Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Entrevista al Coronel Luis Maciá García, responsable del programa de renovación del CH-47

El coronel Maciá, experimentado piloto del Ejército de Tierra, ha realizado buena parte de su carrera en las FAMET (Fuerzas Aeromóviles del   Ejército de Tierra). El 4 de marzo de 2015 fue nombrado Jefe del Programa de Renovación del Helicóptero de Transporte CH-47 por el SEDEF (Secretario de Estado de Defensa).

Defensa: ¿Cómo podría definirse lo que se va llevar a cabo con la actual flota de “Chinook”?

Coronel Luis Maciá García: Como dice el nombre del Programa, estamos ante una renovación, es decir, un paso intermedio entre lo que habitualmente se considera una modernización de la flota y lo que sería la adquisición de helicópteros nuevos. El hecho de adquirir células nuevas a Boeing nos demuestra que estamos ante un grado mayor que el de una modernización. En el proceso se van a reutilizar un total de 39 componentes mayores del modelo D en la cadena de producción, que incluyen los motores, trasmisiones, palas, generadores, etc. De esta forma, se consigue un importante ahorro del coste total sobre lo que sería uno nuevo. Además, los CH-47F adquiridos a Boeing incorporarán unos centenares de elementos comunes con el modelo D y, aunque no se pueden utilizar en la cadena de producción, servirán como piezas de repuesto para la flota del modelo F.

Defensa: ¿Cómo se va a realizar el proceso de adquisición?

CLMG: La mayoría de las adquisiciones de material de Defensa fabricado en Estados Unidos se realiza a través de las diferentes ramas de las Fuerzas Armadas de dicha nación, mediante lo que se denominan casos FMS (Foreign Military Sales), con lo que, además, se aprovecha la gran experiencia lograda por el US Army en la renovación de su flota de Chinook, lo que evita riesgos tecnológicos al programa y permitirá obtener la certificación de aeronavegabilidad norteamericana, haciendo más sencillo el proceso de este certificado en España. Una vez se firme la LOA (Letter of Offert and Aceptance) con el US Army Security Assistance Command (USASAC), se iniciarán los trabajos previstos en ella en la planta de Boeing Helicopter de Ridley Park, sita muy cerca de Filadelfia (Pensilvania). Boeing construirá los 17 helicópteros utilizando los materiales que se remitirán desde España en su línea de producción.

Foto: Uno de los CH-47F del US Army, modelo al que se estandarizarán los actuales Chinook del ET (foto Boeing).

Así, desde España se enviarán a Ridley Park cuatro juegos de dichos elementos, que se incorporarán a los primeros 4 heli­cóp­teros durante el proceso de producción. Una vez completado el proceso de pruebas en vuelo y aceptación, estos elementos se desmontarán y se volverán a reutilizar en la cadena de producción, la célula de los helicópteros se trasladará a España por vía marítima y, una vez en Colmenar, se les montarán dichos sistemas, procedentes de otros del modelo D de la actual flota del BHELTRA (Batallón de Helicópteros de Transporte) V, en un proceso que contará con el apoyo técnico de Boeing Helicopters a través de alguna empresa aeronáutica que la multinacional contratará en España para realizar los trabajos. Previamente a su uso en la cadena de producción, los motores Honeywell T-55-GA-714A y los elementos dinámicos se revisarán, ya que no se pueden poner en la cadena de producción sin antes pasar por ello. Asimismo, el programa prevé que se instale un freno de rotor en las transmisiones de combinación, a fin de parar antes el movimiento de las palas cuando se opere en navíos anfibios, como es el caso del Juan Carlos I de la Armada.

Defensa: ¿Cuánto tiempo durará el proceso y cómo se escalonará?

CLMG: El programa tiene una duración prevista de ocho años. Así, si se firma el contrato este verano, tras la correspondiente aprobación del Consejo de Ministros, se mandarían los 4 packs de elementos desde España a Filadelfia en octubre, para su puesta a punto previa y posterior montaje en las 4 primeras unidades, dando comienzo al proceso en la segunda mitad de 2018 y, dado que la construcción de un Chinook nuevo dura tres años, se recibirían los primeros en 2021. Para mantener la capacidad de estos medios de transporte pesado en España se escalonará el encargo y las entregas. Así se prevé recibir un primer lote de 4 en 2021, 4 en 2022 y lotes de 3 los años 2023, 2024 y 2025.

Defensa: ¿Cuánto costará la operación, los 1.300 millones de dólares que recoge la autorización de la DSCA (Defense Security Cooperation Agency)?

CLMG: No, cuando se solicita la autorización al Congreso de Estados Unidos se pone un techo bastante superior a lo que luego está establecido en la LOA. Esto se hace para no quedarse cortos en caso de requerir más servicios y de esta forma se prevé que, si sucede alguna posible elevación de los costes en el programa, no sea necesario volver a pasar por el Congreso. En concreto, nosotros solicitamos la modernización de nuestra flota de CH-47 a través de una LoR (Letter of Request) en abril de 2017. El US Army ha estado trabajando junto con Boeing en la redacción de la LOA, cuyo borrador final hemos recibido en abril de 2018, que valora los trabajos necesarios y el resto de peticiones de la LOR en unos 900 millones de dólares, aunque el coste total del Programa asciende a unos 1.058 millones de euros, ya que incluye otros elementos nacionales. Dados los cambios de valoración, prefiero referirme a los costes de la LOA en dólares. Esta cifra incluye la totalidad de la renovación, la construcción de los helicópteros, todos los nuevos equipos de comunicación y EW (Electronic Warfare) que vienen instalados, sistemas de misión en la aeronave y tierra, mantenimiento de la flota en España durante cinco años, además de un completo stock de repuestos y algunos otros detalles. En total, el coste de producción de cada una de las nuevas aeronaves, sin incluir los sistemas que aporta el ET, es de unos 38 millones por unidad. El resto hasta los 900 es el coste de elementos solicitados en la LOR.

Foto: Uno de los CH-47F australianos operando desde el navío anfibio L01 HMAS “Adelaide” (foto Ministerio de Defensa de Australia).

Defensa: ¿Qué particularidades tendrán los CH-47F españoles?

CLMG: Serán estándares al resto de los que operan nuestros aliados de la OTAN, lo que facilitará la interoperatividad, aunque contarán con tres elementos específicos: llevarán equipos de comunicaciones españoles iguales a los que emplean los NH90 y las otras aeronaves de las FAMET, un nuevo sistema de enganche para realizar fast-rope y el freno de rotor para su uso en operaciones anfibias.

Defensa: ¿Qué vida útil tendrá la flota una vez renovada?

CLMG: Se estima en otros 30 años, por lo que si los trabajos se acaban en 2025, nos iremos a una operatividad hasta pasado el año 2050, fecha en la que el diseño de Boeing será ya centenario.

Defensa: ¿Por qué es tan necesario poner en marcha el programa este mismo año?

CLMG: Lo primero, comentaré que la LOA tiene una validez de sólo tres meses, por lo que, dado que se autorizó a finales de abril su validez acabará a finales de este mes de julio. En el caso de que no se firmase antes de agosto, se tendría que redactar una nueva LOA y el coste aumentaría en más de 40 millones de dólares, ya que aprovechamos una ventana que nos proporciona el Army para conseguir un precio más ajustado. Además, existen otros tres factores fundamentales. El primero es que el US Army, a partir de septiembre de este año, deja de publicar los boletines de aeronavegabilidad del modelo CH-47D, lo que implica que el Ejército de Tierra debe buscar soluciones alternativas, cada vez más costosas y sin seguridad de que haya repuestos de los elementos que vayan quedando obsoletos. El segundo es que está previsto que la línea de producción del CH-47F de Boeing deje de fabricar este modelo en 2026, por lo que no aceptarán más pedidos en 2022-23, ya que se van a centrar en fabricar la siguiente versión de CH-47, que incorporará algunas de las mejoras del modelo G de operaciones especiales. Este nuevo modelo no será compatible con el modelo D de nuestra flota, por lo que no se podrían reutilizar elementos de éste en el nuevo. De no entrar en este ciclo de modernización, técnicamente no se podría hacer la renovación a la siguiente versión, sino que habría que comprarlos nuevos y dese­char los modelos D. Por último, como he comentado anteriormente, los elementos reutilizables tienen que estar en la cadena de producción en abril de 2019 y para ello tenemos que enviarlos en octubre de este año 2018.

Defensa: ¿Cómo favorecerá el programa a la industria nacional?

CLMG: Las 4 primeras unidades que se reciban en España estarán dotadas de los equipos EW norteamericanos, lo que asegura la posibilidad de despliegue de 4 unidades en caso necesario con las medidas de protección necesarias, cuya integración, a efectos del  certificado de aeronavegabilidad, ya ha sido realizada en Estados Unidos. Está previsto adquirir un quinto sistema para usar como reserva. La intención del Programa es dotar a la flota española del CH-47F del sistema de guerra electrónica que se utiliza en el resto de nuestras flotas. Este sistema es el desarrollado por la empresa Indra y, para llegar a ello, nuestra intención es empezar con el proceso de instalación y certificación una vez tengamos 5 helicópteros en España, utilizando 1 como prototipo para este fin. En el sistema de guerra electrónica, tenemos intención de incluir el sistema DIRCM (Directed Infrared Countermeasure), también de Indra Sistemas.

Igualmente, esta multinacional española intervendrá en otra parte fundamental del programa, que es la de la actualización del actual sistema de simuladores/entrenadores del CH-47D que opera la ACAVIET (Academia de Aviación del Ejército de Tierra) en su centro de simulación situado en la base Coronel Maté. Se reutilizarán todos los sistemas que se pueda y que ya estamos definiendo en la Oficina de Programa, pero habrá que actualizar una serie de elementos para adaptar el simulador/entrenador a la nueva versión y a la tecnología actual de simulación. La idea es aprovechar al máximo los elementos que disponemos para abaratar los costes. Dentro del concepto de simulación, se desarrollará un nuevo Sistema de Entrenamiento Interactivo Basado en Ordenador (CBITS), aunque habrá muchas leccio­nes que sean iguales a las que hay en el modelo D, pues, como ya he dicho con anterioridad, muchas partes son comunes. También queremos introducir los Parts Tasks Trainers (PTT) para instrucción de cabina, que están dando unos resultados muy positivos en los NH90 y estamos analizando la posibilidad de un simulador de mantenimiento. Igualmente, la industria española, encabezada por Indra, está desa­rrollando un sistema de planeamiento de misión, o AMPS (Aviation Mission Planning System), para utilización estandarizada en España (está prácticamente disponible en Tigre y NH90), que también se adaptará en los nuevos CH-47F.

Además, y por último, se debe tener en cuenta la necesidad de mejorar y ampliar las infraestructuras que existen en la actualidad para el modelo D. No debemos olvidar que estos nuevos helicópteros con muchísima tecnología digital tienen otras necesidades respecto a los antiguos modelos analógicos. Así, el BHELTRA V tendrá que ampliar sus instalaciones para poder acoger los nuevos sistemas de mantenimiento del Foxtrot y dotarse de algún hangar más para albergar todos los CH-47F, cuya mayor complejidad tecnológica desaconseja que duerman en la plataforma. También debería ampliarse el edificio que acoge el sistema de simulación del Chinook para incluir las nuevas necesidades de simulación y los PTT. No obstante, es el Ejército de Tierra el que tiene que comprobar las instalaciones que posee y preparar los documentos necesarios para las mejoras que considere. En total, el techo del programa se valoró en casi 1.058 millones de euros y se ejecutará en un periodo de tiempo que va desde 2018 hasta 2028 y engloba las aeronaves, sistemas AMPS y guerra electrónica, simuladores e infraestructuras.

Defensa: Dado que el CH-47 es un elemento vital para la defensa de España, ¿qué disponibilidad habrá de este material?

CLMG: Se pretende que en España siempre esté disponible una flota de al menos 6 unidades operativas y desplegables, ya sea de la versión D, al principio, o una flota mixta de D y los nuevos F, que posibilitase la creación de una unidad de despliegue, tanto para operaciones militares, como de apoyo a operaciones civiles.

Foto:  Los Chinook son fundamentales. tanto para apoyar las operaciones militares, como para las de asistencia ante desastres (foto Julio Maíz).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.