Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El Colegio Militar de la Nación

(Revista Defensa nº 22, febrero 1980)  El más remoto antecedente del actual Colegio Militar de la Nación (CMN) fue la Academia Militar de Matemáticas, creada en agosto de 1810 por la primera junta de gobierno argentina. Se previeron cursos de dos años y medio, pero el fusilamiento de su director, el teniente coronel Felipe Sentenach, que había participado en la conspiración de Alzaga, provocó el cierre del establecimiento. A partir de aquel entonces surgieron, con desigual fortuna y perdurabilidad, una serie de centros como la Academia de Matemáticas y Arte Militar (1816), la Academia Permanente para Cadetes de Infantería y Caballería (1817), la Academia Teórico Práctica de Artillería (1828), la Sección Militar del Colegio del Uruguay (1849) y la Sección Militar de la Escuela de Artes Oficios y Agricultura de San Benito de Palermo (1865).  

El 11 de octubre de 1869, el general de división Domingo Faustino Sarmiento, presidente de la República, requirió y obtuvo del Congreso la fundación del CMN que iba a colocar a su debido nivel los estudios militares. Establecido originalmente en un edificio del barrio de Palermo, de donde se trasladó pocos años después a la localidad de San Martín, el ciclo de instrucción comprendía tres años para Infantería y Caballería y cinco para Artillería y Servicio de Estado Mayor.
En 1904 se colocó la primera piedra del actual Colegio, en El Palomar, en los mismos campos en los que se librase la batalla de Caseros. Las obras, cada vez más ambiciosas, se prolongaron durante más de dos décadas, culminándose en 1937.

foto: Emblema del CMN.

Actualmente, la formación es de cuatro años para quienes ingresan en el Cuerpo de Comando y Arsenales, y de tres para los que acceden a Intendencia. Los cadetes incorporados al Cuerpo de Comando cursan un primer año en común y sólo al iniciar el segundo tiene lugar la elección de Arma que se efectúa de acuerdo con la siguiente escala de prioridades:
1) los que hayan obtenido los más altos promedios en el primer curso y 2) los hijos de oficiales del Cuerpo de Comando que deseen servir en el Arma del padre. De todas maneras, se enseña que el cadete que tiene verdadero espíritu militar y vocación entra en el CMN para ser oficial del EA, en el Arma a la que sea destinado, y no para ser miembro de un Arma concreta.
De acuerdo con la Jefatura de Estudios del GMN, contactada durante la visita de DEFENSA al CMN, la formación de los alumnos persigue las siguientes metas textuales:
• Objetivo general: Contribuir a lograr un subteniente identificado con los valores de la sociedad cristiana a la que pertenece y capacitado técnico -profesionalmente para juzgar críticamente su desempeño como educador y conductor de la sección correspondiente.
Objetivos particulares por áreas.: Subplan Académico:
Ciencias Militares. — Capacitar al futuro subteniente para conducir y educar técnica y profesionalmente la sección encuadrada en el nivel orgánico en el cual desarrolla normalmente su acción y en aptitud de juzgar críticamente la evolución del arte de la guerra a través de los hechos acaecidos durante el siglo XX a fin de continuar conformando la personalidad del cadete como futuro conductor militar y poder satisfacer, con bases adecuadas, su posterior perfeccionamiento dentro de la Institución.
Ciencias Exactas.— Lograr la aplicación del pensamiento lógico, de los métodos y modelos para facilitar la interpretación de los fenómenos del mundo físico asociados a la tecnología moderna empleada en el área militar, buscando por medio de la ejercitación teórico-práctica el perfeccionamiento y la capacidad necesaria para resolver los diferentes problemas a enfrentar como futuro oficial del Ejército Argentino.
Ciencias del Espíritu.— Contribuir a lograr la identificación del cadete con los principios cristianos de la vida y con los valores permanentes de la Nación, de sus instituciones democráticas y republicanas y con el Ejército como uno de sus pilares fundamentales.

foto: El Palomar. Data de tiempos de la batalla de Caseros y es una de las tantas atracciones con las que cuenta el CMN.

Objetivo del Subplan Operacional:
a) Contribuir a lograr un cadete identificado, en lo ético-espiritual y social, con los objetivos fijados para los cuadros del Ejército.
b) Capacitar al cadete en las funciones y responsabilidades inherentes a la jerarquía de subteniente y como educador de la fracción orgánica que le corresponde mandar.
c) Lograr un cadete que posea y tenga conciencia de haber alcanzado una sobresaliente aptitud psicofísica, que esté desarrollado deportivamente y que practique con intensidad, por lo menos, un deporte de conjunto.
d) Lograr con carácter selectivo y voluntario, la destreza sobre técnica de paracaidismo que lo capacite para ejecutar lanzamientos de escuela individuales y con cocimientos básicos sobre andinismo.
Las Armas, de las que se agrega como subteniente, al concluir los estudios en el CMN, son la siguientes: Infantería, Caballería, Artillería, Ingenieros, Comunicaciones, Intendencia y Servicio de Arsenales. Como muestra, publicamos el horario-tipo de actividad semanal, para los alumnos, en el Colegio.


Una cierta proporción de los alumnos del CMN proceden de los liceos militares, institución de vieja raigambre en la Argentina y que es una espléndida cantera de vocaciones castrenses.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.