Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

India quiere más cazabombarderos rusos MiG-29 y 12 Su-30

El Ministerio de Defensa indio confirmó la próxima posible compra de 33 cazas a Rusia, 21 MiG-29 y 12 Su-30 a través de Rosoboronexport. Estos aparatos está actualmente almacenados y los primeros serían modernizados a la versión UPG y los segundos a la MKI en las instalaciones de HAL /Hindustan Aeronautics Limited) de Hyderabad. El importe del contrato podría exceder los 1.000 millones de dólares. Si el acuerdo se hace realidad, sería un signo de un cambio dramático dentro de la política de compras de material militar por la India. En los últimos años la nación asiática se salió del programa de aviones de combate de quinta generación basado en el diseño ruso Su-57; mientras que el MiG-35 quedó fuera del proceso de selección del cazabombardero multirrol mediano MRCA (Medium Multi-Role Combat Aircraft).

Por el contrario, firmó un pedido de 36 Rafale a un precio unitario tan elevado como 218 millones. En contrato contemplaba que las entregas concluyeran en 2023, pero sólo se han entregado 4 ejemplares. Además de esas aeronaves, la India esperaba recibir de Francia las últimas tecnología aeronáuticas, dando un impulso al programa Make in India (Hecho en India), pero París pretende que eso se produzca cuando adquiera al menos 100 aparatos. Todo esto sucede en un periodo de tensión adicional en las relaciones entre Nueva Delhi y Beijing. La flota de aeronaves de la República Popular China supera a la india en cantidad y calidad de aeronaves, incluidos cazas de quinta generación, que hace que la decisión de los aparatos rusos sea lógica y que se espere más de la saga entre las dos naciones en un futuro cercano, en particular en la exposición Aeroindia. El programa de aviones de quinta generación podría revitalizarse con el Su-57 como piedra angular.

Fotografía: MiG-29 indio.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.