Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Se completa la entrega a Túnez de ocho helicópteros Black Hawk

Estados Unidos ha concluido la entrega de un primer pedido de ocho helicópteros UH-60M Black Hawk a Túnez, que los utilizará para transporte, reconocimiento, evacuación médica y operaciones de combate antiterroristas. El Mando Asistencia de Seguridad del Ejército de los Estados Unidos o USASAC (US Army Security Assistance Command) hizo público el 21 de noviembre que las entregas de estas aeronaves Sikorsky (empresa integrada en 2015 en Lockheed Martin) UH-60M Black Hawk comenzaron en junio de 2017 con la recepción de cuatro unidades. La operación de venta, a través de un programa FMS (Foreign Military Sales),  está valorada en más de 338 millones de dólares.

Túnez, tal como especificó un portavoz del US Army, se enfrenta, al igual que otros países africanos, a amenazas de seguridad en forma de organizaciones extremistas violentas y actividades delictivas como la piratería en aguas costeras. Así, los ocho Black Hawks son claves para reforzar las capacidades de Túnez en su seguridad nacional. No olvidemos que los ataques terroristas contra el turismo por parte de islamistas radicales en 2015 arruinaron, al menos temporalmente, un sector clave para la supervivencia económica de la joven democracia del Magreb.

USASAC también informó que se había implementado un paquete de ayuda adicional para garantizar la operación adecuada de los helicópteros. Así, se ha incluido en el contrato la formación de un primer cuadro de personal tunecino para operar los UH-60M, que se trasladó al Centro de Formación y Excelencia del US Army, en Fort Rucker (Alabama), donde se ha transformado según los estándares del US Army a las tripulaciones, pilotos instructores y de pruebas; además del personal de mantenimiento de estos sistemas.

Estos ocho Black Hawks fueron ordenados a la empresa Sikorsky en diciembre de 2014, aunque según publicó previamente la DSCA (Defence Security Cooperation Agency), Estados Unidos autorizó a Túnez la adquisición de una docena de unidades. Posteriormente, en octubre de 2016, fuentes norteamericanas revelaron que Túnez encargó cuatro adicionales de UH-60M mejorados por un importe de 38 millones de dólares, que se recibirán en 2020. Normalmente, como la mayoría de los países del Magreb, Túnez no hace públicas sus adquisiciones en materia de defensa, por lo que se ha de acudir a las de los países proveedores.

Los Black Hawk de Túnez son además de unos efectivos aparatos de transporte táctico y reconocimiento gracias a los sensores que monta, un magnifico elemento de combate, especialmente en campos como los de la  lucha asimétrica que soporta Túnez en sus porosas fronteras de Argelia y sobre todo de Libia contra los terroristas. Los UH-60M tunecinos están armados con lanzadores Hydra 70 de cohetes guiados por láser de 70 mm, misiles aire-suelo AGM-114 Hellfire, ametralladoras de 7,62 mm y 12,70 mm; contando además con sistemas de imágenes térmicas y designadores de láser.

Túnez ha adquirido otros sistemas militares a Estados Unidos, como los incluidos dos aviones de transporte Lockheed Martin C-130J Super Hercules encargados 2010, y recibió importantes donaciones de equipo por parte de Washington, incluidos aviones ligeros, cascos, escudos, chalecos antibalas y navíos patrulleros. Además a principios de 2017, Túnez incorporó el primero de los 24 helicópteros ligeros OH-58D  Kiowa Warrior, previamente dados de baja por el US Army. Previamente, en mayo de 2016, el gobierno de los Estados Unidos aprobó la venta de este material excedente junto un completo paquete de sistemas para armarlos, tras llegar a un acuerdo con el Gobierno tunecino valorado en unos discretos 100 millones de dólares. (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Black Hawk en Túnez, tras su traslado en un Boeing C-17 de la USAF. (foto US DoD).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.