Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Dos bombarderos sirios Su-24 derribados por F-16 turcos

El Ministerio de Defensa turco ha informado del derribo sobre territorio sirio, el pasado 1 de marzo, de dos aviones de ataque de fabricación rusa Sukhoi Su-24MK2 por cazabombarderos F-16 de la Fuerza Aérea turca. A su vez, el Gobierno de Damasco ha confirmado oficialmente que, como resultado de las acciones de la Fuerza Aérea turca, se perdieron dos aviones aunque sus tripulaciones lograron salvarse tras eyectarse.

Fuentes periodísticas turcas afirman que la Fuerza Aérea de Turquía o THK (Türk Hava Kuvvetleri) habría derribado los aparatos de ataque sirios tras su localización y monitorización por parte de uno de sus Boeing E-7 AEW&C (Airborne Early Warning and Control). Gracias a la capacidad de esto sistemas de alerta temprana, los cazabombarderos Lockheed Martin F-16C de la THK tenían en tiempo real, gracias al sistema de comunicaciones Data Link-16, los datos de vuelo de los Su-24 sirios, a los que lanzaban, según dichas fuentes, misiles  aire-aire modelo Raytheon AIM-120C AMRAAM (Advanced Medium Range Air-to-Air Missile).

La destrucción de los Su-24  también ha sido confirmada por el Observatorio de Derechos Humanos de Siria, que precisó que los dos veteranos bombarderos biplazas Sukhoi pertenecientes a la fuerza aérea del país habían sido derribados por cazas F-16. Esta información de la nacionalidad es importante, ya que el contingente ruso desplegado en Siria, en Guerra Civil desde 2011, también opera este avión de combate, de hecho uno de éstos también fue derribado por los F-16 de la Fuerza Aérea tirca utilizando los AIM-120C, el 24 de noviembre de 2015. 

El derribos de los dos Su-24 es una acción  más de la abierta intervención del Gobierno de Ankara en el conflicto, que se desarrolla ahora en la provincia siria de Idlib, la última que queda en manos de los rebeldes sirios. En este territorio del noroeste de Siria los turcos tienen abierta la operación “Escudo de primavera” contra las fuerzas del gobierno sirio, apoyando a los grupos de la oposición, entre otros yihadistas pro turcos, con una cada vez más creciente intervención, que incluye medios blindados, artillería y RPAS (Remotely Piloted Aircraft Systems) armados. De hecho el derribo de uno de estos últimos aparatos por las Fuerzas Armadas de Siria habría provocado el derribo turco de los dos Su-24 y la destrucción de tres sistemas de defensa antiaérea, según publicó el Ministerio de Defensa turco el 1 de marzo.

La actual escalada también está siendo costosa para Turquía, el pasado 27 de febrero 33 militares turcos murieron en un ataque aéreo en Idlib.  Ankara, que publica a diario las bajas que causa entre las filas sirias, tiene cuidado de no entrar en combate con las de Moscú, que apoyan al Régimen de Al-Assad. Así, Turquía acusó sólo oficialmente a Siria de  esas 33 bajas, sin embargo algunas fuentes indican que el ataque fue llevado a cabo por bombarderos ruso, aunque sin confirmarse si los pilotos eran sirios o rusos. En este contexto el próximo jueves, 5 de marzo, está prevista una reunión entre los presidentes de Rusia y Turquía: Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan respectivamente. (Julio Maíz Sanz).

Fotografía: El veterano avión de ataque Sukhoi Su-24. (foto: De Alexander Mishin.wikimedia).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.