¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Miércoles, 17 de abril de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Pakistán continúa con su ambicioso programa de submarinos de diseño chino armados con misiles de crucero

Imagen de uno de los submarinos chinos de tipo 039, en los que se basan los “Hangor”.

La gran carrera armamentística en la estratégica zona del Indo-pacífico continua con la puesta de la quilla de un nuevo submarino para la Marina Militar de Pakistán de la clase Hangor, un diseño chino que estará armado con misiles de crucero y propulsado con un sistema independiente del aire o AIP.

China es actualmente el principal proveedor de sistemas de defensa de Pakistán, como los submarinos de última generación de la clase Hangor, un paso más de la estratégica alianza entre Pekín e Islamabad, que permite a este último Gobierno rivalizar por la supremacía naval en el Océano Índico frente a la poderosa Marina Militar de la India.

 

El último paso se producía el pasado 15 de febrero, con el anuncio de la Marina Militar de Pakistán, o Pakistan Navy, de la puesta de la quilla, en concreto uno de los anillos, del segundo submarino de clase Hangor en las instalaciones de Karachi Shipyard & Engineering Works (KS&EW). La ceremonia fue presidida por el almirante Naveed Ashraf, jefe del Estado Mayor de esta fuerza naval.

 

Este modelo de submarino se está desarrollando y construyendo con la asistencia de la avanzada industria naval de China y refleja también un importante paso adelante en la construcción autóctona de estos adelantados medios tácticos y estratégicos, con los que se reforzará sustancialmente el poder naval pakistaní.

 

Según los términos del acuerdo entre Pakistán y China, cuatro de los ocho submarinos de la clase Hangor contratados se están construyendo actualmente en Wuchang Shipbuilding Industry, en China, mientras el resto se están fabricando en las instalaciones de KS&EW, en Karachi, como parte del acuerdo de transferencia de tecnología.

 

 

Durante la ceremonia del pasado 15 de febrero se colocó el primer anillo del 2º submarino “Hangor” destinado a Pakistán. (foto Pakistan Navy)

 

La quilla del primer submarino de clase Hangor de los de fabricación pakistaní se colocó en las mismas instalaciones del astillero en diciembre de 2022. En ese momento, la Pakistan Navy describió el evento como un hito importante en la historia de la construcción naval militar en su país.

 

Aunque los detalles específicos sobre el submarino clase Hangor son clasificados, es ampliamente conocido que se trata de una variante de exportación de los de la clase Yuan o tipo 039A/041 de la Marina Militar del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China. Pakistán acordó comprar 8 a China en 2015 para reforzar su seguridad marítima en el Océano Índico.

 

Cuando se firmó el acuerdo, las autoridades dijeron que el total de unidades se entregarían a la Pakistan Navy entre 2022 y 2028, sin embargo, por el momento, todavía no se ha recibido ninguno, aunque el primero de los construidos en China estaría en fase final o en pruebas de puerto y mar, por lo que su entrega no se debería dilatar.

 

El almirante M. Amjad Khan Niazi, entonces Jefe del Estado Mayor Naval de la Pakistan Navy, afirmó en el Global Times, en una entrevista en enero de 2022, que el proyecto de submarinos clase Hangor entre China y Pakistán avanzaba de manera constante y que estarán dotados con el sistema de propulsión independiente del aire o Air-Independent Propulsion (AIP). Muchos analistas creen se basa en el sistema Stirling AIP, utilizado en el diseño S26 de China Shipbuilding and Offshore International Company (CSOC).

 

Respecto a su armamento, una fuente paquistaní adelantó que el submarino estaría equipado con el misil de crucero Babur III, diseñado y producido por el organismo oficial pakistaní National Defence Complex (NDC), además de torpedos y misiles antibuque, que se especula serían de los modelos chinos Yu-6 y YC-82 respectivamente. (Julio Maíz)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.