Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Cazabombarderos “Lighting II” a Europa

Recientemente se desplegaron aviones de combate F-35A con capacidad furtiva (stealth) en el teatro europeo para entrenar junto a los aliados de Estados Unidos, como parte de la Iniciativa Europea de Disuasión. Este es su segundo despliegue en Europa. El primero fue del 34th FS (Fighter Squadron, o Escuadrón de combate), adscrito al 388th Fighter Wing (Ala) a la Base Aérea de la RAF (Royal Air Force) de Lakenheath (Inglaterra), en abril de 2017. El 421st FS, también del 388th Fighter Wing, con base en Hill AFB (Air Force Base), en Utah, es el último escuadrón en dotarse del F-35A, y este es su primer despliegue con el caza furtivo multirrol. Los F-35A llegaron a la Base Aérea de Aviano (Italia) el 23 de mayo, donde participaron en el ejercicio Astral Knight, que también involucró a fuerzas en coalición de Croacia, Italia y Eslovenia.

El 11 de junio, los 12 aviones fueron reasignados a la Base de la Fuerza Aérea alemana de Spangdahlem, donde participan en ejercicios y realizan entrenamientos con otros aviones en Europa como parte de un Theater Security Package (TSP), o Paquete de Seguridad de Teatro de Operaciones, que tiene la intención de rotar a más fuerzas militares estadounidenses por Europa para disuadir a adversarios como Rusia y asegurar a los aliados y socios estadounidenses que la nación está comprometida con la seguridad de la región.

El 421th FS Black Widow (Viuda Negra) recibió su primer avión de combate F-35A Lightning II a principios de año y es el último escuadrón de la USAF en operarlo. Se despliegan en Europa junto con efectivos de otras unidades en servicio activo y de reserva en Hill, incluido el 466th FS.

Alrededor de 300 efectivos, incluidos 26 pilotos, y 12 aviones comprenden el grupo de despliegue principal. El teniente coronel Orzechowski, comandante del 421th FS, indicó que todo el escuadrón estaba muy emocionado de participar en este TSP en Europa, especialmente porque solo pasaron 6 meses desde que el Escuadrón recibió su primer F-35A.

El despliegue ayudará a identificar posibles problemas, particularmente de comunicación, que pueden surgir mientras se trabaja con otros aviones de Estados Unidos y países socios, para que las operaciones en el mundo real sean lo más fluidas posible. Orzechowski afirmó: Para el F-35A, que por primera vez realizó un despliegue de combate la pasada primavera, trabajar en temas de mantenimiento en el extranjero ha sido un desafío, particularmente con el abastecimiento de repuestos de manera oportuna.

Los F-35A también se desplegaron en la española Base Aérea de Los Llanos, en Albacete, para participar en el curso de vuelo del Programa de Liderazgo Táctico, o TLP (Tactical Leadership Program) 19-2, entrenándose con aviones de otros países de la OTAN, incluidos España, Polonia y Grecia. Este curso multilateral se centra en el desarrollo de experiencia táctica aérea, incluida la integración de aviones de combate de cuarta y quinta generación. También participaron en el FWIT (Fighter Wea­pons Instructor Training) de entrenamiento de instructores de armas de combate, que se desa­rrolla en la Base Aérea de Leeuwarden, en Holanda. Los Lighting II no operaban desde ese lugar, sino de Spangdahlem.

Rapid Forge

Para el Operación Rapid Forge, el F-35 se desplegó en varios lugares de Europa como parte de este ejercicio conjunto de preparación. Contó con ese modelo, F-15E Strike Eagle de Seymour Johnson AFB y C-130J Super Hercules de Ramstein y Mildenhall, trabajando conjuntamente para aterrizar, repostar y volver a armar con municiones inertes en aeródromos de avanzada de Polonia y operar fuera de Lituania y Estonia en un día.

También el 100th ARW (Air Refuelling Wing) de reabastecimiento en vuelo de la Base Aérea de la RAF de Mildenhall participó en este ejercicio con su KC-135. El objetivo era expandir una capacidad de adaptación ágil o adaptativa de las fuerzas aéreas, un concepto en el que las aeronaves operan desde ubicaciones avanzadas temporales, a veces controvertidas.

La factibilidad de aterrizar, reabastecerse de combustible y volver a armarse en aeródromos avanzados le da a los comandantes más flexibilidad para atacar y limita la capacidad de los enemigos de tener como objetivo a una fuerza estacionaria. Para el 421th FS, Rapid Forge es otro factor de las aptitudes de combate del F-35, que ha estado aumentando desde que el primer avión llegó a Hill. Estos aviones han recorrido un largo camino y con ese ejercicio se están trasladando las ideas expedicionarias a acciones.

Así, un MC-130J aterriza en un aeródromo remoto y la tripulación, compuesta por despachadores de carga y efectivos, instala rápidamente equipos y líneas de combustible. Luego transfieren carburante del MC-130J a los F-35 y Strike Eagle que aterrizan después mientras los encargados de mantenimiento realizan inspecciones y se preparan para relanzar las aeronaves.

Para los pilotos, aterrizar en aeródromos desconocidos en entornos posiblemente en disputa durante operaciones combate requerirá mucha responsabilidad y confían en el personal de tierra para volver al aire rápidamente. Es esencial contar con las personas y equipos adecuados. Ya que los C-130 llevan sus propias tripulaciones, junto a munición y combustible para el otro avión, el espacio a bordo es muy importante.

La huella de mantenimiento del F-35 debe ser pequeña. Los técnicos pertenecen al 388th Maintenance Group (Grupo de Mantenimiento), que se entrenan de forma cruzada en diversos aspectos del F-35. Su presencia permite una reducción del 65 por ciento en la mano de obra. Por el momento han estado en Spangdahlem de cara al resto de su despliegue de verano antes de regresar a Hill.

Revista Defensa nº 398, octubre 2019,  Ben Gorski y Patrick Roegies.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.