Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

La aviación militar sudamericana y el coronavirus

Las aeronáuticas gubernamentales sudamericanas actuaron tanto en el transporte interno e importación de insumos y distribuir personal médico, como en repatriar nacionales y trasladar  extranjeros a sus países de origen, gracias a los   medios puestos a disposición de sus Fuerzas Armadas.

Brasil

En lo que hace al retorno de sus ciudadanos, la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) fue la primera, utilizando el 5 de febrero aeronaves presidenciales: envió 2 birreactores Embraer E190 (VC-2) a Wuhan (China)  para  quienes deseasen regresar al país sudamericano, partiendo de Brasilia, donde tiene su base el Ala 1 y haciendo escalas en Fortaleza, Gran Canaria, Varsovia y Urumqi (China), regresando por la misma vía para que sus pasajeros pasasen su cuarentena en unidades especiales de la FAB en Anapolis.

El 20 de marzo, el Ministerio de Defensa activó el Centro de Operaciones Conjuntas COVID-19, con 10 mandos cubriendo todo el territorio nacional, sumados al Aeroespacial (COMAE), en funcionamiento permanente. Las Fuerzas Armadas proporcionan recursos operativos y  realizan acciones, desplegándose para apoyar actuaciones federales, controlar pasajeros y tripulaciones en aeropuertos, puertos o terminales cargueras y el trasiego fronterizo. Unidades militares especializadas en DQBRN (Defensa Química, Biológica, Radiológica y Nuclear) descontaminan personal, medio ambiente y material.

foto: Embraer C-390 cargando en Manaus.

La Marina, el Ejército y la Fuerza Aérea apoyan la detección de personas con posibilidad de infección para trasladarlas a centros médicos. Se instalaron y desplazaron hospitales de campaña, ambulancias, etc., utilizándose por primera vez en misiones humanitarias el Embraer KC-390, desde el 12 de abril, cuando una aeronave de esta serie trasladó casi 7 ton. de equipos y una ambulancia desde Río de Janeiro a Manaus, mientras un Airbus C295 llevaba respiradores desde Río de Janeiro/Guarulhos a Fortaleza, como una semana antes lo hacía, junto a un monomotor Cessna Caravan, desde Campo Grande (Mato Grosso do Sul) a Brasilia.

Los Lockheed C-130 Hercules del Escuadrón Gordo ya habían volado desde Río de Janeiro a Manaus y Recife con material médico y algunos Embraer EMB-119 Bandeirante actuaron en misiones similares. Una de las más curiosas fue convertir a carguero un  VC-99C (Embraer EMB-135 VIP), retirando sus asientos para trasladar suministros de salud desde Brasilia a Palmas (Tocantins), Macapa (Amapá) y Belo Horizonte (Minas Gerais), con un total de unas 4 ton. transportadas. El 15 de Abril, también un Embraer Brasilia llegaba a Recife con máscaras faciales. El 19 de abril, un C295 transportó un contingente DQBRN de la Marina y equipo de protección personal  desde Porto Velho a Manaus, tras descontaminar el aeropuerto de Porto Velho horas antes. El Ejército desinfectaría el de Brasilia.

En mayo, los 2 KC-390 Millennium entregados a la FAB hasta ahora trasladaron a Manaus, desde Guarulhos 1.080 l. de alcohol en gel, 17.000 máscaras N95 y 300.000 quirúrgicas, 1.300 delantales, 130.000 pares de guantes y 4.080 anteojos especiales. En junio, 2 Hercules transportaron casi todo el equipamiento para un hospital de campaña en la norteña Boa Vista, próxima a la frontera con Venezuela, de donde provienen miles de inmigrantes demandando refugio.

Colombia

El Comando Aéreo de Transporte Militar (CATAM) de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) contabiliza una diversidad de misiones, desde volar a Paraguay en un ERJ-145 de SATENA transportando  ciudadanos paraguayos retornando a su país desde Bogotá, hasta desplegar su Boeing KC-767-200ER Júpiter -tras evacuar colombianos desde Wuhan- a la amazónica Leticia transportando material médico y víveres, así como, y con idéntico destino, movilizó un Boeing 737-400 (C-40) luego con médicos e insumos.

También desde allí, el 18 de mayo, ante el colapso del sistema de oxígeno del hospital local, se trasladaron 7 pacientes a Bogotá debidamente monitorizados, en un C295 adaptado. Al menos 1 C295 fue así configurado, dividiéndolo en tres secciones: la tripulación aislada en la primera, otra de personal médico y la tercera de enfermos, incluyendo dos UCI (Unidad de Cuidados Intensivos). Su primera misión fue trasladar a bordo de una UCI un enfermo de 21 años desde la sureña Putumayo a Bogotá el 11 de mayo.

foto: El BBJ presidencial colombiano en San Andrés

Más tarde se equipó a un Beech­craft 350 como ambulancia, para recibir a una sola UCI. Otras aeronaves y equipos de la FAC están afectados a mantener el abastecimiento de agua potable en la isla caribeña de San Andrés y hasta el Boeing BBJ presidencial llevó respiradores y camas para UCI. Un ATR 42 aeronaval trasladó 3 ton. de alcohol en gel a ese destino. La Policía, por su parte, utilizó aeronaves no pilotadas RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) en tareas de vigilancia del distanciamiento social.

Ecuador

En Ecuador, la Fuerza Aérea trasladó en diversas aeronaves (737-200, C-295M, Hercules y De Havilland of Canada DHC-6 Twin Otter) insumos y, principalmente, personal a las zonas costeras, exponencialmente las más afectadas por el virus. Además, un C-130 de la FAE transportó 8 ton. de material sanitario desde Utah, donado por la organización Charity Anywhere. Asimismo, un Airbus CN235M de la Aviación Naval  distribuyó en la región amazónica material médico, así como otras aeronaves transportaron alimentos para Guayaquil o kits reactivos a Islas Galápagos, abastecidas en puente aéreo por la FAE, uno de cuyos Airbus C-295M repartía periódicamente material médico entre las principales bases aéreas y sus helicópteros Leonardo AW119 alcanzaban las localidades más lejanas con kits sanitarios  y relevos.

Perú

En la frontera con Ecuador, la Fuerza Aérea está empleando sus mini UAV Ricuk y Pisko, que registran unas 35 misiones en los sectores de Aguas Verdes y La Cruz, así como La Paz, Papayal, Puente y Uña de Gato, a fin de evitar cruces ilegales de personas y vehículos. En Lima, donde los efectivos de las Fuerzas Armadas se encargan del cumplimiento de las medidas de aislamiento y del toque de queda en los distritos de Miraflores, San Borja, Surco y Surquillo, el denominado Escuadrón Civil FAP, unidad dependiente del Comando de Operaciones (COMOP), alcanzó las 200 horas de vuelo en 127 misiones de vigilancia remota de zonas y puntos críticos. Se involucraron en esta lucha tanto la Fuerza Aérea como la Aviación del Ejército, la Naval y hasta la Policial, con numerosas aeronaves de transporte y helicópteros, volando desde el 17 de marzo, cuando se incluye a las Fuerzas Armadas en el denominado Comando COVID-19.

Más allá de la actividad de vuelo y el control callejero, otras acciones involucraron a los militares en la salud. Por ejemplo, desde que el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) recibió 2 cámaras para traslado intrahospitalario (CAT-SEMAN-01), el Servicio de Mantenimiento (SEMAN) de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) continuó fabricándolas para diversas clínicas, mientras  que su SELEC (Servicio de Electrónica) reparó 74 respiradores.

Se utilizaron numerosas aeronaves: desde los Viking DHC-6-400 Twin Otter, transportando insumos a localidades de difícil acceso, especialmente amazónicas, hasta los Hercules, los Leonardo C-27J –llegando a trasladar plantas de oxígeno enteras-, Boeing 737, Learjet (un 45XR trasladó 10.000 kits desde Brasil) Bell 212, Mil Mi-17/171(3), Pilatus PC-6, Bolköw Bö-105, Antonov An-32 de la FAP; Fokker 50 y 60 de la Aviación Naval; así como An-32 y Beechcraft 1900 del Ejército. Un Fokker aeronaval llegó a realizar un traslado múltiple de efectivos contagiados utilizando cámaras de aislamiento desde Pucallpa a Lima, mientras su An-32 se usaba para transporte. Al menos un Cessna Grand Caravan policial también participó de las operaciones.

Chile

En Chile, tanto la Fuerza Aérea (FACh) como la Aviación Naval, la del Ejército y la Prefectura Aérea de Carabineros intervinieron en las operaciones. La FACh estrenó su cápsula para evacuaciones críticas EVACRIT (homónima de la misión y unidad especializada basada en su Hospital desde 1995) el pasado 27 de marzo en un Hercules, evacuando dos pacientes desde Isla de Pascua a Santiago, y después repitió la misión frecuentemente y con hasta cuatro pacientes desde distintos puntos de la nación.

La institución, a su vez, compartió información y procedimientos con las demás organizaciones, más allá de los perfiles de cada una. Las cápsulas de evacuación no sólo se utilizaron en aeronaves más pequeñas, como los múltiples Twin Otter, sino hasta en Sikorsky Black Hawk, con 2 ejemplares afectados a esta labor. El 25 de mayo, un par de pacientes del Hospital El Carmen de Maipú se convirtieron en los primeros con Covid-19 en ser trasladados por esos helicópteros de la FACh desde Santiago a Talca. Por su lado, el Boeing 767-300 volaba a China en busca de respiradores.

foto: Boeing 737 de la FACh distribuyendo ayuda médica de Taiwan.

La Brigada de Aviación del Ejército (BAVE) se capacitó para enfrentar la pandemia y la Prefectura Aérea de Carabineros fue previamente instruida por la FACh. Ejército destinó a esta finalidad aviones biturbohélices Airbus Defense and Space CN235, monomotores Cessna 208 Caravan y un helicóptero Airbus AS532 Cougar. Carabineros empleó 1 Airbus Helicopters H135, 1 Leonardo AW139 y 1 Beechcraft B-200GT.

Argentina

La Fuerza Aérea Argentina, además del uso de aeronaves, como el Ejército en Campo de Mayo, instaló un Hospital Militar Reubicable (sistema utilizado en  misiones de paz), en el barrio de Pompeya de Buenos Aires. Mantiene de 2 a 4 UCI, bloques quirúrgicos, postoperatorios, recepción de emergencia (shock room), odontología, radiología, internamiento general, aislamiento con hasta 24 camas;  laboratorio, cocina, aseos y generadores eléctricos.

La Aviación Naval, aparte de  confeccionar mascarillas, realizó algunos vuelos para transportar insumos entre sus bases en la Provincia de Buenos Aires y el Sur, hacia las áreas de Sanidad de Río Grande y del Hospital Naval de Ushuaia. La Aviación del Ejército colaboró con aviones biturbohélices Airbus DS C212 Aviocar en traslados internos de material, así como con helicópteros Bell Huey II sobrevolando la provincia de Buenos Aires en misiones de reconocimiento, desplegando un Bell UH-1H y un Cessna Grand Caravan también en Córdoba.

La Fuerza Aérea, pese a su habitual escasez de medios, utilizó su veterano birreactor Fokker F-28-1000 y algunos Hercules en ciertas misiones al exterior para buscar compatriotas (Perú y Brasil, principalmente) y repartir material médico entre la capital y el interior. En el extremo Sur, la provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Sur ha vuelto a poner a punto su viejo IAI 102 Arava para redistribuir regionalmente el material de salud que llegue a través de la Fuerza Aérea, Aviación Naval o vuelos especiales de Aerolíneas Argentinas, así como para transportar personal sanitario o, eventualmente, pacientes.

Bolivia, Paraguay y Uruguay

La Fuerza Aérea Boliviana, activamente presente en el tema coronavirus, fue la primera en perder una aeronave (Beechcraft B-58) transportando a cuatro españoles desde Trinidad a Santa Cruz, que iban a ser repatriados en mayo. Utilizó casi todas sus aeronaves y, anecdóticamente, hasta el asiento trasero de 1 Pilatus PC-7 para llevar muestras médicas desde Tarija hasta Santa Cruz.

En Paraguay, la Fuerza Aérea, además de fabricar mascarillas, albergar en sus unidades a los ciudadanos provenientes del exterior para cumplir su cuarentena y desinfectar bases y entornos, mantiene su capacidad aeromédica en caso de ser necesaria. La aerolínea uruguaya Air Class trasladó desde Argentina a Asunción apreciable material sanitario. Paraguay y Uruguay han sido los países sudamericanos de menor incidencia del coronavirus.

La exigua flota de la Fuerza Aérea Uruguaya desarrolló un encomiable trabajo transportando ciudadanos y residentes desde varios puntos de Sudamérica e incluso brasileños y paraguayos desde Venezuela, teniendo también el apoyo de la Fuerza Aérea Brasileña para llevar uruguayos desde otras latitudes. El único y antiguo Hercules uruguayo (FAU-592) ha volado desde y hacia Bogotá, Caracas, Cayena, Guayaquil, Brasilia, Santiago y Lima, secundado por su solitario Embraer EMB-120 Brasilia, el cual llegó a volar a Lima con ciudadanos peruanos y retornando con uruguayos, así como ambas aeronaves y 1 C212-300 han conectado vuelos ocasionales que aterrizaron en Buenos Aires.

Se sumó a las actuaciones 1 EMB-110 Bandeirante, el cual trasladó al presidente Luis Lacalle a la fronteriza ciudad de Rivera con motivo de un brote local del virus. No fue necesario trasladar pacientes graves, aunque para esa eventualidad aeronáutica o náutica, la Armada desarrolló una cápsula especial.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.