Jueves, 19 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

El carro de combate volador

El primer intento del Ejército Rojo por lograr un carro volador, o mejor dicho, un carro planeador, apto para realizar desembarcos aéreos acompañando a las tropas paracaidistas, data de 1934, cuando se realizó un prototipo basado en el carro Christie modelo 1932, denominado AT-1, que no dio los resultados apetecidos. Más tarde, durante la SGM, se llevó a cabo un segundo proyecto con un carro ligero T-60 que llegaría a planear sin problemas en varias pruebas, aunque finalmente tuvo un serio accidente al aterrizar, lo que motivó el abandono del proyecto. 

Como se puede apreciar en la fotografía, sobre el carro T-60, se instalaron unas alas y una cola que eran las encargadas de proporcionarle la necesaria estabilidad, y le permitían volar remolcado por un avión, como si de un planeador se tratara. Al llegar a tierra, la cola y las alas se le quitaban, funcionando entonces como un carro normal. 

Aunque la idea de fabricar un carro planeador nos pueda parecer descabellada, no fue única ni mucho menos, pues a lo largo de la SGM, se abordaron otros muchos proyectos  tanto o más disparatados a primera vista. Un ejemplo, los jeeps con rotores ingleses, que perseguían la misma finalidad que el carro planeador. 

Como datos de interés,  las principales características del T-60 eran las siguientes: tripulación, 2; peso, 5,15 ton.; coraza, de 7 a 20 mm. ; dimensiones, 4,29x2,46x1 ,89 m.; motor, GAZ 202, de gasolina, 6 cilindros, refrigerado por agua y 70 cv de potencia; tren de rodaje y suspensión, 4 ruedas de rodaje con barras de torsión, 3 rodillos de apoyo, rueda motriz delantera y tensora posterior; armamento, un cañón de 20 mm. y una ametralladora coaxial de 7,62 mm.; V. máxima, 45 km/h, ; autonomía, 200 km. 

Entró en servicio a finales de 1941 y pronto se vio que su coraza era insuficiente, por lo que después se realizó una versión denominado T-60A, que disponía de una coraza de 25 a 35 mm. , aunque tampoco dio buen resultado. En consecuencia, la mayor parte de los 6.000 ejemplares construidos se emplearon como tractores de Artillería y, a algunos, se le instalaron sobre la torre varias rampas lanzacohetes. 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.