Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Japón desarrolla una potente plataforma aérea de Guerra Electrónica sobre un Kawasaki C-2

Las Fuerzas Armadas de Autodefensa de Japón están mejorando sus capacidades a pasos agigantados en los últimos años. La situación que se vive en las aguas de interés próximas al país, donde China ha mostrado un gran interés de control zonal en sustento de su voluntad expansionista, ha llevado a incidir en determinados programas militares ofensivos, como misiles hipersónicos, y otros defensivos.

Dentro de estos últimos se están impulsando, con grandes partidas presupuestarias asignadas ya a su pronta obtención, una serie de programas de Guerra Electrónica (EW, Electronic Warfare) que permitan al país reforzar sus capacidades dentro del amplio espectro del entorno electromagnético e incidan en conseguir recursos más flexibles y capaces que serán vitales a la hora de trabajar con otros como los cibernéticos y de control del espacio.

Uno de los esfuerzos de investigación y desarrollo (I+D) que están llevando a cabo buscará la neutralización de los sistemas radar empleados por aquel oponente que intente actuar directamente contra su territorio o contra sus intereses. Se trabaja en un avión de EW que esperan esté completado a mediados de esta década y se basará en equipos de arquitectura abierta que permitan reducir los costes en futuras actualizaciones de sus sistemas. Estará basado en la novedosa plataforma aérea de transporte C-2 de Kawasaki que será modificada con racks en su bodega y una serie de grandes antenas en la parte superior, delantera y trasera del fuselaje, inversión de 128 millones de euros que les permitirá apoyar las operaciones aéreas e interferir, de forma efectiva, las comunicaciones.

Este aparato es el sustituto natural de otros similares, del tipo C-1 y C-2 ya en uso, y será complementario a esfuerzos como el programa de actualización y extensión de vida -de momento, se ha autorizado evaluar la fatiga y estado de su fuselaje con una inversión de 1,7 millones de euros- que se aplicará en un EP-3 Orion modificado para actividades ELINT (Electronic Intelligence) de reconocimiento de señales.

A este recurso, propio del ámbito naval, se le van a añadir tres cuatrirreactores P-1 especializados en patrulla marítima que, sustitutos de los P-3C dados de baja, estarán especialmente modificados para cometidos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR, Intelligence, Surveillance and Reconnaissance), adquisición presupuestada en 538 millones más; por cierto, apuntar que se mejora la capacidad EW de la flota de F-15 y que los aviones furtivos F-35A y F-35B que están adquiriendo incorporan equipos de autoprotección electrónica de un estándar superior a los del resto de países, buscando así minimizar los esfuerzos de perturbación realizados por terceros.

Los objetivos de dominio electromagnético, que están focalizados a la obtención y uso de nuevas tecnologías, contemplan estudios como los de las medidas de protección contra el pulso electromagnético generado por grandes explosiones o esfuerzos en el ámbito submarino para monitorizar escenarios y hacer que su sus sensores sean más eficientes y sus naves más furtivas, todo ello apoyándose en avanzados sistemas de simulación.

Las inversiones conocidas no acaban ahí y se sabe que para las fuerzas terrestres se está trabajando en el desarrollo en una plataforma terrestre de empleo EW antiaéreo -de momento, autorizados 32,5 millones para los estudios-, que estará formada por una serie de camiones 6x6 y 8x8 con antenas que emitirán señales para neutralizar la capacidad de los radares aéreos del oponente, y en la incorporación, a la vez que se organiza una Unidad específica de Guerra Electrónica -se ha decidido enviar ya a personal para su formación en Estados Unidos-, de un conjunto NEWS (Network Electronic Warfare System), valorado en 85 millones, que mejorará las actuales capacidades de recolectar, analizar y perturbar señales electrónicas de todo tipo. (Octavio Díez Cámara)

Fotografía: Tienen programado recibir, a lo largo de esta década, aviones especialmente modificados para EW que complementen y sustituyan a los que actualmente usan en ese cometido. 

Sobre la base de un birreactor de transporte Kawasaki C-2 se va a obtener la nueva y potente plataforma aérea de EW japonesa que debería estar en servicio antes de 2027.  (MD Japón)

Los actuales equipos terrestres van a ser reforzados con el sistema NEWS que reforzará la detección y perturbación de emisiones radio del oponente. (MD Japón)

Se trabaja en sistemas de simulación que incidan en que su flota submarina sea más eficiente para identificar amenazas electrónicas y más furtiva ante los medios de detección adversarios. (MD Japón)

Las mejoras incluirán un sistema electrónico antiaéreo con una antena emisora que perturbará los radares de aviones de otros países que amenacen la seguridad japonesa. (MD Japón)

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.