Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Fuerza 2035, necesidades de las Operaciones Especiales del Ejército de Tierra español

El desarrollo de las acciones propias de combate en el Ejército de Tierra (ET) ha ido cambiando en los últimos años con la introducción de los enfrentamientos en entornos híbridos y asimétricos, la aparición de estrategias como la A2/AD (Anti Access/Area Denial) o la necesidad de hacer frente a amenazas cibernéticas que surgen de la llamada zona gris.

 

Hacerles frente requiere cambios en la mentalidad más clásica de las Operaciones Especiales, OE, e introducir conceptos como una aplicación coherente de la planificación de la Defensa, contar con tecnologías disruptivas, cooperar con la industria y la universidad para favorecer la adaptación a través de la innovación, mantener la necesaria interoperabilidad con aliados y amigos o aplicar cambios en el combatiente para adaptarse al concepto VUCA (Volatility, Uncertainty, Complexity and Ambiguity), que define un entorno incierto, ambiguo, complejo y volátil.

Las fuerzas de OE han demostrado ser, por su agilidad y creatividad conceptual, motores en la innovación militar. En la búsqueda de lo mejor para su futuro, el MOE ha identificado una serie de tecnologías que, usadas por sus equipos operativos (EO), les van a permitir mantener el nivel de liderazgo que les caracteriza hoy y que se focalizan en áreas que incluyen las siguientes: sensores; medios aéreos controlados a distancia, o RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems); guerra electrónica, o EW (Electronic Warfare); asistencia sanitaria; mando y control (C2); visión nocturna; sistemas de armas; equipos de análisis forense y biométrico…, e individuales avanzados.

Son elementos en los que van a incidir dentro de una planificación propia que se conoce como MOE 35, enmarcado en el más amplio de Fuerza Terrestre 2035,  y que aboga por avanzar en conceptos como el contraterrorismo, conduciendo un refuerzo de personal hasta una cifra de en torno a los 1.300 personas, avanzar en la formación para entender mejor la cultura del adversario, apostar por tecnologías robóticas o de Inteligencia Artificial (IA) o estar en disposición de ser más eficaces dentro del espacio CEMA (Cyber and Electromagnetic Activities) de actividades electrónicas, magnéticas y cibernéticas. Han identificado ya una serie de necesidades a corto, medio y largo plazo en las que trabajan para poder trabajar con ellas en los próximos quince años.

foto: Sabíamos que el VELOE iba a ser reemplazado pronto por un nuevo concepto y conocimos detalles de los que pronto informaremos (foto Octavio Díez Cámara).

Se aplicarán en la búsqueda de soluciones que respondan a conceptos como las plataformas aéreas de largo alcance y elevada furtividad, los vehículos no tripulados aéreos y terrestres, o UGV (Unmanned Ground Vehicle), con carga explosiva que puedan ser empleados en aperturas, la incorporación de gafas de presentación personales para poder ver y recibir distinto tipo de información, RPAS cautivos asociados a vehículos y enjambres de los de tipo nano especializados en combate en zonas urbanas y en escenarios como cuevas, sistemas remotos asociados a equipos de reconocimiento para adquisición de determinados objetivos o la identificación de determinadas personas, radios con baterías de grafeno de muy larga duración, medios de IA asociados a los procesos de planificación, material para cometidos EW y CEMA, sistemas de armas autónomos de alta precisión o material de paracaí­das y RPAS especializados en actividades relacionadas con los suministros logísticos para poderlos hacer llegar a un determinado punto con la mayor precisión.

Respuesta industrial

De cara a satisfacer esas necesidades y otras que puedan ir surgiendo en los próximos años, las empresas del sector de defensa o centros de investigación, como determinadas unidades, trabajan ya en equipos, sistemas, conceptos o desarrollos que puedan ser de interés para el MOE, siendo de destacar la presencia en este taller de una representante del Centro de Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) del Ministerio de Ciencia e Innovación para informar de los distintos programas de ayudas -con tramos reembolsables y otros no- que están disponibles, tanto para grandes empresas como PYME (Pequeña y Mediana Empresa), para llevar a buen fin diferentes programas de investigación, innovación y desarrollo tecnológico.

Dentro de esos esfuerzos estarían los que, por ejemplo, lidera la Universidad de Alicante en torno a las tecnologías 5G aplicadas a la preparación física y psicológica del combatiente en entornos de alto estrés y su combinación con la IA, que abre el horizonte de lo que va a ocurrir, o los que se llevan a cabo por un equipo de la Universidad Politécnica de Cartagena para validar, incluso con el laboratorio móvil SIEBEMR (Sistema Integrado de Experimentación Balística en Exteriores con Munición Real) certificado por ellos, las virtudes de nanocompuestos, como los derivados de combinar tejido de grafeno, para aramidas, acrilato, nanocerámicas,…, dentro de un proceso de laminación para conseguir blindajes de protección balística que se pueden aplicar, tanto a personas -trabajan con varias empresas en el Proyecto Pantera- como a vehículos, habiendo conseguido ya productos que mejoran los límites balísticos clásicos y tienen un peso muy inferior a los ahora en uso.

Ese esfuerzo, que podíamos llamar institucional, es un buen complemento de aquellas soluciones en las que ya trabajan diferentes empresas y de las cuáles conocimos algunos detalles el pasado mes de marzo en un taller que tuvo lugar en las instalaciones que el Mando de Operaciones Especiales (MOE) del ET tiene en Alicante, percibiendo que desde el segmento industrial tienen hoy ya productos que, convenientemente actualizados e implementados, van a ser muy útiles para lo que se busca conseguir con el plan MOE 35, que va a definir la próxima década y media de las OE del ET español.

Están disponibles, como presentó E&Q Engineering, avanzados medios RPAS adaptados para el rastreo y seguimiento de determinados objetivos, material de tipo mini que proporciona capacidades que hoy se hacen con aeronaves más grandes y que aporta ventajas en la planificación -conocimiento preciso de los puntos de infiltración, exfiltración, extracción,…-, en la obtención de imágenes precisas, para incidir en la realización de paquetes de inteligencia, mapeos de determinadas zonas o en su propio despliegue, porque su bajo peso hace que la huella logística sea baja o porque incluirán algoritmos de misión que permitirán el seguimiento automático de las fuerzas propias.

C2 y otras soluciones

Complementariamente a ese tipo de equipos, va a ser determinante contar con elementos C2 como los que proponen Thales o GMV. La primera apuesta por tabletas con software Android actualizable sin riesgo específicamente desarrollado para OE y que podrían optimizar los enlaces entre los grupos de tareas SOTG (Special Operations Task Group) y sus unidades SOTU (Special Operations Task Unit) y ser aprovechadas, gracias a que incorporan un modo de mensajería estilo Whatssapp, pero sin servidor, por colectivos como los francotiradores o incluso en inserciones paracaidistas desde alta cota.

GMV puede aportar su experiencia en áreas como el sistema de información y comunicaciones, las fuentes de alimentación/baterías o el software de control de estas últimas derivadas de sus trabajos junto con Indra en el programa SISCAP (Sistema Combatiente a Pie) que equipará al soldado del futuro, los resultados de generación de vídeo sintético a través de un proceso de realidad aumentada o acuerdos como el que ha rubricado con Aurea Avionics en torno a RPAS optimizados para la recolección de datos y su distribución y explotación.

foto: El Jefe del MOE, general Roca, participó junto a otros militares de alto rango del ET en algunas de las ponencias que se desarrollaron en Alicante (foto Octavio Díez Cámara).

También conocimos varias soluciones de avanzadas radios para favorecer las telecomunicaciones de la mano de RFE Española, que apuesta por equipos de L3 Harris y sus propios desarrollos de software en soluciones que ofrecen mayores anchos de banda o varias formas de onda para facilitar la transmisión cifrada de datos voz y vídeo, de forma que, por ejemplo, quienes están en el puesto de mando verán los movimientos en tiempo real de los EO en sus asaltos; o por parte de MENPRO, que propone conceptos de radios de sistemas de rango ancho y banda alta, que ofrecen la posibilidad de añadirles otros ya en uso para hacer una red de redes o incluso avanzar hacia una MANET (Mobile ad hoc Network) de dispositivos de tipo móvil.

Una capacidad I+D propia permite a NVLS (Night Vision Laser Systems) desarrollar equipos de visión nocturna en los que se optimiza la optrónica para ofrecer conceptos robustos, compactos y ultraligeros, productos tan novedosos como la gafa XV9, que ofrece un FOM (Figure of Merit) de 2.800 frente a lo clásico, hoy de unos 1.800-2.000, o modelos que fusionan imágenes nocturnas con las infrarrojas; Tecnobit incide en sistemas de apoyo a la conciencia situacional de combatiente de OE a través de dispositivos de realidad aumentada. Propone una nueva radio que analiza las perturbaciones EW y detecta canales que no están en uso, para así reaccionar optimizando el espectro electromagnético disponible.

Iturri avanza hacia uniformes de combate inteligentes, que, combinados con ropa interior específica, aportan protección antifragmentos, integran biosensores y ofrecen una gran capacidad de transpiración -probada en zonas desérticas de Israel-, todo gracias a utilizar fibras muy técnicas, que permiten tejidos de gramaje y peso inferior al de los uniformes actuales. El Instituto Tecnológico Textil AITEX trabaja en trajes inteligentes con varias funcionalidades activas y pasivas, que se benefician de la impresión de los sensores en la propia ropa, de aportaciones como el que los materiales compuestos se acumulan en la zona de impacto para lograr un mejor rendimiento del efecto pretendido o del hecho que la batería y la electrónica asociadas se integran en el cinturón del combatiente.

Uvision, asociada a EINSA, propone interesantes y efectivas soluciones en torno a sus avanzadas municiones Hero, que son autónomas y se mueven hacia un área determinado para, actuando a modo de merodeador, esperar el mejor momento para alcanzar con precisión su objetivo, ya sea un vehículo o sistema o, incluso, una persona concreta dentro de un grupo.

Como habrán podido leer, este taller va a ser, seguro, un elemento impulsor de lo que el MOE requiere y necesita y de lo que desde el segmento industrial va a ser capaz de ofrecerle, un proceso que nos va a sorprender por lo rápido de la evolución que llegará en unos pocos años en varios ámbitos de la capacidad del combatiente de OE. (Octavio Díez Cámara)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.