¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Viernes, 19 de julio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

La Marina de Japón transforma su portaeronaves “Kaga” para operar a bordo los F-35B

El ya portaaviones ligero “Kaga” durante sus pruebas de mar. (foto JMSDF)
El ya portaaviones ligero “Kaga” durante sus pruebas de mar. (foto JMSDF)

La Fuerza Marítima de Autodefensa de Japón ha completado, con la modernización de su navío “Kaga”, la adaptación de sus hasta ahora 2 portahelicópteros clase Izumo en buques portaaviones ligeros, desde los que podrán operar los cazabombarderos F-35B.

La puesta a punto se ha comprobado gracias a unas imágenes del “Kaga” publicadas por el 4º Grupo de Escolta de la  Marina japonesa o Japan Maritime Self Defense Force (JMSDF), que designa oficialmente, tanto al buque cabeza de su clase, el “Izumo” (DDH-183), como a su gemelo “Kaga” (DDH-184), como destructores de operaciones polivalentes o Destroyer Helicopter (DDH).

Esta designación tiene la intención de cumplir, de iure que no de facto, con las aún vigentes limitaciones impuestas a Japón tras la Segunda Guerra Mundial, que le impiden tener oficialmente portaaviones. Pero solo se ha de observar la cubierta de vuelo corrida de ambos navíos para ver qué tipo de plataforma son realmente.

El “Kaga” a vista de pájaro, donde se aprecia su reformada cubierta de vuelo. (foto JMSDF)

Así, tras los trabajos de adaptación del “Izumo”, finalizados en 2021 y de los que ya informamos en defensa.com, el “Kaga” ha seguido el mismo proceso. Ahora, ambos portaaviones ligeros, además de helicópteros, podrán operar los aviones de combate F-35 Lightning II de la versión B, de despegue en corto y aterrizaje vertical o Short Take Off Vertical Landing (STOVL), capacidad que ya se puso a prueba con la colaboración de los cazabombarderos de este modelo del Cuerpo de los Marines de los Estados Unidos, o United States Marine Corps (USMC), basados en Japón.

En concreto, los dos DDH japoneses han recibió una serie de modificaciones, sobre todo en la amplia cubierta de vuelo, de 248 metros de longitud, siendo la más visible la modificación en la forma de la proa del buque, ahora de líneas rectas, para facilitar el despegue de los aviones de combate, además, han reubicado a proa el sistema de defensa de punto o Close-In Weapon System (CIWS) General Dynamics Phalanx.  También se han realizado refuerzos estructurales, así como la aplicación de un revestimiento resistente al calor que generan las turbinas de empuje vectorial de los F-35B en su cubierta de vuelo.

Otra imagen de proa del portaaviones ligero “Kaga” durante sus pruebas de mar. (foto JMSDF)

Se habría adaptado, así mismo, el sistema de iluminación de la cubierta de vuelo e instalado el Sistema Conjunto de Precisión de Aproximación y Aterrizaje o Joint Precision Approach and Landing System (JPALS), para facilitar los aterrizajes en cubierta de dichos aviones Lightning II, de 5ª generación.

Con esta importante inversión la Marina de Japón podrá contar con portaaviones que puedan operar con un grupo aéreo de combate embarcado, con las capacidades ofensivas de los F-35B. Durante la Segunda Guerra Mundial, la Armada Imperial japonesa, que llego a emplear una treintena de portaaviones, incluido uno llamado “Kaga”, empezó a desarrollar la moderna doctrina de empleo de este tipo de navíos, que sustituyeron a los acorazados como capital ships, como también hicieron Estados Unidos y la Real Marina británica

En el actual contexto en la región del Indo-Pacífico, con una cada vez más poderosa Armada china, Japón ya no puede seguir siendo un gigante económico con limitada capacidad defensa. (Julio Maíz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.