Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

“Estamos en proceso de desarrollo de dos medios imprescindibles: los morteros sobre vehículos y las armas por control remoto que montarán nuestros VAMTAC”

Entrevistamos al Comandante General de la Infantería de Marina española General de división Antonio Planells Palau. El general de división Planells Palau fue nombrado en enero de 2018 comandante general de la Infantería de Marina (COMGEIM) española, la más antigua del mundo. Desde el pasado 1 de octubre suma, además, la también importante responsabilidad del mando de la operación internacional “Atalanta”, que lucha contra la piratería en aguas del Océano Indico.

 

 

Defensa: ¿Cuál es la actual situación de la Infantería de Marina en general y cuáles sus objetivos más inmediatos?

COMGEIM: La situación de la actual Fuerza de Infantería de Marina (FIM) hereda, al igual que muchos otros organismos de la Administración y en particular en las Fuerzas Armadas, del inoportuno paréntesis que la crisis nos impuso a todos los españoles, y que, en nuestro caso particular, supuso la inoportuna interrupción en la modernización de algunos medios que, por su vejez y uso, ya entonces daban muestras de requerir un relevo urgente y ahora se ven agudizadas por las carencias en su sostenimiento. Mis objetivos a corto y medio plazo, como le será lógico comprender, se encuentran perfectamente alineados con los fijados por el AJEMA (Almirante General de la Armada).

Por un lado, en el ámbito del personal se estudian medidas para incrementar los efectivos de las unidades que se quedaron sin completar allá por los años en los que arrancó la crisis. En el ámbito de material, como le decía, nuestras necesidades son la renovación urgente de los medios que se han quedado obsoletos y nos exigen grandes esfuerzos para mantenerlos operativos. Entre ellos está la modernización o adquisición de nuevos vehículos anfibios, artillería y carros de combate. Y por último, el tercero de los objetivos es tratar de incrementar la participación de unidades en el esfuerzo común de operaciones en el exterior, por dos razones: la primera supone la adquisición de experiencia para los infantes de Marina, a la par que representa un estímulo moral por sentirse útiles; y la segunda, es una razón más económica al permitir financiar con ese presupuesto algunas carencias y necesidades de material.

Defensa: ¿Deben incorporar más personal?

COMGEIM: Partimos de cierto déficit como consecuencia de la crisis económica, que impidió que pudiéramos completar todas nuestras necesidades. No obstante, el futuro lo veo con cierto optimismo, ya que desde el año 2017 se viene apreciando un importante incremento en el número de plazas en las diferentes convocatorias para el ingreso como soldado de IM. Con los dos ciclos para el año 2019 se prevé la incorporación de unos 400 efectivos y esperamos que en años posteriores se pueda mantener esta tendencia hasta alcanzar los niveles de cobertura deseados.

Defensa: El Ejército de Tierra está inmerso en la preparación de la “Fuerza 35”. ¿Trabaja la IM en un programa similar?

COMGEIM: La Armada tiene grabada en sus genes la permanente necesidad de reinventarse. Ello le exige tener que estar continuamente buscando las posibles mejoras en su organización, de forma que le permitan atender sus cometidos de una manera más eficaz y haciendo un uso más eficiente de los medios. Por ello, la FIM no es y no ha sido ajena a este proceso y, desde 2009, se ve inmersa en un profundo proceso de transformación para adaptarse a las circunstancias de cada momento. Los cambios que hemos implementado pueden resumirse por unidades. El Tercio de Armada (TEAR) ha concluido con éxito su adaptación orgánica, que ha significado principalmente la supresión de la Unidad de Base, una unidad regimental de apoyo eminentemente logístico-administrativa, pasando parte de su personal y recursos al Grupo de Apoyo de Servicios de Combate del TEAR y otra parte, a la cadena logística, al Arsenal de Cádiz, para contribuir al sostenimiento fundamentalmente en el ámbito del mantenimiento, no solamente del Tercio de Armada, sino también de las restantes unidades de la FIM y de otras unidades de la Armada que disponen de medios específicos de aquella.

foto: El general Planells con su Estado Mayor durante unas maniobras (foto Armada).

Este cambio nos va a permitir potenciar nuestra logística expedicionaria, pero, a su vez, también mejorar la integración de la especifica de la IM en la de la Armada. En cuanto a la Fuerza de Protección (FUPRO), se ha elaborado un documento que permita adecuar las capacidades actuales a las exigencias que este campo requiere o se vislumbran para el futuro. Todo ello, buscando la eficiencia en el recurso humano, a quien se le exige de una gran especialización y tecnificación. Por último, aunque no por ello menos importante, en cuanto a la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE), la cual acaba de cumplir diez años habiendo demostrado ser una herramienta única al servicio de España, precisamente se encuentra también en pleno proceso de potenciación de sus capacidades, tanto en entidad con la creación del nuevo estol, como en lo relacionado con el material con que dotarla.

Defensa: ¿Cómo se potenciará en el campo de artillería de campaña y antiaérea, vehículos de combate de Infantería y de transporte táctico y logísticos y medios contracarro?

COMGEIM: En lo que a la artillería de campaña se refiere, en tanto en cuanto se determina el sistema más idóneo a nuestras necesidades, cubriremos interinamente esta necesidad gracias a la batería de obuses de 155 mm. M-109A-5 que el Ejército de Tierra nos cederá en breve, que suplirá y mejorará una carencia importante en nuestro apoyo de fuegos. Respecto a los medios de defensa antiaérea, está prevista la modernización de los actuales lanzadores Mistral II y la posible adquisición de un Centro de Operaciones de Artillería Antiaérea Semiautomático Ligero (COAAAS-L), que permita tanto el control positivo de los puestos de tiro Mistral, como la integración de los lanzadores dentro del Sistema de Defensa Aérea de las unidades de la Flota.

En cuanto a los medios contracarro, la Infantería de Marina dispone del sistema de misiles Spike de medio y largo alcance, que satisface con creces las necesidades de la Brigada y de los batallones en dichas distancias. Sin embargo, comprobamos una carencia en el corto alcance para las compañías de Fusiles. En cuanto esta carencia se solucione con el sistema adecuado, la arquitectura de la defensa contracarro de la Brigada estará completa, abarcando también aquellas necesidades que los nuevos escenarios nos imponen. Finalmente, el programa de adquisición de vehículos de transporte táctico VAMTAC se ha ido desarrollando de acuerdo a lo establecido en el plan inicial y va por muy buen camino, pues actualmente ya hay en servicio 73 de los 196 previstos. Asimismo, está ya planeada y en ejecución la renovación de los medios de transporte medios y pesados para dotar a los trenes logísticos de combate de la movilidad que requieren nuestras unidades en operaciones.

Defensa: ¿Qué nos dice de la probable adquisición de los nuevos vehículos de asalto anfibio AAV (Assault Amphibious Vehicle) a Estados Unidos y de la modernización de los actuales al nuevo estándar?

COMGEIM: Como se podrá imaginar, los AAV son uno de los medios característicos y más importantes de las unidades anfibias, como es el TEAR, pues constituye uno de los cuatro componentes, junto con los helicópteros, las lanchas de desembarco Landing Craft Mechanized (LCM) y las embarcaciones de asalto, que conforman el vector de proyección sobre tierra desde los buques. En este caso en particular, además, este medio tiene la peculiaridad de poder progresar sin solución de continuidad desde los buques hasta los objetivos y posiciones en tierra. Como le decía al principio, la renovación de estos medios precisamente se quedó en el año 2006 bloqueado por la desafortunada crisis y ahora, con más de 40 años de antigüedad, se hace urgente su renovación. En este sentido, la Armada hace ya dos años inició un estudio para la renovación de estos vehículos y le puedo adelantar que el AJEMA le ha dado una prioridad muy alta al proceso de adquisición de los nuevos AAV, quedando tan solo pendiente la necesaria financiación.

Defensa: ¿Qué otros sistemas modernizará o incorporará la IM en un futuro próximo y cuáles necesitaría a más largo plazo?

COMGEIM: Como le será fácil comprender, renovar los materiales es clave para mantener las capacidades que hemos conseguido con mucho esfuerzo a lo largo de los años y queremos ser ambiciosos y progresar incorporando nuevas tecnologías a nuestra forma de operar, pero debemos hacerlo con cautela, pues el dinero es escaso y hay que saber en qué debemos gastarlo cuando éste nos llegue. A largo plazo, entre nuestros planes está modernizar el sistema de mando y control de la Brigada, de forma que satisfaga no solo nuestras necesidades, sino también las de la Fuerza Anfibia (buques), con la indisolublemente operamos; todo ello, perfectamente estructurado sobre una arquitectura Communications and Information Services  (CIS) que nos permita también interoperar con nuestros compañeros del ET y aliados. Por otro lado, también se hace necesario mejorar y adquirir nuevos sistemas de vigilancia y observación del campo de batalla, incluyendo no solo cámaras y sensores, sino también sistema aéreos pilotados remotamente, o RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) y los sistemas de defensa contra éstos C-UAS (Counter-Unmanned Aircraft System).

En estos momentos también nos encontramos en proceso de desarrollo, y esperemos que de pronta incorporación, de dos medios imprescindibles para las unidades de maniobra, como son los morteros sobre vehículos y las armas por control remoto que montarán nuestros VAMTAC. En el campo de la seguridad y protección, y aunque no es un tema de exclusiva responsabilidad de la FIM, pero si su operación y manipulación, la Armada se encuentra en pleno proceso de desarrollo de los centros de Control y Vigilancia regionales lo que le permitirá establecer una estructura de seguridad de sus instalaciones acorde a los tiempos y las amenazas actuales, permitiendo con ello un empleo más eficiente de los recursos. En el ámbito de la FGNE, hoy por hoy la mayor prioridad se encuentra en el desarrollo y obtención de embarcaciones adaptadas a los diferentes buques sobre los que pudiesen desplegar, más potentes, mejor dotadas y con un radio de acción y capacidades de combate superiores a las actuales. También estamos analizando la posibilidad de contar con medios de infiltración submarina y vehículos especialmente adaptados al rol de operaciones especiales.

Defensa: Respecto a las operaciones internacionales, además de Malí, ¿en qué otras misiones preparan una posible participación?

COMGEIM: Estamos centrados en la participación en la misión de la UE en Malí, o European Union Training Mission in Mali (EUTMMALI), en la que tenemos desplegados a un total de 65 infantes de Marina de forma continua desde principios de 2018, donde llevamos a cabo, junto a nuestros compañeros del Ejército de Tierra, las misiones de protección de los equipos de entrenamiento y de las instalaciones de la Misión de la UE en dicho país. Pero la FIM, leal al espíritu naval que se le confirió en el Siglo XVI, cuando Carlos I decidió embarcar infantes, soldados de marina, en los buques de la Armada para su protección, hoy también hay infantes de Marina con dicha misión, los EOS (Equipo Operativo de Seguridad), que se integran en las dotaciones de los buques para participar en operaciones tales como, Atalanta, Sophia, etc., despliega en otras misiones de Vigilancia Marítima o de Seguridad Cooperativa que la Armada realiza habitualmente en países amigos, como Cabo Verde, Mauritania, Túnez y Argelia. Con respecto a FGNE, que habitualmente despliega un equipo en la Operación de Apoyo a Irak bajo el mando del Ejército, en breve será ella la responsable de liderar el mando de dicha unidad. Por otro lado, también cuenta con un equipo que opera en los periodos intermonzónicos en el marco de la Operación Atalanta. Y, por último, también es responsable de atender las necesidades que en el ámbito de la seguridad cooperativa puedan requerir otros países, como las ya mencionadas anteriormente. A partir de aquí, como es natural, nuestra ambición es la de poder contribuir con una mayor participación al esfuerzo que España pueda atender en el futuro y para ello nos preparamos día a día.

Defensa: ¿Cuáles son las ventajas del cambio de sede del Cuartel General de la FUPRO?

COMGEIM: El Cuartel General de la FUPRO es de carácter no desplegable. Esto quiere decir que, con los medios de mando y control con los que cuenta en territorio nacional, su ubicación no es un factor determinante para el desarrollo de sus funciones. Sin embargo, el cambio de sede de Cartagena (Murcia) a Ferrol (La Coruña) corrige un desequilibrio territorial que había en el ámbito de la FIM, pues en Cartagena estaban hasta 4 unidades de la FIM, si incluimos la Escuela de Infantería de Marina General Albacete y Fuster, que depende de la Dirección de Enseñanza y no de la COMGEIM, mientras que en Ferrol solo contábamos con el Tercio del Norte. Este traslado permite, por lo tanto, compensar la distribución geográfica de los componentes del Cuerpo de IM, mejorando con ello las perspectivas de los procedentes de Galicia, aumentando la oferta laboral  en dicha  la región.

foto:  El general Planells durante una reciente reunión en CJTF-HOA en Yibuti, previa a hacerse cargo de la Operación “Atalanta” (foto USAF/Sgt. J.D. Strong II).

Defensa: ¿Cómo debe evolucionar la FUPRO?

COMGEIM: Como es lógico pensar, la FUPRO debe evolucionar al mismo ritmo que evolucionan los medios técnicos disponibles y las amenazas existentes. En este sentido, se ha llevado a cabo un reciente estudio en el que se determinan las posibles amenazas actuales y futuras, el entorno geográfico y las instalaciones a las que debe atender, con el único fin de determinar las capacidades y, por supuesto, su apropiado dimensionamiento. Al mismo tiempo, también se ha tenido en cuenta la necesidad de potenciar las futuras capacidades que podrían aportar en el ámbito expedicionario de sus unidades hermanas; el TEAR y la FGNE, tales como, las unidades caninas, las unidades de policía naval o por qué no, en el futuro, el de los Counter-UAS. En este sentido, y como señalaba antes, la FUPRO aspira a ser un referente en el ámbito de la defensa y seguridad de las bases e instalaciones de la Armada.

Defensa: La FGNE cumple su décimo aniversario. ¿Qué nos dice acerca de su evolución?

COMGEIM: Como le comentaba antes, esta unidad ha sufrido una evolución muy notable. La FGNE aporta unas capacidades que exceden con mucho la suma de las que aportaban las antiguas Unidad de Operaciones Especiales (UOE) del TEAR y la Unidad Especial de Buceadores de Combate (UEBC). Prueba de ello es que próximamente asumirá la responsabilidad de liderar un grupo de operaciones especiales conjunto en Irak, mientras mantiene el resto de los compromisos operativos. En cuanto a su evolución, puedo decirle que ha sabido posicionarse en el mundo de las operaciones especiales donde, a pesar de su corta historia, ha dejado patente en varias ocasiones su alta preparación, profesionalidad y eficacia. Pero no debemos relajarnos. Todavía le queda mucho camino por recorrer, no solo en cantidad, sino en calidad. En cuanto al primero, la unidad se encuentra en pleno proceso de crecimiento, lo que le permitirá en el futuro atender nuevos compromisos. Y en el segundo, no se nos debe escapar que sus medios materiales requieren, para poder atender sus necesidades, una continua modernización.

Defensa: ¿Y de su próximo incremento con un estol nuevo?

COMGEIM: Al hilo de la pregunta anterior, como decía antes, la apertura de un nuevo estol responde a la demanda que cada vez más la Armada tiene de la FGNE. Ello nos permitirá compatibilizar su alto ritmo operativo con el necesario adiestramiento que le permita mantener las capacidades que se le puedan demandar, incluso innovando en aquellos aspectos que las mejoren y, por último, y no por ello menos importante, con el necesario descanso de sus componentes. En resumen, la conformación de este nuevo estol permitirá articular unos ciclos operativos mucho más racionales y, con ello, más eficientes.

Defensa: ¿Cuál ha sido su trayectoria profesional y su experiencia previa a estar al frente del TEAR?

COMGEIM: Puede decirse que mi trayectoria a lo largo de estos 36 años, desde que salí de la Escuela Naval Militar (ENM) en el año 1983, ha sido muy variada. Empecé mi carrera de teniente en la Guardia Real y a partir de entonces todos mis destinos de Fuerza han sido en la Flota, distribuidos fundamentalmente en el TEAR, donde he estado en todos los empleos. También he tenido, la oportunidad de estar embarcado en dos ocasiones, primero en la Flotilla de Desembarco y, posteriormente, en el navío anfibio Aragón (T-22). Y una vez diplomado de Estado Mayor he devengado algunos años en el Estado Mayor de la Armada, en la Comandancia General de la IM, y como jefe de Gabinete del AJEMA. Por último, también he tenido el privilegio de estar destinado con los Marines de los Estados Unidos de América en su Centro de Desarrollo de Conceptos en Quántico (Virginia) y, en el ámbito conjunto, en el Gabinete del JEMAD (Jefe del Estado Mayor de la Defensa). En resumen, pues, como le decía al principio, mi carrera ha sido equilibrada, con una lógica y obligada preponderancia hacia la Fuerza de IM, pero con experiencias valiosísimas, tanto en el ámbito de la Flota, del Cuartel General de la Armada, como de lo conjunto y lo internacional.  Y en cuanto a mi experiencia al frente del TEAR, le diré que es la meta más deseada por todo infante de Marina: el mando de la única gran unidad de combate anfibia con que cuentan las Fuerzas Armadas. Supuso un auténtico privilegio y un honor poder compartir con todos sus componentes, hombres y mujeres, una forma muy peculiar de servir a España, tal y como Felipe II nos encomendó en el Siglo XVI: combatir en tierra desde los buques de la Armada.

 

Revista Defensa nº 499, noviembre 2019, Julio Maíz


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.