Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las claves del derribo del Global Hawk estadounidense por parte de Irán

El pasado jueves 19 a las 11:35 p.m. GMT un avión no tripulado estadounidense de la familia Global Hawk era derribado por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní (Islamic Revolutionary Guard Corps o IRGC) en la región del Estrecho de Ormuz.

El derribo fue anunciado por la agencia de noticias iraní Fars que empleó una imagen que luego se demostraría errónea al corresponder con el derribo de un dron israelí sobre Líbano el pasado mes de marzo. La noticia de la agencia Fars anunciaba que el derribo a cargo de las Fuerzas de Defensa Aérea de la IRGC había tenido lugar después de que el aparato estadounidense entrara en el espacio aéreo iraní hasta la provincia de Hormozan.

Sin embargo Estados Unidos anunció de inmediato a través del Mando Central (CENTCOM) que el derribo había tenido lugar en el espacio aéreo internacional, estando el aparato realizando una misión de patrulla marítima sobre el Golfo de Omán y el Estrecho de Ormuz. En un primer momento las fuentes estadounidenses se refirieron al aparato como un MQ-4C Triton.

Un comunicado posterior informaba de que un RQ-4A de la Marina estadounidense había sido derribado cuando realizaba una misión de vigilancia marítima precisamente después de que Estados Unidos acusara hace días a unidades iraníes de atacar dos petroleros en la zona y de divulgar que Irán tenía intenciones de derribar un dron estadounidense.

El comunicado precisaba que el misil había sido lanzado desde la población iraní de Goruk, acusando a Irán de mentir sobre el lugar donde se encontraba el aparato en el momento del derribo y de poner en riesgo el tráfico aéreo en la región. Según este comunicado, la aeronave se encontraba a 34 kilómetros de la costa iraní en el momento del derribo. El CENTCOM publicó además un diagrama explicativo sobre la ubicación del Global Hawk derribado.

La imprecisión sobre el tipo de UAV derribado se debía a que se trataba de un Global Hawk pero concretamente un RQ-4A procedente de la Fuerza Aérea estadounidense que estaba siendo operado por la Marina como demostrador del programa Broad Area Maritime Surveillance o BAMS-D. Se trataría de un aparato en fase de conversión a la configuración BAMS a diferencia de los MQ-4C Triton fabricados específicamente para la Navy.

El derribo tuvo lugar empleando un misil superficie-aire SA-17 (Código OTAN Grizzly) de fabricación rusa, integrado en el sistema de defensa aérea Buk de fabricación rusa. Cada uno de los lanzadores dispone de cuatro misiles con 42 km. de alcance y 24 de altura máxima, que emplean sistema de guiado por radar semi-activo usando para ello un radar de adquisición y seguimiento en tierra.

El MQ-4C Triton y el programa BAMS

Según analizamos en 2017, la U.S. Navy contempla el uso del Triton como un multiplicador para su nuevo avión de patrulla marítima P-8 Poseidon, empleándolo para misiones no críticas o para ampliar su radio de acción. En junio de 2016 se desarrollaron las primeras pruebas de evaluación de interacción entre las dos aeronaves en las que un Triton enviaba video en movimiento captado por sus sensores electroópticos a un Poseidon empleando el sistema de comunicaciones Common Data Link. De esta manera se comprobó la viabilidad de emplear el UAV como medio para adquirir datos críticos de misión para la tripulación del avión de patrulla marítima e inteligencia. Para ello el Triton va equipado de un radar de barrido electrónico AN/ZPY-3 diseñado para misiones de patrulla marítima, sensores electroópticos y un sistema de identificación automática de buques (AIS).

El programa de Vigilancia Marítima de Área Amplia o Broad Area Maritime Surveillance (BAMS) en el que se incluye el desarrollo del Triton contempla el despliegue de 68 de estos vehículos no tripulados que cooperarán con la flota de 117 P-8 Poseidon, reemplazando la flota actual de veteranos P-3C Orion. El MQ-4C Triton comenzó a ser entregado en 2018 en versión de patrulla marítima y en 2021 comenzarán a llegar las unidades dotadas de equipo SIGINT.

El Triton podrá realizar misiones de patrulla marítima, ISR (Intelligence, Surveillance and Reconnaissance), búsqueda y rescate, relé de comunicaciones y de inteligencia de señales. Este UAV de Northrop Grumman puede volar durante 24 horas a altitudes de 50.000 pies y tiene un alcance superior a las 2.000 millas náuticas y una capacidad de carga de sensores de hasta 2,5 toneladas.

Los planes de la Marina estadounidense contemplan el establecimiento de cinco zonas de operaciones para los Triton cubriendo grandes distancias. Los cinco puntos en los que se establecerían unidades de cuatro aeronaves serían la base aérea Andersen de la Fuerza Aérea de Guam en el Pacífico, posiblemente Italia en el Mediterráneo, una ubicación por determinar en el Golfo Pérsico y una en cada una de las costas estadounidenses, previsiblemente la estación aeronaval (NAS) Whidbey Island para cubrir el Pacífico Norte y otra en la costa este aún por determinar.

Además el Mando de Sistemas Navales Aéreos (NAVAIR o Naval Air Systems Command) de la Marina estadounidense ha puesto en marcha un plan para equipar al vehículo aéreo no tripulado MQ-4C Triton de Northrop Grumman con equipos de inteligencia de señales (Signal Intelligence o SIGINT). El programa recibió en agosto de 2016 la aprobación oficial del Pentágono y tendrá una duración de dieciocho meses. Se espera que los Triton con estas nuevas capacidades, denominadas a menudo multi-INT (Intelligence) comiencen a operar en 2021.

Como hemos visto la Navy quiere que entre otras misiones los MQ-4C Triton desempeñen misiones de guerra electrónica, según analizamos a comienzos de 2017. Por ello no es descartable que el aparato derribado, a pesar de tratarse de un modelo configurado como demostrador del programa BAMS tuviera esa capacidad.

También hay que recordar que a pesar de tratarse de un aparato con una baja siniestralidad, dos Global Hawk han sufrido accidentes, uno en junio de 2017 al estrellarse contra el Mount Whitney en California y otro, precisamente del programa BAMS protagonizó un accidente en junio de 2012 al estrellarse en Maryland, Virginia.

El RQ-4 Global Hawk, fabricado por Northrop Grumman, tiene un coste unitario aproximadamente de 35 millones de dólares. Su función es el reconocimiento aéreo desde gran altitud, misión para la que porta sofisticados sensores. Tiene una envergadura de 40 metros y una longitud de 14, tiene un alcance de más de 10.000 millas y una autonomía de vuelo de 35 horas. (José Mª Navarro García)

Fotografía: Uno de los BAMS-D como el derribado (US Navy)

MQ-4C Triton (Norhtrop Grumman)

Diagrama que explica el punto de derribo (CENTCOM)

Los supuestos restos del Global Hawk que luego se confirmaron incorrectos (Fars)

Momento del derribo del Global Hawk (U.S. Navy)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.