Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

F-35 israelíes y estadounidenses se entrenan ante la llegada del S-400 a Irán

El próximo 18 de octubre expirará el embargo de armas sobre la República Islámica de Irán pactado en el Acuerdo Nuclear de 2015, fecha a partir de la cual el gobierno de Teherán podrá comprar y vender armamento sin que se apliquen sanciones internacionales. El pasado 14 Estados Unidos intentó sin éxito en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas prorrogar de forma indefinida este embargo. Mientras Estados Unidos estudia otras vías burocráticas para evitar que adquiera y venta armamento en el mercado, aviones de combate estadounidenses e israelíes se entrenan ante la situación que puede llegar.

Conocido es el hecho de que Irán lleva años intentando adquirir un sistema de defensa aérea de última generación a Rusia o China, sistema que de llegar supondría un potente elemento disuasorio para cualquier acción de países como Estados Unidos o Israel sobre Teherán. Más aún, podrían proteger un hipotético programa de desarrollo nuclear que estos dos países llevan denunciando hace años.

Esta situación podría explicar que en lo que va de año medios aéreos de Estados Unidos e Israel hayan llevado a cabo dos ejercicios aéreos (Enduring Lightning I y II) en los que aviones de combate F-35 Lightning II de ambos países se han entrenado en escenarios de ataque aire-superficie en el sur de Israel.

El pasado 29 de marzo, en plena expansión del COVID-19, tuvo lugar el ejercicio Enduring Lightning I, la primera vez que aviones F-35 estadounidenses e israelíes trabajaban juntos en Israel, con el objetivo de mejorar los procedimientos conjuntos y probar los sistemas de comunicaciones. Se incluyeron reabastecimientos en vuelo de los cazas israelíes desde aviones KC-10 estadounidenses del Escuadrón de Reabastecimiento en Vuelo Expedicionario 908th de la USAF.

Más recientemente, el 2 de agosto tuvo lugar el Enduring Lightning II, donde se pusieron a prueba en el sur de Israel las capacidades de ataque aire-aire y aire-superficie de los F-35 de la Fuerza Aérea de Israel (IAF) y de la USAF. Concretamente participaron F-35I Adir del Escuadrón 140th de la IAF y F-35A del Escuadrón de Combate Expedicionario 421st estadounidense. Participó también un avión de alerta aérea embarcada y control AEW&C “Nachshon” del Escuadrón 122 de la IAF en tareas de control de tráfico aéreo. La misma unidad estadounidense de reabastecimiento en vuelo participó de nuevo en el ejercicio.

Durante el ejercicio se enfrentaron entre sí los F-35 de ambos países y luego se realizaron ataques simulados contra objetivos de superficie recreando la presencia de “avanzados sistemas de defensa aérea” que debían eludir para atacar objetivos en tierra, un escenario que puede entenderse como el descrito al comienzo, con la presencia del S-400 en territorio iraní.

Irán ha intentado adquirir varias veces el S-400 a Rusia, la última el año pasado, sin embargo Moscú rechazó la solicitud, situación que podría cambiar con la caída del embargo, habiéndose producido ya los primeros contactos. Si falla la opción rusa, China también está interesada en proveer a Irán con sistemas de defensa aérea de última generación.

Las avanzadas capacidades furtivas y de guerra electrónica del F-35 lo convierten en una herramienta muy valiosa para operar en entornos del tipo A2/AD (Anti Access / Area Denial), es decir, aquellos saturados de medios de defensa en los que se impide la operación de aeronaves adversarias. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Dos F-35A estadounidenses del Escuadrón de Combate 421st junto a otros dos Adir israelíes durante el ejercicio reciente (USAF)

Un F-35I israelí se aproxima a un KC-10 de reabastecimiento estadounidense durante el ejercicio (USAF)

Un avión de alerta embarcada AEW&C de la IAF basado en el G550 como en el que participó en el reciente ejercicio (IAI)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.