Miércoles, 10 de agosto de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

Los nuevos uniformes de combate de los militares chinos

La importantísima transformación que están realizando las Fuerzas Armadas de China para adaptarse a su cambiante rol internacional de cara a afianzar su liderazgo militar ha llevado a incorporar soluciones tecnológicas del más alto nivel.

También a otras no menos importantes. Justo coincidiendo con el cambio del año el Ministerio de Defensa chino (MND) ha promovido, a través del coronel Tan Kefei, que es su responsable de comunicación, una información de la que nos hacemos eco. Ha comenzado a distribuirse, coincidiendo con la estación invernal, una nueva uniformidad militar.

La designan como Type-21 e incluye varios uniformes de trabajo y combate que van a llegar a unidades convencionales y no convencionales. Comprende desde uniformes a botas y prendas de cabeza, y está realizada siguiendo los patrones más recientes en cuanto a confort y portabilidad por parte de los que los visten, con tejidos evolucionados que aportan resistencia y prestaciones para frenar las inclemencias atmosféricas, y con tonos de camuflaje que se adaptan bien tanto a entornos boscosos como a otros áridos o nevados.

Según plantean desde el MND esas prendas de uniformidad nuevas van a ser empleadas para actividades formativas, en operaciones militares que no sean la guerra (MOOTW, Military Operations Other Tan War) y en aquellas actividades de combate en las que las tropas chinas puedan verse involucradas. Apuestan por distintos diseños en cuanto a configuración y formas, para así cubrir desde las necesidades de las tripulaciones de naves a aquellas propias de las unidades terrestres o incluso de las tripulaciones aéreas. Las botas, por ejemplo, son de piel, tienen tono árido y se ofrecen en dos configuraciones: una de empleo general y otra de uso por parte de colectivos más especializados.

Hemos sabido que los uniformes Type-21 llegan en dos configuraciones de empleo distintas. Una que se adapta a climas cálidos y otra que es más apta para zonas con más frío. El pantalón mantiene unas líneas genéricas similares y cuenta con bolsillos bajos en sus costados. Las prendas de torso comprenden desde camisetas con manga larga a chaquetas ligeras o chaquetones más compactos. Así mismo, observamos que las prendas de cabeza varían para acomodarse más específicamente a aquellos que emplearán uno u otro uniforme.

El planteamiento del MND es que tanto la uniformidad táctica como aquella más convencional para actividades distintas o del día a día, prendas que se engloban dentro del concepto Type-21, vayan llegando a los destinos durante 2022 y se proceda al necesario reemplazo generacional con unos diseños más acordes a lo que hoy son los estándares internacionales en este segmento de producto. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía: Las unidades militares chinas están recibiendo una nueva uniformidad llamada Type-21. (MD China)


Aquí se observan varias configuraciones de uniformidades tácticas que se diferencian por el tono y por la hechura de las prendas. (MD China)


También se distribuyen prendas para actividades convencionales o del día a día, y para tripulaciones navales y aéreas. (MD China)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.