Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Entrevistamos al General de División Antonio Tocón Díez, Jefe del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil española

A lo largo de sus más de tres décadas de existencia, el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil ha experimentado notables cambios, tanto en lo que afecta a su dotación humana, como a sus operaciones y capacidades. Hoy, como nos explica el General Tocón en esta completa entrevista, es la Policía Judicial Específica Medioambiental de la Guardia Civil y un modelo de referencia que rebasa  las fronteras españolas, y es así en un escenario global, el del cambio climático, gran desafío medioambiental y socioeconómico del siglo XXI, como bien define el jefe del SEPRONA.

En su opinión ¿qué ha hecho de SEPRONA uno de los servicios más valorados dentro de la Guardia Civil?

El Cuerpo de la Guardia Civil ya en su creación en 1844, tanto en el primer Reglamento para el Servicio como en la Cartilla del Guardia Civil, verdadero código deontológico de la Institución, incluía disposiciones específicas sobre el compromiso de los guardias civiles con respecto a la protección de los montes, caza, pesca y en general cuidado de la naturaleza.  Son pues más de 175 años velando por nuestro entorno, cada vez con más celo, formación y profesionalidad. 
En 1988, con el fin de asumir con el rigor que se merece la atribución expresa de la ley orgánica 2/86 de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en la que se encomienda a la Guardia Civil “velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y medio ambiente, de los recursos hidráulicos, así como de la riqueza cinegética, piscícola, forestal y de cualquier otra índole relacionada con la naturaleza”, se creó el Servicio de Protección de la Naturaleza, el SEPRONA, convirtiéndose de esta manera en la primera policía medioambiental de Europa y una de las más potentes del mundo.
Los problemas medioambientales que se ciernen sobre el planeta y la necesidad de conservar los recursos naturales que garanticen una adecuada calidad de vida, han propiciado el desarrollo de una conciencia ambiental colectiva que viene materializándose a través del amplio desarrollo legislativo relacionado con el medio ambiente. Numerosas normas emanadas desde las distintas Instituciones tanto a nivel Nacional, entre ellas, la Estrategia de Seguridad Nacional, como Europeo o extracomunitario han obligado a incrementar las medidas de vigilancia y control de las actividades humanas potencialmente generadoras de distintas amenazas a la naturaleza y medio ambiente. Sin embargo es imprescindible contar con una fuerza de seguridad especializada que vele por el cumplimiento de esta extensa normativa, y eso es lo que hace precisamente el SEPRONA. Somos una fuerza dedicada a la protección de la naturaleza de forma integral, interviniendo en labores de prevención y concienciación, desarrollando una labor de control administrativo y, en última instancia, desarrollando investigaciones sobre delitos contra el medio natural.
En los más de 30 años de existencia del SEPRONA la especialidad ha evolucionado notablemente, aumentando no sólo en número de efectivos, sino en los cometidos y áreas de actuación, adquiriendo mayores capacidades hasta convertirse en la Policía Judicial Específica Medioambiental de la Guardia Civil y un modelo de referencia que rebasa nuestras fronteras.
Inicialmente se configuró como una especialidad eminentemente rural, siendo la motocicleta todoterreno su característica más visible. Sin embargo, con el paso de los años, el SEPRONA ha ampliado su ámbito de actuación a conductas  como la contaminación, la seguridad alimentaria, la investigación de incendios forestales, la protección de los animales domésticos, el Patrimonio Histórico, el tráfico internacional de especies, etc., multiplicando sus capacidades hasta nuestros días con el uso de técnicas de investigación policial innovadoras y medios técnicos de última generación, complementados con informes técnico-periciales vinculados a cotejos de ADN de diferentes especímenes.
Como puede verse, la protección integral de la naturaleza que desarrolla el SEPRONA conlleva un gran compromiso por parte de todos los que conformamos la especialidad y un esfuerzo continuo de conocimiento de la normativa tan amplia y variada que conlleva. La formación continua es por tanto una necesidad y desde esta Jefatura nos esforzamos en que nuestro personal tenga la más alta cualificación posible.
En este punto quiero resaltar que el éxito del SEPRONA se debe a la implicación de todos sus miembros, a la que se suma la de todas las demás especialidades de la Guardia Civil, y el resto de organismos de la administración del Estado.

Como organización de éxito, ¿qué contactos han tenido con otros cuerpos de protección extranjeros?

Todos somos conscientes que, si bien la protección del medio ambiente debe empezar por la protección de nuestro espacio más cercano, es algo que debe afrontarse desde una perspectiva más amplia que hace imprescindible la colaboración a nivel internacional. 
La experiencia del SEPRONA, con más de treinta años de servicio y casi 2000 agentes dedicados a la protección del medio natural hace que muchos países nos hayan escogido como modelo a seguir. Esta circunstancia coloca a España en un lugar privilegiado en el mapa de la lucha contra la delincuencia medioambiental, desarrollando actividades fundamentalmente a través de nuestra Unidad, internacionalmente reconocida y galardonada por sus trabajos en este ámbito y que en la actualidad sirve de modelo para el desarrollo de Unidades de este tipo dentro de los cuerpos policiales en todo el mundo. Cada vez es más frecuente que seamos requeridos para participar en foros internacionales y servir de referencia a nivel mundial.

No obstante lo anterior, la cooperación policial medioambiental está en un estado verdaderamente incipiente. Es de señalar que fue tan solo hace tres años cuando se consiguió introducir los delitos medioambientales como una de las amenazas a la seguridad de la Unión Europea y poderla incluir en el ciclo político de la UE y por tanto en la plataforma EMPACT, plataforma multidisciplinar contra el crimen organizado que se establece a nivel europeo con prioridades establecidas por los implicados entre las que se encuentra el medio ambiente desde el 2018, un verdadero paso adelante en cuanto a la concienciación de la gravedad de ese tipo de delitos.
Es primordial dar valor no solo a los resultados obtenidos de las distintas operaciones conjuntas que se realizan con los diferentes cuerpos policiales, sino también a las alianzas que son la muestra del compromiso de los Estados y de las fuerzas de seguridad a nivel mundial en la preservación del medioambiente, todas ellas dirigidas y coordinadas por las dos Instituciones policiales más relevantes: Europol e Interpol, las cuales están aunado esfuerzos y llevando a cabo un trabajo de coordinación importante el cual está consiguiendo demostrar al mundo que no solo se debe trabajar conjuntamente en la represión del delito, sino que también se puede.
Como ejemplos a señalar en la cooperación internacional desarrollada por el SEPRONA cabría mencionar que este año estamos presidiendo la red EnviCrimeNet, una asociación de policías con competencias medioambientales con el propósito de asesorar a la UE en cuanto a la adopción de políticas de protección del medio ambiente desde el punto de vista de las fuerzas de seguridad. Otro esfuerzo importante que lideramos es la red Jaguar, conformada por policías medioambientales de América Latina. Esta red informal está permitiendo intercambiar buenas prácticas y mejorar la colaboración a ambos lados del Atlántico, obteniendo excelentes resultados

En este sentido, ¿Qué países quieren “imitar” este servicio?

Las relaciones internacionales establecidas en el marco de la Unión Europea no son nuevas, como comentaba anteriormente, dichas relaciones se asientan desde hace tiempo sobre las bases de legislación comunitaria implantada y en pleno desarrollo acorde a las nuevas necesidades de protección medioambiental. Quizá los dos mejores ejemplos en un entorno próximo los conformarían los Carabinieri italianos, que acaban de absorber al Cuerpo Forestal del Estado servicio forestal y han creado una unidad similar a la nuestra. El otro ejemplo lo constituye el SEPNA de la Guardia Nacional Republicana de Portugal. Más allá de estos dos servicios creados siguiendo nuestro modelo, ningún país europeo dispone de nuestras capacidades. 
Fuera de Europa emergen colaboraciones nuevas con países tan dispares como Perú o Congo. Con Perú se están realizando jornadas de trabajo y exposición por parte de la Fiscalía Coordinadora de Medio Ambiente y Urbanismo y el SEPRONA, sobre técnicas de investigación, coordinación y colaboración entre estas dos instituciones en la lucha contra el delito medio ambiental, presentándose dicho modelo coordinado como un modelo de éxito importable por las autoridades peruanas con adaptación a su sistema judicial, procesal y policial. 


Las relaciones con el Congo se fundamentan sobre la base de la experiencia del SEPRONA en el empleo de unidades caninas como herramienta policial y más en concreto en la lucha contra el tráfico de especies. Así mismo, también se está desarrollando la formación de Ecoguardas entre el personal del SEPRONA y de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación.
De la experiencia acumulada en este ámbito internacional, se podría afirmar que el modelo español del SEPRONA de la Guardia Civil, como policía integral en la defensa medioambiental, es envidiado por todos los países con los que interactuamos, siendo testimonio de ello las numerosas solicitudes de visita para conocer nuestra organización y despliegue, así como nuestro modelo de coordinación nacional e internacional que llevamos décadas perfeccionando.
Actualmente, desde la red Jaguar, estamos liderando una iniciativa para potenciar la creación de unidades similares a las nuestras en América Latina.

¿Cómo colaboran otros organismos, especialmente el Servicio Aéreo con sus helicópteros, en la labor del SEPRONA?

La Guardia Civil es una fuerza de policía integral con estatuto militar, y sus 80.000 componentes llevan a cabo sus actividades en la totalidad del territorio español, incluyendo sus aguas territoriales. Entre su ámbito de responsabilidad destacan las funciones de seguridad ciudadana, la lucha contra el crimen organizado, el terrorismo, el orden público, el control de fronteras, aduanas, control de armas, etc. 
Para poder cumplir con éxito todas estas misiones es necesario que existan unidades especializadas en diversos cometidos, entre ellos el de protección de la naturaleza, sin embargo, la clave del éxito reside en que estas unidades especializadas reciben el apoyo de todos los demás componentes del Cuerpo. A mi me gusta hacer un símil con un iceberg, del que la parte visible sería el personal especialista, en este caso los casi 2000 componentes del SEPRONA, pero que tiene bajo la superficie el sustento de los restantes 80.000 componentes de la Guardia Civil.
No obstante, y pese a recibir el apoyo de todas las unidades, existen otras con las que se trabaja más habitualmente y cuyo apoyo se hace indispensable y es vital dicha colaboración durante el desarrollo de algunos servicios. El Servicio Aéreo colabora activamente con el SEPRONA  durante el desarrollo de operaciones en las que se investigan delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente. Desde el aire se inspeccionan puntos del territorio cuya visión general hace posible una mejor lucha contra esa delincuencia medioambiental. Su actuación más visible de colaboración podría ser la vigilancia de los incendios forestales, pero también presta importantes servicios en el control de la pesca ilegal, la localización de pozos ilegales, la contaminación marina y un largo etcétera. 

Son especialmente importantes los grupos de trabajo, reuniones, apoyos y servicios que se establecen entre las dos especialidades en la lucha contra incendios forestales, gestión de residuos, focos de emisión contaminantes, inspección y localización de pozos y extracciones ilegales, etc.  La versatilidad de estos servicios con el servicio aéreo contribuye notablemente en el avance y resolución de las investigaciones en curso.

¿Qué nuevo material ha incorporado el SEPRONA y cómo podrían mejorar sus medios en tecnología?

El SEPRONA debe evolucionar al ritmo de la sociedad en la que nos encontramos y aprovechar las nuevas tecnologías en su beneficio. Así, el empleo de cámaras térmicas, medidores de ondas electromagnéticas, cámaras de fototrampeo, kits de videovigilancia, captador de partículas en suspensión, sistemas de extracción forense de evidencias digitales, drones y un largo etcétera constituyen elementos técnicos que se han ido incorporando al trabajo diario de nuestros equipos y que facilitan indudablemente nuestras actuaciones. 
Cada vez se desarrollan con más frecuencia nuevos grupos de apoyo técnico en cada una de las unidades al objeto de poder implementar los nuevos avances tecnológicos en el desarrollo de operaciones. También es habitual la participación del SEPRONA en proyectos de I+D, nacionales y extranjeros, en los que buscamos soluciones innovadoras para facilitar nuestro trabajo. Existe una estrecha relación con el Servicio de Innovación Tecnológica del Cuerpo, con el que compartimos muchos proyectos.

¿Tienen o van incorporar Sistemas Aéreos Remotamente Tripulados (RPAS) para llevar a cabo su labor?

Dichos sistemas ya existen en las unidades y se está procediendo a la formación de agentes para el manejo de los mismos. Se disponen actualmente de varios equipos ya en funcionamiento.
A nadie se le escapa las múltiples posibilidades que este tipo de aparatos puede aportar al trabajo diario de las fuerzas de seguridad. El SEPRONA es consciente de ello y está incorporando progresivamente estos elementos, siempre con la prudencia que implica introducir nuevas herramientas y las limitaciones que actualmente la legislación mantiene sobre su uso.

¿Cuáles son los nuevos desafíos en lo que respecta a delitos de medio ambiente  a los que se tienen que enfrentar?

El cambio climático constituye el gran desafío medioambiental y socioeconómico del siglo XXI. Los delitos medioambientales ocupan la 3ª posición en el ranking delictivo , estando considerados como una de las actividades criminales más lucrativas. Son una modalidad delictiva cada vez mayor, y con un potencial impacto devastador para la totalidad de la población. 
En este sentido, España ocupa un lugar privilegiado en cuanto a recursos naturales y zonas de especial protección medioambiental se refiere, siendo el país de la Unión Europea con mayor biodiversidad y compartiendo el primer puesto con Estados Unidos como primer país del mundo en reservas de la biosfera designadas por la UNESCO.


De esta forma, en nuestro país, el Gobierno de la Nación ha apostado por abordar esta temática, constituyendo la defensa del medio ambiente y lucha contra el cambio climático, una de sus prioridades, llegando incluso a crear una vicepresidencia para la transición ecológica y el reto demográfico.
Igualmente conviene destacar que la nueva Estrategia de Seguridad Nacional 2017 incluye la preservación del medio ambiente entre sus 15 objetivos estratégicos. Así mismo, la recientemente aprobada Estrategia Nacional contra el Crimen Organizado y la Delincuencia Grave para el período 2019-2023 incorpora también los delitos graves contra el medio ambiente. Como soporte a estas actuaciones, desde el punto de vista policial el principal actor en la lucha contra este tipo de delitos es, indiscutiblemente, el SEPRONA de la Guardia Civil.
En cierta medida el medio ambiente está de moda, y son muchas las administraciones que, de una u otra materia, ejercen competencias en este ámbito. Esta situación ocasiona a veces descoordinación y duplicidades, motivo por el cual, en el marco del plan TIFIES contra el Tráfico y el Furtivismo Internacional de Especies Silvestres, contempla la creación de una Oficina Central Nacional de Análisis de Información sobre Actividades Ilícitas Medioambientales en el seno del SEPRONA. Esta oficina, verdadero punto focal de análisis y coordinación, nace con la vocación de aportar inteligencia medioambiental a todas las administraciones y organismos con competencias en la materia buscando fomentar sinergias y la colaboración a nivel nacional e internacional. 

¿Cómo se prepararan para la enorme amenaza que supone la época estival por los incendios forestales?

Actualmente el SEPRONA tiene dos compromisos prioritarios: el agua y el fuego. Por la situación geográfica de España, el cambio climático y la consiguiente desertización nos afecta particularmente, por lo que la preservación de los acuíferos es fundamental. 
La otra gran amenaza que  sufre la península Ibérica son los incendios. Todos recordamos los grandes daños que causó el fuego en Portugal y las enseñanzas sacadas de esos desgraciados incidentes nos incitan a trabajar sin descanso tanto en la prevención como en las investigaciones posteriores, destacando una vez más como actuación estratégica en este ámbito la creación de una unidad específica en el seno del SEPRONA dedicada a la investigación de los incendios para exigir responsabilidades a los responsables.
El SEPRONA destaca por sus labores de vigilancia preventiva y persuasoria a través de la denuncia de los incumplimientos normativos,  por su trabajo de investigación criminal. Prevenir, colaborar en la extinción e investigar incendios forestales, dar la respuesta policial adecuada ante la problemática de los incendios forestales, de conformidad con las competencias asignadas a la Guardia Civil por nuestro ordenamiento son pilares básicos en la lucha contra el fuego.


Cada año, se refuerzan las distintas unidades de la Guardia Civil en la lucha contra los incendios forestales, y particularmente este, se han incorporado los mejores  especialistas de toda España a la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (UCOMA) los cuales se desplegarán a los lugares de incendios relevantes para dar cumplimiento a todas esas competencias nombradas con anterioridad.
No existe duda alguna de la existencia en España de auténticos expertos en la lucha contra la extinción de incendios forestales. En este sentido la labor del SEPRONA se centra en la investigación del autor y análisis del perfil de incendiario, quién y por qué incendia el monte?

¿Qué formación específica reciben los mandos y números que se incorporan al SEPRONA?

Como ya se ha mencionado anteriormente, la preocupación para que los miembros del SEPRONA cuenten con la mejor preparación es una constante.
Todos los miembros del SEPRONA, para poder acceder a la especialidad, deben llevar a cabo un curso de formación en el Centro de Perfeccionamiento de la Guardia Civil, centro donde existe un área específica de protección de la naturaleza encargada de impartir los conocimientos necesarios. 

Actualmente se está en proceso de adaptación de estos cursos de acceso a las nuevas necesidades del servicio. Básicamente habrá un curso de dirección para mandos y un curso básico para el resto de personal. En estos cursos se impartirán conocimientos específicos medioambientales pero también relacionados con técnicas de investigación, conducción todoterreno y terminarán con una fase en el Centro de Estudios Jurídicos del Ministerio de Justicia donde nuestros componentes adquirirán la condición de policía judicial específica.

Una vez incorporados a la especialidad, todos los años llevamos a cabo cursos, jornadas o seminarios donde se explican nuevas técnicas o se abordan problemas nuevos que permiten desarrollar campañas de prevención en distintos ámbitos. El año pasado fue novedoso el curso que se desarrolló conjuntamente con la Escuela de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid en el que se explicaron técnicas innovadoras de identificación de maderas, lo que permitió lanzar acto seguido una campaña a nivel de toda España para el control de especies forestales protegidas con buenos resultados.
Finalmente estamos trabajando en la formación universitaria de nuestros agentes, muchos de los cuales ya disponen de una carrera, para obtener la titulación de experto universitario o incluso máster en medio ambiente.

Esta idea, la de la formación, es un claro ejemplo de la buena sintonía de la Jefatura del Servicio de Protección de la Naturaleza con el resto de administraciones a nivel autonómico, estatal y mundial implicadas en la Protección de la naturaleza, constituyendo una de las fortalezas del SEPRONA por cuanto contribuye a potenciar nuestro mayor tesoro, que no es otro que cada uno de los especialistas de esta gran unidad que es el SEPRONA.
 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.