Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Israel espera la inminente llegada de su F-35 especial

El próximo 4 de julio se espera en Israel la llegada desde Estados Unidos de cuatro aviones de combate F-35, entre ellos uno configurado para pruebas con software abierto, en el que la industria de defensa del país probará e integrará nuevos sistemas, principalmente de guerra e inteligencia electrónica.

La poderosa Fuerza Aeroespacial de las Fuerzas de Defensa de Israel o IDF (Israel Defence Force) quiere sistemas plenamente operativos para actuar de inmediato en escenarios de guerra. Así, una de las máximas es la continua configuración de sus aviones de combate, siendo el F-35 hoy el más potente de su flota,  para operar con seguridad en zonas dentro del alcance de los sistemas de defensa antiaéreos enemigos, que recientemente se han dotado del ruso de última generación S-400.

La IDF cuenta hoy  con más de una veintena de Lockheed Martin F-35A Lightning II  (localmente denominados F-35I Adir), que ya ha usado varias veces en misiones de combate sobre Siria. Una de las claves de la actuación de los F-35 es su capacidad de inteligencia electrónica o ELINT (ELectronic INTelligence) con la que monitoriza las señales de radares y sistemas de defensa aérea enemigos que analiza rápidamente, además de geolocalizarlas y mostrarlas  al piloto, que evaluará la situación.

Así mismo, el avión puede distribuir en tiempo real a través de sistemas de Data Link esos datos a los centros de mando y control y a los aviones que completen la formación que integra el COMAO (Composite Air Operations). Estamos ante un elemento clave para la supervivencia de otros aparatos de la IDF, como los F-15I y F-16I, encargados del lanzamiento del armamento aire-suelo sobre los objetivos determinados, en un marco de creciente capacidad antiaérea en Siria, Irán y sus aliados rusos.

Para aumentar esa función de combate la industria de defensa de Israel lleva años trabajando en sistemas que mejoren dichas capacidades, algunos de los cuales ya se han integrado en este F-35 que, según los medios israelíes, se entregó a la IDF hace un año, pero que ha estado operando desde su planta de construcción, en Fort Worth (Tejas-Estados Unidos). Los sistemas más sensibles de guerra electrónica o EW (Electronic Warfare) se instalarán sólo después de que el avión aterrice en Israel en julio. 

Los test e integraciones se realizaran principalmente en el centro de pruebas de la Fuerza Aeroespacial, también conocido por su designación en hebreo, Manat, acrónimo de Merkaz Nisu'ey Tisa (Centro de Pruebas de Vuelo), por lo que ya se le está aplicando la designación oficiosa de F-35I Adir Manat. El Centro tiene sede en la base de la IDF de Tel Nof, un aeródromo  al suroeste de Tel Aviv, en el desierto del Negev, sobre el cual se realizan pruebas de vuelo y lanzamiento de armamento.  

Desde que este avión de combate fantasma o stealth llegó a Israel, algunos sistemas fabricados localmente en el país se han probado parcialmente en diferentes escenarios, pero el avión de prueba permitirá que estos nuevos sistemas se pongan a prueba por completo ya sobre el mismo teatro de operaciones de Oriente Medio.

Los avances en el avión de prueba permitirán posteriormente que cada uno de los F-35 israelíes funcione como un “generador de objetivos”, tanto para la Fuerza Aeroespacial, como para las fuerzas terrestres y navales de la IDF. Así, estaríamos ante un elemento fundamental de lo que algunos ya han descrito como el nuevo sistema de comando y control construido por Israel.  (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: Dos F-35I del IDF volando sobre Israel. (foto IDF)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.