Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Rusia envió a Libia aviones de combate Mig-29 y cazabombarderos Su-24 para apoyar a los rebeldes de Haftar

El Mando Militar de los Estados Unidos en África (United States Africa Command o AFRICOM) ha confirmado informaciones recientes que sugerían el envío por parte de Rusia de aviones de combate Mig-29 y cazabombarderos Su-24 a Libia para ayudar a una de las partes que luchan por el control del país.

AFRICOM empleó la red social Twitter para difundir el pasado 26 de mayo un comunicado que incluía fotos tomadas por satélite que afirmaba que “Rusia recientemente envió aviones de combate a Libia para apoyar a los mercenarios rusos", que luchan junto al mariscal Khalifa Haftar, quien controla vastas áreas al este y el sur del país. Estos datos sugieren una escalada importante del conflicto libio, que ha experimentado episodios sangrientos en los últimos días, después de que Haftar sufriera reveses militares muy importantes.

En lo que supone una importante revelación AFRICOM afirmó que los aviones de combate Mig-29 y los cazabombarderos Su-24M, habían salido de Rusia con sus marcajes originales pero se detuvieron en Siria, donde fueron "repintados para disfrazar su origen ruso". Despegaron de Siria con rumbo a Libia escoltados por aviones de combate rusos desplegados en Siria. Para argumentar estas afirmaciones se publicaron fotos de algunos de estos aviones tomadas por satélite mientras estaban estacionadas en una base militar en el este de Libia.

AFRICOM sugirió que estos aviones de combate brindan cobertura aérea a los mercenarios de "Wagner", una compañía privada rusa "próxima al presidente Vladimir Putin" que según un informe de expertos de las Naciones Unidas está operando en Libia.

El general estadounidense Stephen Townsend, comandante del AFRICOM afirmaba que "Rusia claramente está tratando de revertir el equilibrio de la batalla a su favor en Libia. Al igual que lo hicieron en Siria, ahora están expandiendo su presencia militar en África utilizando sus grupos mercenarios apoyados por el gobierno como Wagner Towndsen se expresaba en duros términos afirmando que “durante mucho tiempo Rusia ha negado por completo su participación en el conflicto libio en curso” (sin embargo) “hemos visto a Rusia enviar aviones de combate de cuarta generación a Libia”. O “Moscú utiliza la compañía Wagner en Libia para ocultar su papel directo”.

Según el comunicado de prensa del Mando Estadounidense en África, las operaciones militares llevadas a cabo por Moscú "prolongan el conflicto libio y agravan las pérdidas humanas y el sufrimiento humano en ambos lados". "El mundo ha escuchado que el Sr. Haftar ha anunciado que está a punto de lanzar una nueva campaña aérea”. Según Townsed “esta será gracias a los pilotos mercenarios rusos que usarán aviones que Rusia les suministró para bombardear a los libios".

Antes, el 21 de mayo, el ministro del Interior libio, Fathi Pasha, ya había dicho en una entrevista concedida a Bloomberg que Rusia había hecho llegar a una base aérea situada al este de Libia en manos de milicias armadas al menos 6 aviones Mig-29 y 2 Su-24 procedentes de Siria.

La declaración acusó a Rusia de "trabajar para lograr sus objetivos estratégicos en lugar de salvar vidas civiles". "Si Rusia toma una base en la costa libia, el siguiente paso lógico es desplegar capacidades permanentes a largo plazo", dijo el general Jeff Harigian, comandante de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Europa. "Si esto sucede algún día, creará problemas de seguridad muy reales en el flanco sur de Europa, y las acciones desestabilizadoras de Rusia en Libia también agravarán la inestabilidad regional que agrava la crisis migratoria que afecta a Europa".

Entre las armas que Rusia puede colocar en el este de Libia se encuentran el sistema de defensa aérea S-400, el sistema de defensa costera " Bastion" y el sistema de guerra electrónica "Karasukha-4", sistemas que permitirían el control ruso de todo Mediterráneo, abriéndole la posibilidad de “cerrarlo” a su antojo. Además, la fuerte intervención rusa para enviar combatientes a Libia se produjo inmediatamente después de la destrucción por parte de UAVs turcos de 9 sistemas de defensa aérea Pantsir-S1 en 72 horas, lo que habría preocupado en gran medida a Moscú por los efectos que sobre la exportación de este tipo de sistemas podría tener. ( Mohammed Halami)

Fotografía: Un Mig-29 es remolcado en una pista situada en Libia (AFRICOM)

Imágen obtenida de uno de los Mig 29 en vuelo  La estrella roja en el timón aún es visible (AFRICOM)

Imágen de uno de los Mig-29 con la estrella rusa del timón eliminada (AFRICOM)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.