eran los sistemas de navegación que ya estaban instalados en los Fulcrum alemanes. Todos los que recibió el 41.elt fueron sometidos al programa Kurpie.

foto: El MiG-29UB con numeral 15 en rojo es uno de los “Fulcrum” más antiguos de la Fuerza Aérea de Polonia. Llegó con el primer lote de la factoría de MAPO en agosto de 1989.

Los del 1.elt también acometieron el programa de extensión de vida útil del fuselaje, igual a los que les precedieron del 41.elt, con el objetivo de alcanzar un estándar en los MiG-29 dentro de la Fuerza Aérea polaca, que planea usar este cazabombardero hasta el 2025. Una vez finalizado el Kurpie, se esperaba que tanto el 1.elt como el 41.elt operaran 18 aviones cada uno, de los cuales 4 biplazas. El programa de modernización para ampliar su vida comprendió:

• VOR/ILS Rockwell Collins ANV-241MMR.

• TACAN AN/ARN-153 (TCN 500).

• Receptor de GPS Trimble 2101AP.

• Receptor de alerta de radar Thompson-CSF SB-14.

• IFF hecho en Polonia Radwar SC-10 Suprasl.

• Radio Unimor-Radiocom RS 6113-2 VHF/UHF con nuevo panel de control R-862.

• Nuevas luces anticolisión.

• Camuflaje gris de dos tonos de la OTAN,

Los GPS, TACAN y VOR/ILS ya estaban integrados con el sistema de navegación de la aeronave a través de la interfaz TGR-29A. Los aviones del 1 ELT recibieron las actualizaciones de aviónica (la revisión estructural se planeó para más adelante), mientras los del 41 ELT se sometieron simultáneamente a la modernización de la aviónica y a las mejoras de la estructurales. En 2011 se presentó otro programa de puesta al día para mejorarlo aún más, pero afectando sólo a 16 MiG-29.

El objetivo de este plan fue la digitalización del sistema de gestión de la aeronave, asumiendo los estándares establecidos por la OTAN, y la mejora de la gestión de datos disponible para el piloto. Esto prolongaría la vida técnica y operativa de los Fulcrum durante otros 10-15 años, principalmente porque la Fuerza Aérea de Polonia no tenía un sucesor designado para este cazabombardero.

foto: Este MiG-29UB llegó de la Fuerza Aérea checa a Polonia en diciembre de 1995 e incorporó el número táctico 28 en rojo.

En 2014, la actualización de los 16 MiG-29 la completó con WZL.2 (Taller de Aviación Militar nº 2), en asociación con IAI. Incluyó la implementación de aviónica moderna, computadores de misión avanzados y un paquete de comunicaciones compatible con la OTAN. El 4 de noviembre de ese año el último se entregó a la Base Aérea nº 23 de Minsk Mazowieki, donde todos los Fulcrum modernizados fueron asignados al 1.elt.

Los cambios reales incluyeron, entre otras cosas, la instalación de una radio de dos bandas, un mejor sistema de posicionamiento y una computadora aerodinámica modernizada. El nuevo paquete de aviónica cuenta con un bus de datos MIL-STD-1533B y un ordenador de misión que facilita la planificación de la misión y el análisis posterior al vuelo.

Sin embargo, el cambio que fue el más visible es el nuevo sistema de visualización de datos, que consiste en una pantalla multifuncional MFD (Multi-Function Display) de 5"x4" y un moderno HUD (Head-Up Display) de presentación a la altura de los ojos del piloto en la cabina. La Inspección de Armamento de Polonia también ha comenzado un análisis de mercado en el ámbito de equipar a la aeronave con los sistemas IFF Mark XIIA, que cumplirían con el último estándar de Modo 5 de la OTAN. Esto representa una actualización de seguimiento de la aeronave.

Algunos de los Fulcrum portan en la parte superior del fuselaje el emblema del Escuadrón 303, una unidad legendaria de los primeros tiempos, integrada por pilotos polacos que lucharon con la Royal Air Force británica durante la II Guerra Mundial. Además, muchos reactores cuentan con los retratos de aquellos pilotos.

El futuro

Aunque se rumoreaba que los MiG-29 iban a ser reemplazados, actualmente no hay planes concretos para ello. Un estudio debía comenzar a tal fin en 2017, pero no se habían presentado conclusiones concretas hasta hace poco. Actualmente no hay planes activos para adquirir aviones de quinta generación, que eventualmente reemplazarían a los Fulcrum, que opera la Fuerza Aérea polaca junto a los F-16.

Se sabe que la decisión ha sido pospuesta recientemente por la cúpula del Ministerio de Defensa y ahora está previsto tener el MiG-29 en servicio operativo hasta 2022-25. Esto significa que, en el futuro previsible, seguirá siendo la columna vertebral de la defensa aérea de Polonia.

Revista Defensa nº 486 y nº 487, octubre y noviembre 2018, Patrick Roegies, Paul Gross, Theo Van Vliet, Hans Antonissen

Fotografías: Crusader aviation photography


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.