Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Mueren en Irak 6 soldados de la coalición en menos de una semana en ataques bases militares

Un ataque con dos decenas de cohetes el 14 de marzo contra la base militar de Taji, a unos 30 km. al Norte de Bagdad, causó la muerte de 3 soldados de la coalición. Tres días antes, con otra acción de este tipo, murieron dos militares estadounidenses y uno británico, respondiendo Estados Unidos con bombardeos en la madrugada del jueves al viernes contra posiciones de milicias iraquíes, presuntamente apoyadas por Irán.

Sin embargo, según Irak, los bombardeos golpearon cinco puntos del país árabe en los que estaba desplegado su Ejército, la Policía de Babilonia (al Sur de Bagdad) y las milicias progubernamentales con presunto respaldo de Teherán, causando cinco muertos en las filas militares y policiales iraquíes, además del fallecimiento de un civil, y varios heridos, según la versión de Bagdad, que consideró la acción como una violación a su soberanía.

Un coronel del Ejército iraquí informó de que entre 15 y 20 cohetes Katyuska impactaron dentro o en las inmediaciones de la base, un extremo que también fue confirmado la agencia estatal INA, sin ofrecer más detalles. En ese lugar está desplegado personal de la coalición internacional en tareas de entrenamiento y asesoramiento. El pasado 27 de diciembre, la muerte de un contratista estadounidense en un ataque similar acabó desencadenando una escalada de la tensión en la región. En respuesta, Washington atacó posiciones de la milicia chií Kata’ib Hizbulá (KH), causando 25 muertos en sus filas, lo que desató la ira de simpatizantes y milicianos de esa minoría del Islam, que asaltaron la Embajada estadounidense en Bagdad, hecho del que Estados Unidosacusó a Irán.

El 3 de enero, Estados Unidos llevó a cabo un ataque en Bagdad que se cobró la vida del general iraní Qasem Soleimaní y del vicepresidente de las milicias de Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes, lo que provocó uno de los picos de tensión más altos entre Washington y Teherán desde 1979. Irán respondió días más tarde con ataques con misiles a dos bases militares iraquíes que albergaban tropas estadounidenses. Por otro lado, uno de los altos comandantes del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, Naser Shabaní, quien tuvo varias responsabilidades en ese cuerpo elite a lo largo de los últimos 37 años, falleció el pasado viernes por COVID-19. Shabaní ha sido comandante de cuerpos urbano, provinciales y regionalesy tenía ese rango durante la guerra entre Irán e Irak (1980-88).

Fotografía: Ataúd de uno de los militares estadounidenses muerto en Irak.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.