Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales: forjando combatientes de élite

Buena parte de los militares que forman parte de las plantillas de determinadas unidades de élite se caracterizan por haber recibido un adiestramiento específico intenso y especialmente exigente de cara a capacitarlos para la realización de misiones nada convencionales y de cometidos particularmente demandantes.

El carácter de esa formación definirá la capacidad personal para liderar a unidades de distinta entidad en escenarios desfavorables y en condiciones especialmente hostiles. Esa es una de las principales cualidades que se busca que tengan aquellos que siguen alguno de los periodos formativos que se imparten en la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales (EMMOE) del Ejército de Tierra (ET), centro docente caracterizado por llevar 75 años ya impartiendo cursos de una muy elevada exigencia.

Aprovechando ese hito conmemorativo, nos hemos acercado a esa Escuela para conocer lo que caracteriza su día a día, qué les define y saber algo más de aquello en lo que ya trabajan de cara a un futuro cercano. En ese propósito hemos contado con el ines­timable apoyo de algunos de los mandos que están allí destinados. La EMMOE es una referencia nacional e internacional. Su director, el coronel José Antonio Jáñez Blanco es, desde principios de abril de 2019, quien coordina la actividad de un centenar de militares, asignados tanto a las tareas docentes propias de las clases que allí se imparten, como a cometidos varios, que van desde determinadas experimentaciones de equipo y materiales a las propias del día a día del acuartelamiento San Bernardo, donde están ubicadas las instalaciones principales.

En este último emplazamiento, que está en Jaca (Huesca), se dispone de unos 150.000 m2., de los que hay 20.000 dedicados al edificio principal, donde están los órganos de dirección, los ocho módulos que están acondicionados como aulas o sirven como residencias de tropa y alojamientos, los almacenes de material, el rocódromo y el tatami, la zona de la pista de aplicación en la que se incluye una serie de galerías subterráneas y túneles y aquellos espacios en los que están las aulas para teóricas, los talleres o los almacenes de material. Complementan ese espacio lectivo principal instalaciones como el acuartelamiento de Candanchú y el campamento de Rioseta, el Campo de Maniobras y Tiro de Las Batiellas y distintos puntos de la Jacetania, donde se desplazan profesores y alumnos para llevar a cabo diferentes actividades relacionadas con la función encomendada. Ésta ya se determinó en el Diario Oficial del Ministerio de Defensa nº 251 de noviembre de 1981.

En el texto se específica que tiene como misión principal el ser un centro de enseñanza y asesor del Mando en la misión de especializar y mantener la cualificación de oficiales y suboficiales en el estudio y experimentación de los procedimientos de empleo de las unidades y de los medios, tanto en unidades de montaña como de Operaciones Especiales (OE). Ahondando en ese carácter que les define, y contando que en las cuatro décadas transcurridas desde entonces, se ha incidido en una necesaria evolución, que les ha llevado a depender de la Dirección de Enseñanza, Instrucción, Adiestramiento y Evaluación (DEIAE) del Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC), Es importante la Orden de Defensa, de 10 de julio de 2020, por la que se declara a la EMMOE como centro de referencia para montaña y OE.

Estructura

En la actualidad trabaja con una estructura, evolucionada tras la publicación de la Instrucción 26/2018 de 4 de mayo, en la que se incluye la Dirección, la Plana Mayor de Mando con cuatro secciones; la Unidad de Apoyo a la Enseñanza (UAPE), que cuenta con una Plana Mayor (PLM) de Dirección para coordinar distintos tipos de apoyos, el Elemento de Apoyo Sanitario que cubre el doble rol asistencial y de profesorado, la Habilitación, que asume cometidos de la administración y gestión económica, la Oficina de Innovación, que se activa por adaptación interna para seguir el desarrollo de nuevos proyectos de materiales o infraestructuras; o la Jefatura de Estudios, que engloba activos tan relevantes como el Departamento de Montaña y el de OE, que son los componentes básicos encargados de la organización de las enseñanzas, asumiendo tanto la programación, como el desarrollo de los distintos periodos formativos principales que conforman la actual oferta lectiva.

Paralelamente, y dependientes de la Dirección a través del Jefe de PLM de Dirección, encontramos en la Escuela al Grupo Militar de Alta Montaña (GMAM) y al Equipo de Esquí del ET (EEET). En esta misma sede se encuentran, con la correspondiente sinergia que ello imprime, la sede de la Jefatura de Adiestramiento de OE (JADOE) y de la Jefatura de Adiestramiento en Montaña (JDAM) de la Dirección de Investigación, Doctrina, Orgánica y Materiales (DIDOM) del MADOC. Sobre su evolución histórica, les diremos que fue el 12 de abril de 1945 cuando se crea la Escuela Militar de Montaña (EMM) en Jaca para, entre otros cometidos y manteniendo dependencia directa del Estado Mayor Central del Ejército, gestionar la formación montañera y táctica para oficiales o suboficiales o los cursos de esquí y escalada dirigidos habilitar a cabos 1º como instructores.

A partir de 1957 en su seno comenzaron a desarrollarse cursos de OE también para mandos y recogiendo ese aspecto el 13 de noviembre de 1975 recibiría su actual denominación. Por aquel tiempo su dependencia pasó a ser de la Dirección de Enseñanza y en su estructura se integró en 1983 el Equipo Nacional Militar de Esquí (ENME), que evolucionaría a lo que ahora es el EEET, en el que se han integrado más de 200 componentes; y en 1985 lo haría el GMAM, que desde entonces(1) ha realizado más de sesenta expediciones enmarcadas dentro de más de cincuenta proyectos de investigación, trabajo que tras bastantes años de parón intentan potenciar con actuaciones como el Programa de Alta Especialización en Alpinismo (PAEA), que permitirá impulsar la preparación de jóvenes promesas para que puedan trabajar en este Grupo junto a otros militares muy experimentados.

Desde esos años ha ido variando el objetivo de esta Escuela, que en un principio se ceñía a cursos dirigidos únicamente a cuadros de mando del ET y que han evolucionado también para incluir a la tropa, para dar cabida a jornadas de actualización en ámbitos, como las técnicas SERE (Survival, Evasión, Resistance and Extraction), la actualización de procedimientos y planeamiento de OE, la nivología y el rescate en avalanchas, el tiro en ambiente invernal o la capacitación en la explotación técnica de las operaciones TEO (Technical Exploitation Operations), transformación que, sin perder su ubicación en Jaca y manteniendo el espíritu de los cursos que en ella se imparten, se ha asumido, a la vez que se ha convertido en un Centro Docente Específico (CDE) donde se capacita(2) en OE a personal de la Armada y del Ejército del Aire.

Asimismo, con su apoyo directo se imparten cada año las fases de iniciación a la montaña estival e invernal a medio millar de oficiales y suboficiales de la Academia General Militar (AGM) de Zaragoza y de la Academia General Básica de Suboficiales (AGBS) de Talarn (Lérida), encargándose sus instructores de colaboraciones con otras unidades y asumiendo la realización de seminarios muy especializados de corta duración en temas como nieve y aludes, explosivos, rescate y auto rescate o medicina de montaña para médicos y enfermeros; por cierto, señalamos también lo importante que, además de diplomar a más 4.000 militares españoles en los dos cursos principales de los que les hablaremos con posterioridad, ha sido formar a más de 200 de 18 países y que su paso por la EMMOE haya potenciado tanto lazos personales como institucionales con otros ejércitos.

Cursos principales

El trabajo constante de aquellos que han formado parte de esta Escuela, que se ha convertido en una formadora de formadores, imprime un carácter especial entre sus diplomados. Hoy, el Departamento de Montaña gestiona el que se conoce como Curso de Montaña(3), un periodo muy exigente que ha ido evolucionando en su duración, estructura o nombre para forjar a oficiales y suboficiales en la aptitud de mando de tropas de montaña, una exigencia que fue muy elevada en la época en que el ET mantenía activas las divisiones Urgel nº4 y Navarra nº5 con brigadas de montaña y de alta montaña. Se acaba de iniciar la edición nº 76 de esta capacitación, que exige nada menos que nueve meses de intensas prácticas y de otras muy demandantes en las que, por ejemplo, ahora se añaden capacidades en relación a cómo vivir, moverse y combatir en condiciones de clima frío extremo.

Son más de 30 semanas -5 para el Módulo Básico, 8 para el Específico y 18 para el de Aplicación- en las que hay una carga de trabajo de unas 2.600 h. dirigidas a proporcionar a aquellos que lo siguen una formación integral, en la que es un pilar fundamental su capacitación física y moral, que les permitirá desempeñar el mando de unidades de montaña proporcionándoles conocimientos y destrezas técnicas propias del escenario en el que trabajarán y enseñándoles procedimientos y técnicas específicas con las que potenciar la instrucción y adiestramiento de sus subordinados.

Dado que cada vez más se requiere que las unidades de Montaña, aglutinadas pronto en el Mando de Tropas de Montaña que está previsto activar a mediados de 2021 en Pamplona, se caractericen por su agilidad, preparación y tamaño reducido, se hace énfasis, a través de situaciones difíciles e inciertas, en las que los alumnos tendrán que operar de forma aislada y tomar decisiones en tiempo real, en todo lo relacionado con la movilidad del combatiente y en el fomento de valores como la iniciativa, la responsabilidad o la necesidad de ser especialmente meticuloso en todos los planeamientos. Es un adiestramiento donde algo más del 90 por ciento de las clases son prácticas y un 25 de la instrucción es nocturna. 

Se incide también, en desplazamientos que les llevan a zonas como Candanchú, Jacetania, Valle de Arán, Valle de Tena, Riglos, Valle del Aragón o a Chamonix(4), en primar, como es propio del combate en terrenos montañosos, aspectos como la maniobra, el movimiento, la capacidad de análisis y la necesaria mentalidad que, combinados, permita a los diplomados sacar el máximo partido de las limitaciones del medio en que tendrán que desarrollar buena parte de su actividad profesional.

Sólo unos pocos serán capaces, dentro de esas exigencias de endurecimiento de cuerpo y fortalecimiento de la mente que les permitan afrontar en la mejor de las condiciones un posible enfrentamiento, de estar capacitados para moverse de noche, evaluar riesgos de avalancha, mover cargas en vertical con cuerdas, optimizar las capacidades de los sistemas de comunicaciones, etc., una formación de carácter integral que algunos diplomados dicen que es incluso más dura, intensa y demandante que la de OE. La preparación finaliza con una serie de ejercicios tácticos para que los alumnos, en los que se ha insistido para que desarrollen aptitudes y actitudes como liderazgo, arrojo o compañerismo, empleen las técnicas adquiridas y el conocimiento del medio para dominarlo y combatir con éxito en él.

Un comandante dirige el Departamento de Montaña, que trabaja con mandos con aptitudes de nivel superior en la materia que imparten y se caracterizan en lo profesional por una exigente preparación técnica y física, recurso humano que se refuerza con el uso de los materiales más actuales e idóneos. El Curso incluye las fases Básica, Específica y de Aplicación en montaña estival y otras tres del mismo nombre en invernal, que son complementarias y destacan, durante unos 150 días lectivos, que implican jornadas de no menos de 12 h. diarias, sobre todo en las destrezas de la escalada y del esquí. En relación al nivel de exigencia, comentaremos que al que se inició en septiembre de 2019 y finalizó con la entrega de diplomas el 5 de septiembre de 2020 se presentaron 47 aspirantes de los que se seleccionó a 31 para realizarlo, diplomándose sólo 17 de ellos.

Otros cursos

De forma casi paralela al Curso descrito, que usualmente se realiza en un periodo lectivo de nueve meses, que va de septiembre de un año a junio del siguiente, tienen lugar en la EMMOE otros propios de las OE, que, focalizados en proporcionar diplomados y titulados que puedan formar parte de los EO (Equipo Operativo) del Mando de Operaciones Especiales (MOE) del ET, de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE) de la Armada y del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) del Ejército del Aire, siguen una especialización iniciada en fecha tan lejana como febrero de 1957 con ilusión, manifestada por el capitán Courel que lo coordinaba en estas palabras: El Curso de Guerrilleros empieza hoy. No termina nunca para aquellos que realmente lo toman como estilo de vida.

Los desplazamientos por la montaña que realizan los alumnos de los cursos de Jaca requieren un notable esfuerzo físico y psicológico, pues en muchos casos van cargados con mucho equipo y material (foto EMMOE).

Con el paso de los años(5), la capacitación entonces designada como Curso de Aptitud para el Mando de las Unidades de Guerrilleros ha evolucionado de forma considerable en sus planes de estudios y ha tenido media docena de denominaciones distintas. Actualmente el Departamento de Operaciones Especiales es responsable del Curso de OE para mandos que, contando con más de una decena de grandes bloques de materias que se desarrollan en una treintena de asignaturas, tiene una duración de diez meses -de septiembre a julio, con unos 200 días lectivos en los que se imparten un 90 por ciento de clases prácticas y el resto teóricas- y busca proporcionar a los alumnos aquellos conocimientos que les permitan concebir, planear, conducir y ejecutar las misiones específicas de su especialización: reconocimiento especial, acciones directas y asistencia militar; oficiales y suboficiales graduados en esta especialización serán vitales para, a su nivel, asesorar al Mando sobre aspectos de la conducción de esos tres cometidos.

Sobre lo que se les pide a los alumnos, de los cuáles ya se han graduado más de 1.900, que incluyen algunos guardias civiles y policías nacionales, diremos que es mucho y exigente. En el acto formal de finalización de la última edición, la nº 64, se diplomó a 16 oficiales y suboficiales del ET, 2 de la Armada y 1 del EA, una muy pequeña proporción si tenemos en cuenta que lo iniciaron 48 y que se presentaron como aspirantes 105.

La preparación, que se reparte entre la Fase Básica o de asimilación, la Específica y la de Aplicación, cubre ámbitos diversos relacionados con materias como fotografía, instrucción técnica de combate, operaciones aeromóviles, armamento y tiro, topografía, combate en población; supervivencia, que hace énfasis en técnicas SERER (Supervivencia, Evasión, Resistencia, Escape y Recuperación); táctica, escalada, combate cuerpo a cuerpo, explosivos, transmisiones, Inteligencia, técnicas sanitarias de emergencia, combate en el medio acuático, movimiento y combate en montaña invernal, planeamiento y exposición de operaciones,…, y preparaciones tan específicas como la de paracaidismo, con la realización del Curso de Salto en la Modalidad Automática, que se realiza en la Base Aérea de Alcantarilla de día y de noche, algunos con todo el equipo y armamento personal.

Múltiples marcos

Tras completar un exigente ejercicio final de integración y varios exámenes recibirán el emblema y la boina verde que acreditan su capacitación en OE y les distinguen de otros militares. En la EMMOE no sólo se capacita a mandos, pues en sus objetivos actuales también se incluye la más alta preparación destinada a la tropa. El Departamento que gestiona el Curso anterior es también responsable de la dirección técnica del Curso de Aptitud Básica para OE, preparación dirigida a la tropa que pretende pasar a formar parte de los EO del MOE.

Esta capacitación, que se puso en marcha gracias al trabajo común entre la EMMOE y el MOE en fecha tan lejana como mayo de 2008(6), tiene como finalidad dar a los que lo superan una serie de conocimientos necesarios sobre aquellos procedimientos y técnicas que les permitan integrarse, con la mejor eficiencia, en sus destinos, preparación que exige que pasen entre uno y dos meses, para recibir allí una serie de capacitaciones específicas en temas como la alta y media montaña y las operaciones en escenarios muy fríos, por la Escuela de Jaca. Desde 2013 esta última participa, para seleccionar mejor al personal, en la selección administrativa de los aspirantes y desde la edición del Curso XV de 2019 se ha ampliado el currículo, de forma que ahora es más largo pues dura 24 semanas en las que hay no menos de 1.000 horas lectivas.

Complementariamente, pero coordinado por el Departamento de Montaña, se acaba de dar cabida a una novedad adicional en la capacidad formativa de la Escuela. Desde el 21 septiembre de 2020 se está realizando la primera edición del Curso Básico de Montaña para Tropa que, con objetivos como el servir de aliciente y motivación para los cazadores que tengan al menos dos años de instrucción previa y un nivel inicial acreditado, han iniciado 42 alumnos. Comprende un Módulo Estival de seis semanas y uno Invernal de siete más, capacitación que prepara a los futuros diplomados, que entre otros especialistas incluye a personal del MOE proveniente de los EO de Montaña, en aspectos como la escalada, movimientos por patrullas por distintos tipos de vías o el combate en climas especialmente fríos, de forma que puedan montar y supervisar diferentes pasos técnicos, asistir a sus mandos, hacerse cargo de misiones de notoria exigencia técnica o ser pieza fundamental de la instrucción diaria de sus compañeros.

La tarea formativa que caracteriza a este Centro no acaba ahí. Además de las jornadas que hemos descrito, que podrían evolucionar en un futuro próximo de forma que fuesen la base de partida para organizar cursos de preparación más intensa y amplia, se acaba de completar el 3er Curso de Explotación Técnica de las Operaciones/TEO, que exige a los alumnos superar cuatro semanas de fase a distancia y dos más presenciales en Jaca. Este último pone énfasis, atendiendo a una necesidad operativa muy reciente de las unidades de OE que son desplegadas a distintos teatros de operaciones, a lo que es la obtención de datos biométricos de personas, la aplicación de técnicas forenses o la explotación de dispositivos de almacenamiento digital, telefonía móvil o documentos DOMEX (Document and Media Exploitation), lo que les capacita para identificar, recoger o explotar información y material, así como a personal capturado, en la ejecución de algunas de sus misiones.

Para acabar, no hemos de olvidar que la EMMOE presta apoyos puntuales durante todo el año a la Unidad Militar de Emergencias (UME), Guardia Real, FGNE, Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) y otros más(7), que requieren de cooperaciones concretas en prácticas de montaña o asisten a las formaciones teóricas y prácticas que en sus aulas se imparten. Por lo señalado, esta Escuela es hoy un referente docente del más alto nivel y es importante que se le de valor y contenido para, apoyándola con los necesarios recursos humanos y económicos, potenciar sus capacidades lectivas en beneficio de áreas concretas del adiestramiento militar, que ellos conocen especialmente bien.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.