Martes, 28 de junio de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

“Comparado con su equivalente en acero, un buque de OCEA requiere menos potencia para alcanzar la misma velocidad”

Creada en 1997, OCEA es uno de los líderes mundiales en el diseño y la construcción naval en aluminio, material escogido por sus numerosas ventajas en términos de costo y eficiencia, manteniendo altos estándares de seguridad y fiabilidad. Hemos conversado sobre las capacidades de OCEA con su Director Marketing y Comercial, Fabrice Weinbach.

 

Fabrice Weinbach, Director de Marketing y Comercial  de OCEA Construcción Naval. (Foto: OCEA copyright)

¿Qué distingue a OCEA en la industria de la construcción naval?

Estamos especializados en la construcción de embarcaciones competitivas con un impacto ambiental reducido que hemos vendido en muchos países. Disponemos de 4 instalaciones en la costa francesa además de fábricas en Filipinas y muy pronto una en el Reino Unido. Contamos con un departamento de diseño con una gran capacidad de investigación y desarrollo  para satisfacer los requerimientos del cliente y ofrecemos soluciones que incluyen la construcción, apoyo logístico, formación, mantenimiento e incluso el establecimiento de financiamiento.

La compañía se ha desarrollado en torno a cuatro unidades de negocio. El área de Protección y Seguridad Marítima, para la cual ofrecemos los buques de tipo Patrulleras de alta mar (Offoshore Patrol Vessel, OPV), los buques de apoyo (Offshore Support Vessel, OSV) y las patrulleras rápidas (Fast Patrol Boat, FPB). El sector del Transporte y Movilidad Marítima, para el cual hemos desarrollado una oferta de buques para el transporte de mercancías, de pasajeros y transporte mixto. La tercera unidad concierne la Ordenación del Territorio Marítimo, para la cual ofrecemos boyas, buques de investigación, buques de trabajo polivalentes para energía eólica marina y actividades en alta mar, así como barcos piloto, y, por último, la unidad de Yates Transoceánicos. 

Somos capaces de diseñar y construir embarcaciones  con un impacto ambiental muy bajo, con un diseño moderno que se materializa en buques OPV o patrulleras rápidas de alta tecnología, ya que la innovación continua está en nuestros genes. Proponemos además, acompañar a nuestros clientes a través de  asistencia técnica y mantenimiento en todo el mundo.

¿Cuáles son las principales ventajas de la construcción naval en aluminio frente al uso del acero?

Diseñamos y construimos embarcaciones de acuerdo a los requerimientos de nuestros clientes, respetando los más estrictos estándares en materia de seguridad y fiabilidad. Hace 35 años elegimos el aluminio como material de construcción, ya que, cuando se domina adecuadamente, tiene ventajas innegables. Se trata en primer lugar de un peso reducido de la embarcación en comparación con su equivalente en acero, lo que permite emplear una instalación de propulsión menos potente y por tanto, más económica, sin sacrificar la velocidad, lo que supone además un menor consumo de combustible y por ende, una reducción de CO2 de alrededor de 35% a 40%.

Se trata igualmente de diseños de bajo impacto ambiental, pues 70% del aluminio que utilizamos es reciclado, lo que no es posible con el acero. Asimismo, hemos utilizado parte de las ganancias sobre la propulsión, para el confort a bordo y el uso de los equipos más modernos, con el objetivo de optimizar las capacidades operativas de nuestros buques y tripulaciones, al tiempo que aseguramos la competitividad de nuestras ofertas. 

¿Cuáles son las principales ventajas de los buques de aluminio en términos de eficiencia energética?

Como citamos antes, una de las ventajas es que el aligeramiento del buque permite obtener ganancias sobre muchos equipos, entre ellos las instalaciones de propulsión, que, siendo menos potentes, consumen menos combustible, reduciendo asimismo el costo en mantenimiento.

El resultado es un ahorro en combustible y mantenimiento de aproximadamente un 30% a un 40%, pero también un costo de compra reducido de un 10% a un 15%. En embarcaciones equipadas con propulsión híbrida diésel-eléctrica, es posible utilizar los motores eléctricos hasta 12 nudos, lo que reduce el consumo de combustible. Se tiene asimismo la ventaja de poder usar los dos motores de forma combinada para disponer de una gran aceleración.

El buque Gyptis, basado en el diseño OPV 150. (Foto: OCEA copyright)

¿Y en términos de mantenimiento?

Otra de las ventajas de este material es su resistencia natural a la corrosión. Su implantación por un astillero especializado como OCEA permite evitar tratamientos como los que se requieren para la protección de los cascos en acero, por lo que no es necesario pintarlos para protegerlos de la corrosión. Durante la vida útil del buque, será necesario parar con menos frecuencia para el mantenimiento, lo que significa menores costos y un impacto ambiental reducido por la realización de estas tareas. Junto a todo esto, la menor complejidad de la instalación propulsora permite hacer economías en términos de mantenimiento.

¿Qué clientes tienen actualmente en América Latina?

En 2013, dos patrulleras de tipo FPB 72 MKII, fueron entregadas a los Guardacostas de Surinam, buques de 24 metros de eslora, de una velocidad de 28 nudos y capacidad para 11 personas. Ese mismo año los Guardacostas de Surinam recibieron la lancha patrullera P201 basada en el diseño de tipo OCEA FPB 98 MKII, con una eslora de 32 metros, una velocidad de 30 nudos y capacidad para trece personas. Francia opera igualmente en Guyana y en las Antillas francesas, varias embarcaciones diseñadas y construidas por nosotros.

Recientemente recibimos un pedido de un bote piloto de 15 metros de tipo ECO 50 PB para Guyana. En esta región podemos ofrecer diferentes tipos de interceptores rápidos, como el C-FALCON, que suministramos recientemente a la Armada de Nigeria o lanchas patrulleras rápidas tipo FPB 100 MKII entregadas a Francia, patrulleras de alta mar tipo OPV 270 MKII que entregamos hace poco a Filipinas o el OPV 150 MKII entregado recientemente también a Francia, por citar solo algunos ejemplos.

En marzo del año pasado la Armada de Nigeria recibió cuatro interceptores rápidos (Fast Interceptor Craft) de tipo C-FALCON, que miden 17,30 m. de eslora y son capaces de alcanzar una velocidad de 40 nudos. En octubre de 2020 fueron entregados a la Dirección General de Aduanas Francesa, los buques Kaladja (DF 34) y Sokan (DF 35), embarcaciones rápidas, basadas en el modelo OCEA FPB 100 MKII con una eslora de 31,20 metros, una velocidad máxima de 27 nudos y 3 días de autonomía.  

El primer cliente del OPV 270 fue el Servicio Guardacostas de Filipinas ¿qué balance puede hacer de la operación de este buque desde su entrada en servicio en 2019?

En enero de 2018 ganamos una licitación de los Guardacostas de Filipinas para el suministro de cinco buques, incluyendo el apoyo logístico integrado, el mantenimiento de la flota durante cinco años, así como la capacitación de la tripulación y del personal de apoyo. El contrato incluía 4 FPB de 24 metros de tipo FPB 72 MKII y 1 OPV de 84 metros, basado en el diseño del OPV 270, el Gabriela Silang.

Esta es la culminación de nuestros 35 años de experiencia en construcción e innovación en el diseño de embarcaciones de aluminio, ya que con sus 84 metros de eslora, es nuestra embarcación más grande de este tipo y el monocasco de aluminio más grande del mundo, dedicado a la acción del Estado en el mar. En 2015 construimos embarcaciones de tipo OSV 190 de 60 m. para la Armada de Indonesia y un OPV 190 de 58 m. para la Armada de Senegal en 2016.

El Gabriela Silang puede permanecer en el mar hasta 45 días y recorrer 8000 millas náuticas. Tiene una velocidad sostenida de 20 nudos y el casco permite una velocidad máxima de 30 nudos. Tiene capacidad para una tripulación de 70 personas, con espacio para hasta 35 sobrevivientes en operaciones de socorro en casos de desastre. Está propulsado por 2 motores diésel MTU 16V4000 M73 y 2 motores eléctricos asíncronos.

Tras dos años de servicio, los Guardacostas de Filipinas están muy satisfechos con el rendimiento del buque, lo han utilizado, no solo para misiones de vigilancia y seguridad marítima, sino también durante desastres naturales y en pleno apogeo de la pandemia, dando apoyo a las regiones insulares del país. Esto podría llevar a la construcción de otros 2 buques de este tipo.

¿Cuál es la gama de patrulleras de alta mar (Offshore Patrol Vessel) que OCEA ofrece a las Armadas y Prefecturas Navales de América Latina para la protección de sus ZEE?

En la categoría de patrulleras de alta mar (OPV) tenemos varios modelos en nuestras gamas, como el 150, 190, 230 y 270. Del primer tipo entregamos el año pasado a la Agencia Francesa de Asuntos Marítimos, la patrullera Gyptis, basado en el modelo OPV 150, de 46 metros de eslora y 8,5 de manga, modelo que el año pasado recibió el premio Best Large Patrol Boat. Del tipo OPV 190 MKII por ejemplo, entregamos el buque Fouladou, con 58 metros de eslora, a la Armada de Senegal.

El más grande hasta ahora, como le dije, es el Gabriela Silang, con 84 metros de eslora, de tipo OPV 270, que hemos entregado a los Guardacostas de Filipinas. OCEA dispone de diferentes modelos cuyo diseño inicial puede ser adaptado a muchos clientes y sobre todo a sus necesidades específicas.

También contamos con buques hidrográficos o buques de soporte en alta mar (Offshore Support Vessel, OSV) de 29 a 95 metros de eslora que, en base a nuestro conocimiento del mercado, representan un interés para la región, como el que entregamos el año pasado a la Armada de Nigeria. Se trata del buque hidrográfico y oceanográfico NNS Lana, un buque basado en el modelo OSV 190 ya entregado a la Armada de Indonesia en 2 ejemplares, con una eslora de 60 metros, que puede albergar 40 tripulantes y 10 científicos y que cuenta con una autonomía de 20 días.

Los dos tipos de Fast Patrol Boats entregados a los Guardacostas de Surinam. (Foto: OCEA copyright)

¿Qué nos puede decir sobre la posibilidad de adaptar los diseños a las necesidades específicas del cliente?

Hemos desarrollado gamas de plataformas probadas, ya sea en el mar o en pruebas de dársena de casco, que adaptamos, gracias a nuestra oficina de diseño integrada, a los requisitos del cliente, dentro de los límites de las capacidades de estas plataformas; como por ejemplo una velocidad máxima superior, un armamento específico, medios aéreos (helicópteros o drones), mayor capacidad de tripulación y una adaptación de 2 anexos de intervención (RHIB).

Un ejemplo de esto son los entregados a la Marina Nacional Francesa, que pueden transportar dos de estas embarcaciones neumáticas rígidas de 7 metros y aeronaves no tripuladas para presencia marítima, vigilancia e interdicción. Los OPV incluyen además un sistema de estabilización para la comodidad de la tripulación y la disponibilidad operativa, pero también para optimizar el consumo de combustible.

Las compensaciones industriales son un capítulo importante en los acuerdos de venta de equipos de defensa en América Latina, ¿qué podría ofrecer OCEA al respecto?

OCEA se adapta a todas las exigencias del cliente en materia de compensaciones industriales en la región, como lo hemos hecho en otras regiones del mundo, como Oriente Medio o Asia. En Indonesia, por ejemplo, vendimos buques de alta mar e hidrográficos incluyendo compensaciones con industrias locales.

Estos buques, por su poco calado, pueden operar cerca de las costas y fueron empleados, por ejemplo, en la búsqueda y recuperación de las cajas negras del avión desaparecido de Lion Air o en la actualización de la cartografía tras los terremotos sufridos por el país, que cambió completamente la morfología de los fondos marinos alrededor de ciertas islas.

Más información: https://www.ocea-ssm.com/

Fotografía portada: El Gabriela Silang, un OPV 270 para los Guardacostas de Filipinas. (Foto: OCEA copyright)

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.