Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Los Halcones del 462 Escuadrón. Los FA-18 Hornet del Ejército del Aire en Canarias

(Revista Defensa 384, abril 2010) Cubriendo el espacio aéreo del flanco más suroccidental de los países europeos de la Unión Europea y la OTAN se encuentra el Ala 46, cuya principal unidad de combate es el 462 Escuadrón del Ejército del Aire, equipado con cazabombarderos F/A-18A “Hornet”.

Un poco de historia

Los  antecedentes del 462 se remontan al principio de la II Guerra Mundial, cuando se decidió trasladar cazas a Canarias, basando Fiat CR-32 Chirri en Gando en el verano de 1940, formando el Grupo 29 Expedicionario, que posteriormente se convertiría en el Grupo 29 de Caza. Los halcones son directos herederos de aquellos aguerridos pilotos que, con su coraje, valor y habilidad, suplieron de sobra las obsoletas características de sus Chirri, haciendo cara a los aviones aliados que violaban el espacio aéreo. Especialmente enconados fueron los enfrentamientos con los anfibios PBY Catalina del VP-73 de la US Navy, que tenían base en la localidad marroquí de Agadir, situada casi frente a Canarias. Posteriormente se instaló otra unidad de combate en la base, el Escuadrón 362 de bombardeo ligero, creado en 1957 y dotado con B.2 Pedro (CASA 2111, versión española del bimotor Heinkel He-111). En 1965 pasó a denominarse Escuadrón 462.

En 1958 se creó el Escuadrón 363 de cazabombarderos, con T-6 Texan, que posteriormente cambió su denominación por la de Escuadrón 463. Los primeros reactores de Gando fueron los C.10B Saeta del Escuadrón 462, que sustituyeron a los Pedro a partir de 1970. Es de destacar que durante esta época dichas unidades de combate fueron destacadas al Sahara español, actuando en defensa del territorio en los conflictos de Sidi-Ifni (1957-58) y del Sahara Occidental, entre 1973-76. En 1976 se creó el Escuadrón 464 con reactores Northrop-CASA SF-5A/B. Estamos en plena época de la Guerra Fría y la Base de Gando es modernizada y ampliadas sus pistas a los actuales 3.650 m. de longitud. En aquella época, la Marina soviética había puesto sus ojos en esta vital zona del Atlántico, haciendo operar, a veces apoyados por sus flotas de pesqueros, a algunos de sus submarinos.
En 1982, el Escuadrón de cazabombarderos se desactiva y se traslada a Canarias el actual 462 Escuadrón, que se había formado el año antes en Albacete, con un material de muy altas prestaciones: el cazabombardero galo Mirage F1EE. Se trataba de un avión muy moderno para su época que incluía, entre otras, la capacidad de reabastecimiento en vuelo, muy importante para operar en este escenario. Así mismo, aquel año se desactivaron los antiguos escuadrones 462 (Super Saeta) y 463 (T-6), y se reforma la Base, construyéndose los refugios acorazados para los aviones y el centro de control subterráneo. Finalmente, el 15 de abril de 1999, en un acto presidido por el entonces JEMA (Jefe del Estado Mayor del Aire), teniente general Lombo, los Mirage F1 son sustituidos por los actuales Hornet. Muy recientemente se ha recuperado el antiguo lema del Escuadrón 463 para el 462: Ay si voy con lo que te doy, con lo que la Unidad vuelve a tener el de los T-6, que tan buenos servicios hicieron en los antiguos territorios españoles del Sahara.

foto: Foto de familia del ejercicio DACT-09: el éxito de estas maniobras, en las que Ala 46 fue anfitrión, ha llevado a realizar una nueva edición en 2010 (foto Ala 46).

La misión primordial del Escuadrón 462 es la defensa aérea del archipiélago canario, utilizando como sede la Base Aérea de Gando, sita en Gran Canaria, y para ello mantiene un servicio de alerta de reacción rápida QRA (Quick Reaction Alert) con sus F/A-18A durante las 24 horas de los 365 días del año. Esta vital misión se realiza como un brazo más dependiente a efectos operativos del MACOM (Mando de Combate), que garantiza la soberanía del espacio aéreo español. Se cuenta en aquellas islas con un elemento operativo propio, el  Grupo de Alerta y Control, que da apoyo y está integrado con el sistema Pegaso (CAOC-8 en la designación de la OTAN), sito en Torrejón de Ardoz (Madrid), que cubre el control aéreo y la defensa de toda España y el área de responsabilidad marcado por la Alianza.

El Ala 46 depende orgánica y territorialmente del MACAN (Mando de Canarias), un Mando autónomo con Jefatura en Las Palmas de Gran Canaria, que actualmente está encabezado por el general Eugenio Ferrer Perez. Es de destacar que desde Gando opera también el 802 Escuadrón de SAR, que, con su flota de aviones bimotores Fokker F27 y CN-235 VIGMA de vigilancia marítima y sus helicópteros AS332 Super Puma, asegura las vitales tareas de búsqueda y rescate en el archipiélago canario. Las labores de transporte allí las realizan los destacamentos permanentes del Ala 35, dotados de un Airbus Military C-295, del que rota la tripulación. Este moderno avión sustituye en esa misión al desaparecido 461 Escuadrón, que  contaba con los veteranos C-212 Aviocar y que se disolvió el 14 de julio de 2005, por llegar esa aeronave al final de su vida operativa.
El 462 Escuadrón dispone de veinte aviones McDonnell Douglas (hoy Boeing) F/A-18A Hornet. Se trata del último lote de cazabombarderos de este tipo adquiridos para el EA (Ejército del Aire) mediante el denominado programa CX. Durante los años noventa, y para reforzar la flota de los EF-18 (designación con que se conocen los F/A-18 montados en España) se compraron en total 24 Hornet monoplazas de segunda mano, procedentes de los stocks de aparatos dados de baja por  la US Navy. Estos aviones sirvieron previamente, en su mayor parte, en el Ala 22 (posteriormente redenominado Ala 11), con Base en Morón de la Frontera (Sevilla), donde se empezaron a incorporar a finales de 1996, tras ser trasladados en vuelo desde Estados Unidos. A finales de los noventa se decidió potenciar la cobertura aérea de Canarias, procediéndose al reequipamiento del 462 Escuadrón, por entonces compuesto por Mirage F1, con Hornet a partir de abril de 1999.

Al principio se cedían a Canarias temporalmente aviones EF-18 de los alas 12 y 15, que se alternaban en el cometido mediante destacamentos. Pero por entonces ya se había decidido que los aviones del programa CX, los C.15A según denominación del EA, operarían con el Ala 46. Poco a poco se fue realizando el progresivo traslado de los aparatos, que llegaron desde la comentada base sevillana, que por entonces ya estaba en pleno proceso de transformación para hacerse cargo de los nuevos Eurofighter (C.16). Mientras, se iban trasladando desde Torrejón los últimos aparatos recibidos dentro del programa CX, donde habían llegado en vuelo directo, procedentes de Estados Unidos.
El F/A-18
Así, en los primeros años del presente siglo, la Unidad fue configurándose con su actual dotación, en principio de 23 aparatos, aunque  posteriormente se perdió uno en un accidente acaecido en febrero de 2003, afortunadamente sin heridas para el piloto. Posteriormente, dos más cayeron al mar en un choque sucedido el 16 de junio de 2009, mientras realizaban un ejercicio de guerra electrónica a unos 100 km. al Suroeste de Gando. Nuevamente, ambos pilotos pudieron eyectarse y poco después los cotos del 802 Escuadrón les pescaron sin más consecuencias. Los F/A-18A son aparatos de más modestas prestaciones que los EF-18 de los Ala 12 y 15 que operan en la Península. No recibieron la modernización de mediados de los noventa y, de momento, no se les va a incluir en la modernización de media vida MLU (Mid-Life Update) en curso.
Uno de sus pilotos, un teniente, nos comentaba: Cuando se enciende la presentación de datos digital a la altura de los ojos del piloto HUD (Head-Up Display) y ves los menús de los DDI (Digital Data Interface) es cuando encuentras lo diferente que es el sistema de aparato de los “Hornet” de las unidades peninsulares, que cuentan con unas versiones más modernas de “software” desarrolladas por el CLAEX (Centro Logístico de Armamento y Experimentación) del EA. Eso sí, en cuanto las turbinas se ponen en marcha te das cuenta de que son nuevas y que tienen mucha más potencia. Los aviones del programa CX fueron equipados con motores nuevos, comprados directamente a General Electric. Nuestro interlocutor nos indica otra de las mejoras realizadas: Hay que tener en cuenta que las condiciones de  arena, mar y viento que concurren en Gando son muy negativas para la vida de cualquier aeronave. Para solucionar este problema se procedió a llevar a cabo sobre los aviones del Escuadrón el denominado programa MCAPP+ (Modification Corrosion And Paint Program). Mediante éste se hizo un proceso de revisión general, realizándose un pintado y un tratamiento específico anticorrosión, que obviamente alargará la vida operativa de los aparatos. En junio de 2003 se recibieron los dos últimos C.15A, procedentes de Estados Unidos.

foto: El F/A-18 es un avión de combate que ofrece muchas posibilidades de actuación. Este aparato lleva un misil AIM-9J en el pilón de enganche derecho, al final del ala, mientras que en el opuesto porta un instrumento de maniobras de combate aéreo ACMI (Air Combat Manoeuvring Instrumentation), que permite saber el resultado de una simulación.

Respecto al armamento, nos encontramos con un avión destinado primariamente a la defensa aérea. El teniente nos comenta: El armamento básico son los misiles aire-aire AIM-9J “Sidewinder” de corto alcance, aunque a veces se les dota de los de medio alcance AIM-7 “Sparrow”. Obviamente el avión está equipado siempre con el cañón M61A1 de 20 mm. Los primeros AIM-9 JULI montados en los Hornet fueron de los F/A-18A adquiridos bajo el programa CX del Escuadrón 462 en Gando, que heredó las existencias usadas por los Mirage F1 desplegados previamente en las islas. Se ha de tener en cuenta que, dado que  la misión primaria del Escuadrón es la defensa aérea, se dedica el 60 por ciento de su actividad  al entrenamiento en estas tareas y el 40 a misiones aire-suelo y aire-superficie (ataque a objetivos navales y terrestres), con lo que se completa el PAB (Plan de Adiestramiento Básico).
La panoplia inicial de armamento ha sido  ampliada progresivamente gracias al trabajo del CLAEX, tanto en su sede en Torrejón de Ardoz como en Gando, que ha ido montando el cableado y demás sistemas y modificando el software de los F/A-18 canarios, para ir completando su capacidad de ataque. Uno de los elementos fundamentales ha sido la integración del designador láser Lince, la versión mejorada del AN/AAS-38A NITE Hawk, que ha abierto las capacidades para operar directamente con las bombas inteligentes estadounidenses GBU-24 y las españolas BPG-2000 de dotación en el EA. 
Igualmente, se ha adaptado el avión para operar con los misiles aire-tierra AGM-65G Maverick de guiado infrarrojo y las bombas de frenado BRP-250F, con lo que se ha sumado una buena capacidad de ataque al suelo al Escuadrón. Otras mejoras adaptadas a los aparatos, también gracias al CLAEX, es la capacidad para operar con las gafas de visión nocturna, mediante los pertinentes cambios en la iluminación de los instrumentos de la cabina y la incorporación de las radios de  saltos de frecuencia ARC-210 Have Quick II. Finalmente, cabe mencionar la instalación del sistema SAD (Situational Awaresness Display), que representa en una de las pantallas multifunción la situación de las potenciales amenazas al aparato. 

Los pilotos y el mantenimiento
Actualmente, el 462 Escuadrón cuenta con 17 pilotos, los denominados halcones, dada su insignia y código de radio, al frente de los cuales se encuentra el comandante Suso Margaretto. Además, en el Ala 46 hay otros cinco jefes cualificados para pilotar los F/A-18, entre los que está el coronel del Ala, Jaime Martorell. En el Escuadrón conviven los aviadores veteranos, con una importante experiencia previa en el avión, y los jóvenes tenientes incorporados a la Unidad como primer destino. La edad media de sus pilotos está en torno a los 30 años. Los del 462, al igual que los demás de Hornet, reciben la cualificación de tipo en los biplazas EF-18B del Escuadrón 153 del Ala 15 de Zaragoza y, una vez finalizada, se incorporan a Gando, donde en un periodo de seis meses a un año están preparados para el combate y declarados CR (Combat Ready). Posteriormente pasan, a través del trabajo día a día, a las cualificaciones CR-2 y 3.

A veces, para determinados entrenamientos se trasladan a Torrejón, donde a bordo de sus biplazas realizan aprendizajes específicos, como los cursos de probador. Un piloto calificado CR ya empieza a realizar los servicios de alarma. Esta es una de las principales servidumbres de la Unidad, ya que se realiza a full time: 365 días al año, 24 horas al día, hay siempre listos para intervenir dos aparatos, con un tiempo de respuesta de 5 minutos el primero y de 60 el segundo. Otra particularidad de los aviadores del 462 Escuadrón es que vuelan constantemente sobre el mar. Serían, por detrás de los Harrier de la Armada, los pilotos de caza más navales de España. 
Obviamente, su equipo se ha adaptado a esta contingencia. Así, utilizan siempre el kit de supervivencia en el agua, incluido chaleco salvavidas inflable y mono de vuelo antiexposición estanco de la firma británica Beaufort, tan incómodo como vital en caso de caer al mar. Los pilotos de la Unidad son muy activos, ya que realizan en total una media de unas 3.000 horas de vuelo al año, completando cada uno normalmente las 180 de promedio que aconseja la OTAN. El Escuadrón acumula, hasta la fecha, unas 26.000 horas de vuelo. El año pasado, coincidiendo con su décimo aniversario, se completaron las míticas 25.000 utilizando como material sus F/A-18A, pintándose dicha cifra en el primer aparato, el 46-01. 

foto: Los F/A-18A del Ala 46 cumplieron el año pasado diez años de operaciones y 25.000 horas de vuelo. Para celebrar dicho evento se rotuló la cola del C.15-73.

Para que un Ala pueda operar unas docenas de aparatos necesita del trabajo de muchas personas. En el caso del Ala 46, estamos ante unos 1.300 profesionales. Es de destacar la labor del personal del Grupo de Material, que asegura el debido mantenimiento del 802 Escuadrón SAR y del Ala, y especialmente de sus cazabombarderos, así como del suministro y almacenamiento de repuestos. Para que un piloto complete con éxito una misión de una hora de vuelo, están detrás muchas de los miembros del Escuadrón de Mantenimiento. Dentro de la plantilla del Ala 46 figuran los casi 200 profesionales que forman el referido Escuadrón, que tienen ante si un difícil trabajo, ya que a la dificultad técnica inherente de mantener y reparar un  material tan complejo como el F/A-18, además de los helicópteros y aviones del SAR, se unen otros factores. 
Como ya hemos comentado, los Hornet del Ala son aparatos de segunda mano, que vinieron a España sin sufrir ninguna modernización ni gran parada, factor que lógicamente aumenta el trabajo de los hombres del mono azul del EA. Además, estamos en un escenario en el que las condiciones climáticas son muy adversas, como dice el lema de la Base, Viento, mar y arena, elementos de por si muy negativos individualmente para los aviones y mucho más adversos cuándo se combinan. Sólo el cuidadoso trabajo de los mecánicos e ingenieros del Ala 46 consigue mitigar estas condiciones, logrando poner, día a día, un gran número de aparatos a disposición de la Jefatura.
En la Base se realizan de manera autónoma todas las labores de mantenimiento de primer y segundo Escalón, intentando  evitar al máximo los traslados a la Península de los aparatos, que sólo se llevan para trabajos de reparación y de tercer escalón a la Maestranza Aérea de Albacete y, ocasionalmente, a centros industriales como los de EADS, ITP o Indra, entre otros. También es de destacar el apoyo dado al CLAEX en los trabajos de integración de armamento y equipos y modernización del software de los Hornet, realizados en Gando. En suma, estamos ante uno de los principales factores de la alta operatividad del 462 Escuadrón, que, recordemos, no dispone más que de una veintena de aparatos.

Resposabilidades y misiones 
La Unidad se enfrenta a la necesidad de cubrir un área de responsabilidad de casi 1.500.000 km2., más del 80 por ciento de ellos sobre el Océano Atlántico, una zona por la que se estima que transitan en torno a 60.000 barcos mercantes cada año y miles de aeronaves. Para Canarias es vital el mantenimiento de las vías de comunicación marítima con la Península, tanto para su comercio interior como exterior. En este sentido, el Ala 46 colabora habitualmente con la Armada española en los ejercicios navales que desarrolla en aguas del archipiélago, como los Sinkex. No olvidemos que la Marina es el otro gran responsable de asegurar la protección de las aludidas comunicaciones. Las Islas Afortunadas  han sido un vértice esencial del denominado eje estratégico Baleares-Estrecho-Canarias. 

Además, de unos años a esta parte se han convertido en una de las más trágicas fronteras de la UE, debido al fenómeno de la llegada máxima de inmigrantes ilegales a bordo de las denominadas pateras y cayucos, un problema afortunadamente  en baja, debido a la crisis económica actual y al trabajo de la Guardia Civil y nuestras Fuerzas Armadas. Tampoco se debe olvidar que Canarias son fronterizas, saltando la obvia distancia marítima, de Marruecos, un país esencial en nuestra política exterior, y de Mauritania, tan olvidada como importante. Este último país magrebí y su vecino Malí se están convirtiendo en un nuevo escenario de lucha contra el terrorismo de corte islámico. 
Así, la misión de vigilancia del Ala 46 sigue siendo vital al principio de la segunda década del Siglo XXI. La intensa preparación del personal del Ala pasa, adicionalmente a sus planes de instrucción específicos, por su participación en todos los grandes ejercicios de defensa aérea que programa el EA, ya sean en el ámbito canario, como a nivel peninsular. De esta forma, el Ala 46 despliega a menudo sus aparatos en la Península, sobre todo para realizar ejercicios de tiro real en el polígono de las Bárdenas Reales (Navarra). Para ello, la Unidad se traslada con buena parte de sus aviones y pilotos dos veces al año a la Base Aérea de Zaragoza. También el Escuadrón superó, en septiembre de 2002, el exigente Forceval, en el que se evaluaron todas las capacidades de la Unidad durante una semana continua de guerra simulada. A esta actividad se suman constantes ejercicios aéreos, tanto a nivel nacional como extranjero.

foto: Los pilotos del 462 Escuadrón llevan fundas de camuflaje desértico en sus cascos de vuelo.

La Base de Gando es escenario de varios ejercicios, como los recientes DACT (Dissimilar Air Combat Training), realizados en marzo de 2009 y febrero de 2010, donde han participado cazabombarderos de las otros alas de combate del EA, así como F-15C/D del 493 FS (Fighter Squadron) de la USAFE (United States Air Force Europe). Es de destacar que durante estos exigentes adiestramientos se ha contado con el concurso de un E-3 AWACS (Airborne Warning and Control System) de alerta temprana de la OTAN. No hay que olvidar que las Islas Canarias disponen de una de las deltas más grandes de Europa para practicar el combate aire-aire en todas sus variantes, sin limitaciones de velocidad o de altura, permitiendo el lanzamiento de chaff y bengalas. En esta Delta D-79 (240 por 150 millas náuticas, aproximadamente), el EA realiza sus prácticas de tiro con cañón aire-aire y para ello se desplazan hasta aquí varias veces al año aparatos de otras unidades ubicadas en la Península. 
Otra particularidad de la Base, directamente ligada a la actividad de los halcones, son los quince refugios para los aviones a prueba de impacto directo en caso de ataque aéreo, que unido a otras instalaciones de alta seguridad la convierten en una de las mejor protegidas del sector Sur de la OTAN. A nivel de la Alianza, han participado en varios ejercicios organizados por ésta, como el desarrollado el verano de 2004 en aguas de Canarias y Marruecos, el Majestic/Eagle-04, donde se efectuaron ataques navales simulados a algunos de los portaaviones participantes. Este tipo de práctica se realiza siempre que se puede, ya sea contra pequeños buques como contra grandes barcos como el Príncipe de Asturias o el también portaaeronaves británico Invincible.

También en el marco de la OTAN, el Ala 46 ha sido la Unidad anfitriona de ejercicios como el  Novel Javelin y el Ample Train. Respecto a otras maniobras y cursos de la Alianza fuera de Canarias, los halcones son grandes viajeros. De pronto están volando sobre las frías aguas del Mar del Norte en los NOMAD, que se llevan a cabo en Gran Bretaña, o durante el NAM-2002 realizado en Noruega. Otras veces el escenario es el Sur de Francia, como en los Airex-04. Posteriormente han participado en el ejercicio Spring Flag-08 en la isla de Cerdeña, bajo la dirección de la Aeronautica Militare Italiana. También son habituales los F/A-18 del 462 Escuadrón en los exigentes cursos TLP (Tactical Leadership Programme) de liderazgo táctico que realizaba la OTAN en la base belga de Florennes, antes de pasar en 2009 a la de Albacete, donde también participarán los pilotos designados cada año.

 

(Revista Defensa 384, abril 2010, Julio Maiz)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.