¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Sábado, 15 de junio de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Masaf, el nuevo y potente fusil asalto de las Fuerzas Armadas de Irán

Las dimensiones generales del Masaf de Irán pueden compararse con un arma tipo AK47 al que reemplazaría. (Octavio Díez Cámara)

Los ejércitos de todo el mundo tienen en marcha numerosos programas para mejorar y renovar sus fusiles de asalto que, en algunos casos, como el de Irán, están basados en soluciones antiguas que siguen siendo eficaces y eficientes. Las unidades militares y policiales de Irán emplean en sus arsenales fusiles como los de la familia AK rusa, recamarados a calibres como el 7,62x39mm, o los sólidos G3 germanos, que disparan municiones del potente 7,62x51mm. Este mismo cartucho lo encontramos en el nuevo fusil de asalto Masaf que ha sido mostrado en fechas recientes por Irán en la feria DSA de Kuala Lumpur (Malasia) y del que nos informaron ya lo están fabricando en serie para dotar con él a sus ejércitos.

Sobre el modelo en cuestión, señalar que Irán, contra todo pronóstico, pero siguiendo una línea de actuación que siguen también muchos países occidentales, se ha decantado por un concepto de arma diseñado en los años cincuenta del siglo pasado en Estados Unidos.

Lo que el Masaf aporta es una plataforma tipo AR10 -fue el antecesor del AR15 que daría lugar al M16- que es bastante compacta, pues incorpora una culata extensible para adaptar su tamaño a la ergonomía personal de cada tirador, en la que se optaría por un cañón de unas 20”.

Lo que han hecho en Irán es una reingeniería del concepto original de fusil de asalto para adaptarla a sus propios procesos fabriles. Tanto la pieza que conforma el armazón inferior como la del armazón superior estarían fabricadas en aluminio de grado aeroespacial –-podrían ser en su caso de otro material, aunque el estándar general es ese-, aunque se observan en las fotos adjuntas detalles del mecanizado exterior que definen un acabado poco esmerado.

El mecanizado exterior del cajón de mecanismos presenta marcas, lo que señala que el proceso fabril no es especialmente esmerado ni técnico.  (Octavio Díez Cámara)

El guardamanos del Masaf que hemos manipulado es algo distinto del que llevaba cuando se hizo pública su existencia ahora hace un par de años, mejorando en su conjunto tanto su tamaño como su eficiencia a la hora de refrigerar el cañón.

Llama la atención lo sencillo de la bocacha por la que opta Irán, con tres elementos que ayudan a reducir el fogonazo y unas líneas casi idénticas a las de diseños de hace muchas décadas. También el cargador que tiene capacidad para 20 cartuchos del 7,62x51mm, está fabricado en material plástico de polímero y hasta tiene unos elementos externos que recuerdan mucho a los ahora en boga PMAG estadounidenses.

La parte superior de este fusil de asalto cuenta con un raíl que recorre armazón y guardamanos. En él podrán instalarse visores de puntería para ayudar a usarlo en entornos urbanos o asimétricos. También, con una óptica de prestaciones suficientes, podría adaptarse como DMR (Designated Marksman Rifle) para algunos tiradores especiales. Cuenta con unos elementos mecánicos de puntería copiados de los del G3.

Con el Masaf, que algunas fuentes designan añadiéndole el número 2 para diferenciarlo de su variante del 5,56x45mm, Irán añade un arma robusta y potente, aunque al manipularlo se observan detalles de procesos de manufactura no especialmente eficientes y unos mecanismos de menor suavidad a los que habitualmente estamos acostumbrados los que habitualmente manipulamos fusiles de asalto de este mismo tipo. (Octavio Díez Cámara)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.