Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

5G, ¿nuevas oportunidades o nuevas amenazas?

Las siglas 5G hacen referencia a la quinta generación de tecnologías y estándares para comunicación inalámbrica que se espera revolucione el mundo de las telecomunicaciones, y prácticamente todos los sectores, debido a la mejora sustancial respeto a su predecesor, el 4G, e incluso sobre otras tecnologías establecidas.
Para ponernos en situación estamos hablando de un incremento en la velocidad de transferencia que pasaría de los 1200 Mbps, del estándar más avanzado de 4G, a 10000-20000 Mbps y con latencias que pueden reducirse de los 20ms a unos imperceptibles 1-2 ms.

Si a eso sumamos al aumento de dispositivos que se pueden conectar por kilómetro cuadrado, el ancho de banda amplio, una cobertura cercana al 100% y el ahorro energético en dispositivos se puede decir sin miedo que estamos ante una gran oportunidad para encontrar nuevos modelos de negocio, pero también con una gran oportunidad para nuevas amenazas y quebraderos de cabeza.
Hace unas semanas AdaptiveMobile Security reveló los detalles de una falla de seguridad importante en la arquitectura de 5G relacionada con Network Slicing.
El Network Slicing consiste en ejecutar múltiples redes lógicas como operaciones independientes que se adaptan a las necesidades individuales de cada red dentro de una misma infraestructura física.
Estamos hablando de una de las funcionalidades más interesantes de las redes 5G, especialmente en el sector corporativo, y dicha vulnerabilidad tiene el potencial de permitir el acceso a datos y ataques de denegación de servicio (DDoS), dejando a los clientes expuestos a ciberataques maliciosos.
De momento este problema no es tan preocupante ya que se ha encontrado en una fase muy temprana de su implementación y ya se está trabajando en darle solución. Además, ahora mismo, no hay muchas operadoras de telefonía que ofrezcan o cuenten con la capacidad de realizar Network Slicing en sus redes.
Es imposible pensar que este problema, y los que posiblemente estén por llegar, detengan el firme avance del 5G, pero deberíamos preguntarnos: ¿Estaremos preparados para asegurar estas redes cuando se extiendan ampliamente y se conviertan en un motor económico y social? ¿Será un entorno propicio para nuevos y más sofisticados problemas de ciberseguridad? ¿Pueden todos los problemas derivados de su implementación y mantenimiento ensombrecer sus ventajas? Para bien o para mal todas estas preguntas serán respondidas con el tiempo. (Rubén Rodríguez, Consultor DLTCode)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.