Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Filipinas podría dotarse de cazas F-16 Viper armados con misiles AIM-9X y AGM-84 Harpoon

La Agencia de Cooperación en Seguridad y Defensa (DCSA) de los Estados Unidos ha aprobado  la posible compra por parte de Filipinas de una docena de cazabombarderos Lockheed Martin F-16 Block 70/72, junto a una partida de misiles antibuque AGM-84 Harpoon y de tipo aire-aire AIM-9X Sidewinder Bloque II.

Desde que asumió la presidencia de Filipinas en 2016, el presidente Rodrigo Duterte ha cuestionado regularmente las relaciones en el campo de la defensa de su país con Estados Unidos, cuyo marco se estableció en 1951 (tras más de medio siglo de ocupación del archipiélago por parte de la superpotencia) con la firma de un tratado de defensa mutua. Así, y mientras sus relaciones con el presidente Obama eran pésimas, e incluso inició un acercamiento con China y Rusia, Duterte anunció su intención de poner fin a la presencia de asesores militares estadounidenses con las fuerzas filipinas. Sin embargo, la ofensiva de los moros (designación local de los terroristas islámicos de reminiscencia española) grupos yihadistas en la isla de Mindanao y la ocupación por ellos en 2017 de la ciudad de Marawi la obligó a revisar sus planes ... y a aceptar la ayuda militar ofrecida por Estados Unidos y Australia.

Ahora, cuatro años después, el Ministerio de Defensa de Filipinas parece que va basar su sistema de defensa aérea con el fiable cazabombardero Lockheed Martin F-16 del bloque 70/72 o Viper, además del último modelo, por un importe máximo de 2.430 millones de dólares. El programa incluye:

  • 10 F-16C (monoplaza) y 2 F-16D (biplaza) bloque 70/72
  • 15 motores Pratt & Whitney F100-PW-229EEP o General Electric F110-GE-129D (según elija el comprador)
  • 15 radares de  apertura sintética electrónica  o Active Electronically Scanned Array (AESA) AN/APG-83 Scalable Agile Beam Radars (SABR)
  • 24 misiles aire-aire de mediano alcance AIM-120 AMRAAM C-7/C-8 o equivalente
  • 6 pods avanzados de puntería Sniper o Litening (según elija Filipinas)

En un documento aparte, se valora también el probable pedido para dar mayores capacidades a los F-16, de 12 misiles anti-buque  AGM-84L-1 Harpoon Bloque II y 2 ATM-84L-1 Harpoon Bloque II para ejercicios, por un importe conjunto de unos 120 millones de dólares para ejercicio. Además, el acuerdo, de firmarse, prevé la entrega de repuestos, equipo de prueba, apoyo: publicaciones y documentación técnica; formación de personal; servicios de apoyo técnico, logístico y de ingeniería del gobierno. Finalmente, también se ha tramitado la posible compra de 24 misiles aire-aire de corto alcance AIM-9X Sidewinder Bloque II, junto a 24 sistemas de entrenamiento aéreo o Captive Air Training Missile (CATM).

De firmarse la adquisición, que sería tramitada con la Fuerza Aérea de Estados Unidos, la Fuerza Aérea de Filipinas se dotará de una capacidad, aunque mínima, de protección de su espacio aéreo con un caza de 4ª - 5ª  generación muy potenciado, dotado de un radar de última generación de tipo AESA.

En el trasfondo de la decisión está el que Manila necesita dotarse de esta capacidad de guerra convencional ante la cada vez mayor presión del Gobierno de Pekín sobre las islas filipinas enclavadas en el Mar de China Meridional. Así, el pasado mes de marzo en las cercanías del arrecife  de Julian Felipe (o Whitsun), se posicionaron más de  200 barcos pesqueros chinos, denunciando Manila la presencia en estos de personal de la Armada del Ejército de Liberación Popular. China también ha denunciado el plan de Manila de establecer una base logística en la isla de Thitu alegando que esta última forma parte del archipiélago de Spratly sobre el que reclama su soberanía. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Imagen digital del futuro F-16 Bloque 70/72 “Viper”. (foto Lockheed Martin)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.