Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Los Hercules de Egipto de nuevo en España camino de Estados Unidos

Entre el 5 y el 14 de septiembre uno de los Hercules de la Fuerza Aérea de Egipto realizaba una escala, tanto de ida como de vuelta, en la base aérea de Torrejón (Madrid) en el marco de un largo viaje entre el Cairo y  los Estados Unidos.

Durante muchos años, a principios de siglo, este tipo de escalas eran semanales, utilizando también la madrileña base del Ejército del Aire de Getafe para hacer parada, sin embargo, desde principios de esta década, por razones desconocidas, apenas se producen. La Fuerza Aérea de Egipto tiene que realizar continuos vuelos a los Estados Unidos para que su material de defensa sea sometido a trabajos de mantenimiento y así como para traer repuestos de los múltiples sistemas de diseño y fabricación norteamericano que usan sus Fuerzas Armadas.

Se ha de tener en cuenta que la mayor parte de las aeronaves que componen la Fuerza Aérea egipcia, que es la mayor de África, son de fabricación estadounidense. Destaca especialmente, por el número de aparatos en servicio, los cazabombarderos General Dynamics (ahora Lockheed Martin) F-16, de los que se han adquirido 240 unidades, más de 220 en servicio. El Gobierno de El Cairo, no obstante, lleva años diversificando mucho esa dependencia con aviones como el Rafale francés y los rusos MiG-35 y Su-35.

El material de origen estadounidense que usa Egipto es muy amplio, desde carros de combate M-1 Abrams y M-60 a las fragatas tipo “Oliver H. Perry”, pasando por helicópteros  de ataque AH-64 Apache, lo que hace necesario mantener prácticamente un puente aéreo con la superpotencia. Pero la distancia entre Egipto y los Estados Unidos es muy grande, más de 9.000 km. entre El Cairo y la Costa Este  de EEUU. Así, la planificación de los vuelos exige una parada intermedia antes de efectuar el salto del Atlántico, a la que se suma además la imprescindible escala en Lajes (Azores-Portugal).

El 5 de septiembre aterrizaba, procedente de El Cairo, en la referida base de Torrejón el curioso Lockheed Martin VC-130H Hércules matricula SU-BAV, un transporte pintado de blanco de acuerdo con su configuración VIP de fábrica, pero que estaría siendo utilizado como avión de transporte. El aparato partía camino de Lajes al día siguiente camino de Estados Unidos. Justo una semana después, el día 13, el polimotor realizaba otra parada para repostar y descanso de la tripulación en la madrileña base del Ejército del Aire, en el curso de su viaje de vuelta a Egipto, a donde regresaba la siguiente jornada.

Egipto recibió a partir de 1976 recibió un total de 23 C-130H, distribuidos en cuatro lotes, llegando los últimos en 1982. Su incorporación permitió dar de baja los transportes soviéticos Antonov An-12, que empezaban a resentirse de la falta de repuestos, que ya no quería proporcionar su antiguo aliado, la ya fenecida URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas). En 1990 llegaron tres Hercules más de la versión alargada H-30. Finalmente, en 2004 se adquirieron de segunda mano otro trío que anteriormente había operado con la Fuerza Aérea de Dinamarca, aunque todo  parece indicar que no deben estar operativos, ya que no existe ninguna referencia gráfica de su servicio con la FAE, por lo que habrían sido destinados a la canibalización para obtener repuestos. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: El VC-130 Hercules egipcio, matricula SU-BAV, aterrizando en la nase aérea de Torrejón. (foto Julio Maíz/defensa.com)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.