¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Jueves, 13 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Los submarinos rusos de la clase Yasen-M incorporarán los misiles hipersónicos Zircon

El primero de los submarinos Yasen-M, el “Kazan”. (foto VMF)

La estrategia de defensa global rusa apuesta una vez más con la potenciación de su flota de submarinos nucleares, el último capítulo es el anuncio de la integración de los misiles hipersónicos Zircon en los de la clase Yasen-M de la Armada rusa.

Así se desprende de las declaraciones, divulgadas por medios de comunicación rusos el 14 de agosto de 2023, del director ejecutivo de United Shipbuilding Corporation (USC) Alexei Rakhmanov. La integración del sistema de misiles hipersónicos 3M22 Zircon en los submarinos Yasen-M y en las fragatas de última generación de la Armada rusa o Voyenno-Morskoi Flot ocurrirá tanto durante sus fases de fabricación como durante las de mantenimiento mayor.

Submarinos clase Yasen-M

Los submarinos de clase Yasen o proyecto 885 fueron diseñados para enfrentarse a grupos de batalla de portaaviones de la Armada de los Estados Unidos o US Navy, aunque también poseen, siempre teóricamente, la capacidad de neutralizar submarinos portadores de misiles balísticos nucleares, de ataque nuclear y otros tipos de navíos de combate.

De esta variante inicial solo se habría construido una unidad (el “Severodvinsk” entregado a la VMF en 2013), siendo ya las dos siguientes unidades, entregadas en 2021, del más avanzado modelo Yasen-M o 855M, que también puede atacar objetivos terrestres, como instalaciones navales y puertos, mediante el uso de misiles cruceros Kalibr, mostrando una mayor versatilidad.

Aunque no se reveló un marco de tiempo específico para lograr esta capacidad, se anticipa que el primer submarino Yasen-M armado con misiles hipersónicos 3M22 Zircon podría entrar en funcionamiento en el seno de la Armada rusa durante 2026.

Imagén digital del misil hipersónico 3M22 “Zircon”.  (foto VMF)

La adición de proyectiles inteligentes hipersónicos a los submarinos de la clase Yasen-M presentaría un desafío importante para la US Navy, ya que daría a estos submarinos de propulsión nuclear rusos una impresionante capacidad para alcanzar instalaciones terrestres, por lo que es motivo de preocupación entre los analistas y funcionarios militares occidentales, lo que subraya el impacto potencial de estos avances en el equilibrio estratégico entre las principales potencias navales.

Tal preocupación se basa en las capacidades del misil hipersónico 3M22 Zircon, un componente crucial de la modernización de las capacidades de defensa de Rusia. Diseñado para operar a velocidades excepcionalmente altas, alcanzando Mach 8 o incluso superiores, el misil utiliza tecnologías avanzadas de propulsión y diseño aerodinámico para superar las defensas enemigas teniendo además una gran capacidad de maniobra durante el vuelo, combinada con su trayectoria evasiva, que lo hace extremadamente difícil de detectar y neutralizar para las defensas antimisiles tradicionales. Posee además un alcance estimado en más de mil kilómetros.

Los submarinos de la clase Yasen-M, con un desplazamiento aproximado de 13.800 toneladas en inmersión y una eslora de 130 metros, se construyen en el Astillero Sevmash sitos en la ciudad de Severodvinsk, que es bañada por el Mar Blanco.

En total la Armada rusa se comprometió a comprar 11 unidades (incluido el inicial de la clase Yasen), de los que ya están tres entregados, uno en pruebas y otros cinco en construcción.

Están equipados con misiles Oniks para enfrentarse a los portaaviones de la US Navy y misiles Kalibr para misiones de ataque, que alojan en un sistema de silos de lanzamiento vertical o Vertical Launching System (VLS), lo que les proporciona rangos operativos muy avanzados. Estos submarinos también cuentan con tubos de torpedos convencionales y lanzadores de contramedidas para aumentar sus capacidades defensivas. (Julio Maíz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.