Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Ataque nocturno en África de cazas Mirage 2000 franceses contra fuerzas islamistas

Dos cazabombarderos del Ejército del Aire francés, dirigidos por un drone Reaper, han dado apoyo aéreo para eliminar a un nutrido grupo, formado muy probablemente por terroristas islámicos, que atacó a un grupo de agentes burkineses. Según refiere las fuentes oficiales del país del Sahel, un grupo de miembros de su Gendarmerie Nationale procedentes de la base de Inata fueron emboscados la noche del pasado 3 de octubre por insurgente fuertemente armados.

Mientras se producían numerosas bajas entre atacantes y gendarmes, que el Gobierno de Uagadugú reconoce pero no precisa, éste solicitó el apoyo de las fuerzas francesas implicadas en la operación Barkhane, que intervinieron inmediatamente. Los miembros del Ejército del Aire francés enviaron unos de sus RPAS (Remotely Piloted Aircraft System) MQ-9 Reaper al área de combate, mientras que dos aviones de ataque Dassault Aviation Mirage 2000D y un avión cisterna Boeing C-135FR  despegaron desde la Base Aérea de Niamey, sita en el fronterizo Níger, para participar en la operación de combate aéreo.                                                                               

Tras detectar el Reaper una columna de varias motocicletas que salían del área de combate en dirección al norte, y constatar el comportamiento del grupo, el análisis de inteligencia en la base de Niamey eliminó las dudas sobre la naturaleza terrorista de la columna monitorizada. La información determinó el lanzamiento del ataque nocturno de los Mirage 2000, que llevaron a cabo más que probablemente con armamento inteligente, aunque según el comunicado del Estado Mayor francés todavía se está evaluando el balance de la acción.

Dirigida por las FAS (Fuerzas Armadas) franceses, en asociación con los países del denominado G5 Sahel, la operación Barkhane se lanzó el 1 de agosto de 2014, como continuación de la operación Serval que se inició en enero de 2013 para frenar el avance islamista. El dispositivo se basa en un enfoque estratégico basado en la asociación de Paris con los principales países de la región del Sahel-Sahara: Burkina Faso, Mali, Mauritania, Níger y Chad.  Esta fuerza conjunta reúne a unos 4.500 efectivos militares cuya misión es luchar contra grupos terroristas islámicos armados y apoyar a las FAS  de los países socios para que puedan contener esta amenaza generalizada, que se extiende en una inmensa franja del Sahel.

Para el desarrollo de las operaciones de la fuerza conjunta G5 Sahel es vital el apoyo ISTAR (Intelligence, Surveillance, Target Acquisition and Reconnaissance)  que dan los MQ-9 del Armée de l´Air, y el de apoyo aéreo o CAS (Close Air Support) que proporcionan principalmente sus cazabombarderos Mirage 2000D, como en este caso, y los Airbus Helicopters Tigre de la aviación del ejército o ALAT (Aviation Légère de l’Armée de Terre). (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Un Mirage 2000D en su refugio de la Base Aérea de Niamey. Foto: Armée de l´Air.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.