Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

El caza X-2 de Mitsubishi será la base del futuro caza furtivo de Japón

Japón quiere desarrollar un caza furtivo a nivel nacional, rechazando las propuestas de las estadounidenses Lockheed Martin y Boeing, que habían ofrecido un diseño basado en su F-18 Super Hornet, y la británica BAE Systems, al considerar que no satisfacían sus necesidades.

Esto pondría al principal contratista de defensa de Japón, Mitsubishi Heavy Industries, a la cabeza de un contrato por un valor de más de 40.000 millones de dólares. La compañía no ha presentado un diseño para el caza de próxima generación, pero sí desarrolló el demostrador de tecnología de caza furtivo nipón X-2 en 2016, que ha funcionado bien en las pruebas, y podrá ser la base para el F-3 o FX.

La Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón opera alrededor de 200 Boeing F-15 y está reemplazando los escuadrones de veteranos cazas McDonnell Douglas (hoy Boeing) F-4 Phantom II con Lockheed Martin F-35. El F-3 sucederá al F-2, un derivado del F-16 Fighting Falcon, desarrollado conjuntamente por Mitsubishi y Lockheed Martin hace más de dos décadas. Para muchos de los sistemas, Tokio necesitará la ayuda de compañías extranjeras para reducir costos y tiempos de desarrollo, asegurando que se pueda desplegar en la próxima década para contrarrestar la expansión china en el Este de Asia. Empresas norteamericanas, incluidas Lockheed Martin, Boeing y Northrop Grumman, siguen siendo socios potenciales.

Estados Unidos, que tiene alrededor de 50.000 militares en Japón, incluso un grupo de ataque de portaaviones, sigue siendo la piedra angular de la política de defensa de la nación asiática. El presidente norteamericano, Donald Trump, quiere que Tokio pague más por esa protección y reduzca su superávit comercial con los Estados Unidos.

Japón está buscando lazos de seguridad más profundos en otros lugares, incluso con Reino Unido, que está cortejando a Japón como un posible socio en su avión de próxima generación Tempest, que entraría en servicio en la década de 2040. El contratista líder en ese proyecto, BAE Systems, ofreció a Japón un diseño basado en el Eurofighter Typhoon. Japón quiere decidir sobre los socios internacionales para el F-3 para fin de año, dijo el funcionario de ATLA.

Fotografía: El caza furtivo japonés F-3 se podría basar en el X-2 de Mitsubishi Heavy Industries.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.