Jueves, 19 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

2.000 millones para los nuevos submarinos nucleares de la Marina Real Británica

Reino Unido acaba de inyectar 2.000 millones de libras esterlinas para la puesta en marcha del programa de submarinos de propulsión nuclear portadores de misiles balísticos o Submarine Ship Ballistic Nuclear (SSBN) de la nueva clase Dreadnought para la Marina Real.

El Ministerio de Defensa informó el pasado lunes, 9 de mayo, que se habían adjudicado contratos de defensa a las multinacionales BAE Systems y Rolls-Royce para poner en marcha la fase de entrega de este proyecto. Estamos ante el sustituto del principal sistema de disuasión nuclear británica, que actualmente se materializa en los cuatro SSBN de las clase Vanguard, el relevo está previsto tenga lugar a principios de la década de los treinta del actual siglo.

Con la inyección de 2.000 millones de libras (2.338 millones de euros) para poner en marcha la denominada Delivery Phase 3 (DP3), se da un paso decisivo en el programa, anunciado por primera vez en 2016, que proporcionará cuatro nuevos submarinos SSBN a la Real Marina británica armados con misiles nucleares de cabeza múltiple Lockheed Martin Trident II o D5 de Reino Unido. Este misil norteamericano, que porta entre 8 y 14 cabezas nucleares, según el modelo, tiene un alcance  máximo de 13.500 kilómetros.

La guerra en Ucrania y el desafío de la Rusia a la OTAN han sido un revulsivo al programa británico, cuyos fondos no fluían con la debida celeridad.

Los futuros submarinos, propulsados por reactores nucleares de Rolls-Royce, están siendo construidos por BAE en su factoría de Barrow-in-Furness, en el norteste de Inglaterra, estando prevista la entrega de la primera unidad a principios de la década de 2030.

El proyecto  generará más de 30.000 puestos de trabajo, especialmente en el norte de Inglaterra. El Ministerio de Defensa ha descrito a la clase Dreadnought como una de las “máquinas más complejas jamás construidas en Inglaterra”.

Han sido diseñados para sustituir a los antiguos modelos Vanguard que entraron en servicio a lo largo de la década de los noventa del pasado siglo. Los nuevos submarinos podrán llevar una docena de misiles balísticos, en otros tantos silos situados en la parte central, justo detrás de la vela, con hasta ocho cabezas nucleares cada uno.

La Marina Real Británica mantiene actualmente al menos uno de los Vanguard  patrullando los mares en todo momento para mantener la disuasión nuclear que otorgan los misiles nucleares Trident II D5.

“La clase Dreadnought será crucial para mantener y salvaguardar nuestra seguridad nacional, con la disuasión nuclear protegiendo a todos los ciudadanos del Reino Unido de las amenazas más extremas cada minuto de cada día”, dijo el ministro de Adquisiciones de Defensa del Gobierno de Londres, Jeremy Quin. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Imagen digital de los nuevos submarinos Dreadnought.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.